Cádiz CF 2 – 0 Gimnàstic de Tarragona: El Cádiz asalta el liderato y hunde más al Nàstic

Cádiz y Nàstic abrían este viernes la 4ª jornada de liga de Segunda División. El Cádiz llegaba tercero y buscaba alcanzar el liderato, mientras que el Nàstic llegaba colista y todavía sin conocer la victoria. Carreras sorprendió con su puesta en escena. El entrenador del Nàstic salió a empatar alineando un 5-3-2, un esquema ultradefensivo totalmente antagónico a su supuesta filosofía de fútbol de toque, atractivo y de ataque. El Cádiz por su parte salió con su habitual 4-2-3-1.

Los de Cervera salieron en tromba a buscarle las cosquillas al Nàstic. Tuvieron la primera a los tres minutos de juego con un remate a bocajarro de David Barral tras un córner horrorosamente defendido por los de Tarragona. El arreón inicial fue solamente eso, un arreón. El equipo gaditano se enredó en la telaraña defensiva trazada por Carreras. El Nàstic defendía más por acumulación que por otra cosa, pero le servía para aguantar los empujones del ataque del Cádiz. Incluso, con el paso de los minutos, comenzó a tener más el balón y a asomarse al área local. La primera ocasión llegaría en el minuto 29 con un disparo lejano de Otar Kakabadze tras una gran jugada individual. De lo mejor de su equipo el jugador georgiano, una vez más. Un minuto después, una buena combinación otra vez de Kakabadze con Maikel Mesa en la frontal del área del Cádiz hacía llegar la segunda gran ocasión de los granas.

Tras estas dos ocasiones, el Nàstic se creció. Subió la línea de presión y empezó a mover más rápido al balón en el campo del Cádiz. Los tarraconenses dominaban el partido a placer, con y sin balón. Los locales estaban incómodos, incapaces de abrir el muro defensivo grana y sufriendo en defensa con las transiciones del Nàstic con un gran Ikechukwu Uche, que volvía locos a los centrales gaditanos.

En la recta final de la primera parte el Cádiz subió una marcha en ataque y en el minuto 40 a punto estuvo de adelantarse en el marcador con un buen cabezazo de Salvi que blocaba sin problemas Dimitrievski. El partido se iba al descanso entre pitos de un Carranza nada conforme con la primera parte de su equipo. El Nàstic se estaba imponiendo tanto en el plano táctico como en el físico. Los de Cervera no lograban imponer ni su fútbol ni su mayor talento en ataque. Pero todavía quedaba mucho.

Una segunda parte antagónica

La segunda mitad empezaba igual que el final de la primera. El Nàstic seguía bien colocado en el campo y el Cádiz intentaba sin éxito penetrar en la defensa visitante. Pero todo cambió en el minuto 53. Un extraordinario disparo de falta de Salvi se fue al larguero tras una milagrosa mano de Dimitrievski y el rechace lo cazó Barral que no perdonó y adelantó al equipo local en el marcador.

Tras el gol, el Cádiz se creció, subió la línea de presión y empezó a mover el balón con más criterio y velocidad. El Nàstic no se desordenó, pero el plan ya no servía. La tuvo Maikel Mesa en el 59′ tras una gran jugada individual que lo dejó solo delante de Cifuentes, pero no supo definir. En el minuto 62 movió ficha Carreras: entró Barreiro por un Delgado que volvió a ser, una vez más, el peor de su equipo. Seis minutos más tarde, en el 68′, hizo el segundo cambio. Metió a Muñiz por Molina y pasó a un 5-2-1-2.

Con un Cádiz instalado en la frontal del área del Nàstic, Cervera hizo su primer cambio en el minuto 71. Carrillo sustituyó al goleador David Barral, que se marchaba ovacionado por el Carranza. Y un minuto más tarde, el Cádiz sentenciaba el partido. Silvestre le regaló un balón a Álvaro tras un control de balón impropio de un futbolista profesional y el delantero gaditano se internó en el área visitante para encañonar un solvente zurdazo que subía el 2-0 al marcador.

Lo intentó el Nàstic a través de un remate de Barreiro, tras un centro de Kakabadze, que se marchó muy por encima de la portería de Cifuentes. También lo intentó a la desesperada Carreras, que volvía a cambiar el sistema de juego en el 77′ dando entrada a Omar Perdomo por Kakabadze -junto a Jiménez, el mejor de su equipo-. Volvía así al clásico 4-4-2. Pero el cambio de sistema solo hizo dudar aún más a su equipo. El Cádiz, muy cómodo en el campo, disolvía fácilmente los timidísimos intentos de reducir diferencias de los visitantes y amenazaba con golear a la contra.

En el 83′ un mal apoyo de Álvaro amagaba con aguar la fiesta del Carranza. El autor del segundo gol se marchaba lesionado, aunque en principio no de gravedad. Entraba en su lugar Dani Romera. No ocurriría nada más en los últimos diez minutos. El Cádiz dejaba pasar los minutos y el Nàstic lo seguía intentando sin fe. El partido terminó con un justo 2-0 que coloca al Cádiz como líder provisional y deja al Nàstic hundido en la tabla, todavía más colista.

Ficha Técnica

Cádiz CF: Cifuentes; Carpio, Servando, Mauro, Brian; Abdullah, Garrido; Salvi, Álvaro (Dani Romera, 83′), Aitor (Alex Fernández, 90′); Barral (Carrillo, 71′).

Gimnàstic de Tarragona: Dimitrievski; Kakabadze (Omar, 77′), Suzuki, Blanco, Perone, Jiménez; Molina (Muñiz, 62′); Silvestre, Maikel; Delgado (Barreiro, 62′); Uche.

Goles: 1-0 Barral (53′), 2-0 Álvaro (72′).

Árbitro: Eduardo Prieto Iglesias (Colegio Navarro). Amonestó a Brian (17′) por parte local, y Suzuki (55′) por parte visitante.

Incidencias: Partido correspondiente a la 4ª jornada del Campeonato Nacional de Liga de Segunda División. Tres cuartos de entrada en el Estadio Ramón de Carranza, con un gran ambiente.

También te podría gustar...