Córdoba CF 1 – 5 Nàstic de Tarragona: El Nàstic tira de efectividad y golea en el Nuevo Arcángel

El Nuevo Arcángel vivía hoy un duelo de urgencias entre Córdoba y Nàstic; únicamente un punto separaba a ambos equipos. El Nàstic -con un partido menos- llegaba a Andalucía en puestos de descenso y con la necesidad de tres puntos que lo aupasen a la zona de media tabla; el Córdoba, por su parte, marcaba a la hora del partido el límite con la zona de descenso con nueve puntos, por lo que un empate no les solucionaba nada y una derrota les metía directamente en puestos de descenso.

Luis Carrión presentaba tres novedades en su once: Pinillos, Aguza y Jaime; Rodri, por su parte, repetía once con la única novedad de Kakabadze -que fue baja el miércoles contra el Granada al regresar de su compromiso internacional-, sustituyendo a Maikl Mesa, que causaba baja.

Super Uche al rescate

No se cumplía el minuto de juego y el Nàstic ya dominaba en el electrónico. Un gran pase en profundidad de Manu Barreiro dejaba solo ante Kieszek a Ikechukwu Uche que, con un definición marca de la casa, no perdonó. Los granas se encontraban ante el mejor de los escenarios, y en su capacidad de controlar el partido y defender el resultado estaba el conseguir la ansiada primera victoria a domicilio.

La reacción del Córdoba no se hizo esperar. Con el marcador en contra y con la afición inquieta, los locales se fueron para arriba en busca de la igualada, más con el corazón que con la cabeza. El dominio de la posesión y la presión local no se traducían en ocasiones claras de gol. El Nàstic, por su parte, se encontraba cómodo sin balón y enlazaba alguna que otra contra. Y en una de esas llegaría el 0-2. Un disparo lejano de Barreiro en el minuto 15 lo despejó -mal- Kieszek y el rechace lo cazó Uche, que batió al portero polaco con una sublime vaselina. Córdoba 0-2 Uche. Dos disparos, dos goles. Máxima efectividad del nigeriano, que se encuentra en un momento dulce.

El Nuevo Arcángel no se lo creía. Su equipo dominaba el partido, atacaba, presionaba… pero perdía 0-2. La sensación de impotencia de la afición local se traducía en tímidos silbidos que mostraban incredulidad, más que enfado. Pero en el 19′ Xavi Molina se encargaría de darle vida al partido. Un error garrafal del de La Canonja en la salida de balón puso el balón en bandeja a Guardiola, que batió a placer a Dimitrievski para poner el 1-2 y meter sl Córdoba en el partido. De nuevo los errores en defensa condenaban a los tarraconenses a sufrir un partido que tenían encarrilado. Y todavía se les pudo complicar todavía más el partido si Markovic no hubiese rematado en posición antirreglamentaria en el gol de cabeza que le anuló el árbitro en el 25′.

Mientras los locales buscaban con intensidad el gol del empate, el Nàstic intentaba bajar el ritmo del partido con posesiones largas. Intentaba, porque no lo conseguía. Se sucedían las llegadas del Córdoba por el centro, por bandas, a balón parado… por tierra, mar y aire. El gol del empate era inminente. Y cuando peor estaba el Nàstic, llegó de nuevo Uche en el 43′ para anotar su hat-trick con un golazo espectacular de volea que el árbitro se encargó de anular por un inexistente fuera de juego. Pero ya teníamos el 3/3 del nigeriano. Un fuera de serie.

El descanso paralizó al Córdoba

No le vino nada bien el descanso al Córdoba, que perdió ese ritmo frenético con el que se estaba comiendo al Nàstic, y los visitantes se aprovecharon para ganar metros y tomar el control del partido. Ambos entrenadores movieron banquillo en los primeros minutos del segundo tiempo. Primero fue Rodri, con un campo obligado por lesión de Omar Perdomo. Entró en su lugar Tete Morente. Carrión, por su parte, cambió de ‘nueve’: entró Jona y se retiró Guardiola, un cambio que no gustó nada al Nuevo Arcángel.

A partir del minuto 15 de la segunda parte el Córdoba volvió a recuperar el control del encuentro. Eso sí, con menos electricidad que en el primer tiempo. Los minutos pasaban y el cansancio hacía mella en los jugadores locales. Rodri daba por bueno el 1-2 y oxigenaba al equipo con la entrada de Delgado por Uche en el 62′.

El Córdoba lo seguiría intentando con el paso de los minutos. La tuvo Jona de cabeza en el 68′ -tras un gran centro de Javi Lara-. Cuatro minutos después, sería Jovanovic el que lo probaría desde fuera del área. También tuvo la sentencia Tete Morente en el 75′, en un mano a mano que remató al muñeco. Pero el partido moriría precisamente dos minutos después, cuando Tejera se encargaría de enmendar el error de su compañero para marcar el 1-3. Un penalti tan absurdo como claro de Kieszek sobre Delgado supondría la sentencia. El encargado de lanzar el penalti fue el propio Delgado -que por supuesto erró-, pero estuvo atento Tejera al rechace para meter la pierna y hacer subir el tanto al marcador.

El Nàstic sentenciaba pero quería hacer sangre, como tantas veces habían sufrido en carne propia. No contentos con el 1-3, y con un Córdoba rendido ante la eficacia de los delanteros tarraconenses, los de Rodri siguieron apretando para engordar el resultado (algo, por otro lado, nada criticable, pues el 1-5 final supone dejar casi sentenciado el golaverage contra un rival directo). En el 82′ Manu Barreiro se reecontraría con el gol anotando el 1-4. Tras cazar un balón dentro del área, el delantero gallego regateó a Kieszek y empujó el balón a puerta vacía. Ya en tiempo de descuento, en el 92′, Delgado forzaría otro penalti que, esta vez, se encargaría de lanzar Manu Barreiro. El compostelano volvió a demostrar su enorme clase en la definición y se apuntó su doblete.

El partido terminaría con un 1-5 que no refleja en absoluto lo visto en el terreno de juego. Pero hay una premisa que nunca falla en el fútbol: el gol vale oro, y este Nàstic -con Barreiro y Uche en ataque- tiene mucho, mucho gol. Una de las mejores duplas ofensivas -sino la mejor- de la categoría. Borrachera de goles para un Nàstic que falta le hacía una alegría así. Los granas ganan por primera vez fuera de casa, ganan por primera vez en el Nuevo Arcángel y salen del descenso y ya vislumbran -con un partido menos- el playoff a solo cinco puntos. Por su parte, el Córdoba cae a zona de descenso a pesar de cuajar un buen encuentro, pero víctima de la excelsa efectividad de los delanteros del Nàstic.

Ficha técnica

Córdoba: Kieszek; Edu Ramos (Alfaro, 72′), Afonso, Pinillos, José Fernández; Jovanovic, Aguza; Jaime, Markovic, Javi Lara; Guardiola (Jona, 56′).

Nàstic: Dimitrievski; Kakabadze, Perone, Molina, Javi Jiménez; Gaztañaga, Tejera; Omar Perdomo (Tete, 50′), Abraham (Eddy Silvestre, 72′); Uche (Delgado, 62′) y Barreiro.

Goles: 0-1 Uche (1′), 0-2 Uche (15′), 1-2 Guardiola (19′)

Árbitro: Pérez Pallas, Colegio Gallego. Amonestó a Guardiola (38′), Edu Ramos (46′), Kieszek (77′) y José Fernández (89′) por parte local; y a Gaztañaga (32′), Dimitrievski (59′) y Delgado (74′) por parte visitante. Buena actuación en líneas generales, a pesar del gol mal anulado a Uche en el 43′ por un inexistente fuera de juego. Acertó en los dos penaltis señalados.

Incidencias: Algo más de 8.000 espectadores en el Nuevo Arcángel, que clamaron contra su presidente Alejandro González. Sin incidencias destacables.

También te podría gustar...