UD Almería 1 – 0 CF Reus Deportiu: Fiesta almeriense tras una temporada para olvidar

Fueron muchos los minutos en los que la UD Almería caminó sobre el alambre evitando caer en el temido descenso a 2ªB. El resumen perfecto de una temporada para olvidar, que se pudo arreglar con la esperadísima permanencia en un choque final en el que suerte tuvieron de que el rival no se jugaba absolutamente nada y que pareció estarle bien el corto 1-0.
Los de Natxo González probaron, por vez primera en la temporada, jugar sin doble pivote, cambiando a un 4-1-4-1 que les dio mucho más balón del habitual, aunque con la falta de profundidad que ha sido seña de identidad del equipo prácticamente toda la temporada.

Almerienses y reusenses ofrecieron un duelo insulso, dando la sensación en muchos momentos de armisticio total, desde que el equipo local, que era quién se jugaba la vida, puso el 1-0 en el electrónico.

Los andaluces salieron a todas, pese a la intención de los rojinegros de bajar el ritmo del partido con largas posesiones en los primeros 5 minutos.
Pero la necesidad de los indálicos acabó sobrepasando la pausa ganxeta. Quique y Pozo tuvieron 4 ocasiones, 2 de ellas salvadas por, una vez más, un enorme Édgar Badia, que aún tuvo que salvar otro disparo con el pie antes de cumplirse el cuarto de hora.
Justo en el minuto 15, una gran jugada del propio Pozo por banda izquierda, acabó con un centro medido que Morcillo cabecearía al fondo de las mallas, ganando en su desigual duelo particular con David Haro. 1-0, y permanencia asegurada si nada se torcía.
A partir de aquí, el vacío. Centrocampismo, un disparo, de nuevo de Pozo, el hombre del partido, y absolutamente nada más hasta el descanso.

Tras el respiro, el Reus pareció dar señales de vida, y se dio un intercambio de golpes, pero sin excesivo peligro para ninguna de las metas.
Máyor y Vitor, con tiros muy desviados, fueron los primeros en avisar tímidamente el arco de un Casto que no tuvo que intervenir en todo el partido. Quique y Pozo, de nuevo para los locales, disfrutaron de dos oportunidades, especialmente el primero, con un remate de cabeza que se marchó alto por poco.
En el ecuador de la segunda parte, se mascó el drama en el Estadio Mediterráneo con un centro de Ángel Martínez que Miramón envió fuera por centímetros. El Reus dominaba y el Almería esperaba, agazapado atrás, salir a la contra para poder matar el partido. Y lo pudo hacer cinco minutos más tarde con un desvío casi involuntario de Quique, tras clara falta a Olmo, que se marchó lamiendo el poste izquierdo de Badia.
De ahí al final, dominio infructuoso de la Avellana Mecánica y cómoda, aunque tensa espera de unos almerienses que tuvieron un disparo lejano de Morcillo y nada más en los últimos 20 minutos de partido.

Tras el pitido del árbitro, alegría para los locales por lograr una permanencia que pareció difícil al término de la primera vuelta y que se complicó excesivamente en un último tramo difícil de comprender.
Derrota completamente intrascendente de un Reus que ha finalizado 11º en el año de su debut de Plata y que ha conseguido, por vez primera en la historia de la Liga, acabar por encima de su eterno rival, el Gimnàstic de Tarragona y, por ende, como mejor equipo de la provincia.

 

Ficha técnica

UD Almería:
Casto; Motta, Morcillo, Ximo, Nano; Borja, Joaquín (Corona, min 88); Fidel, Antonio Puertas (Kalu Uche, min 86), Pozo (Azeez, min 70); Quique.

CF Reus Deportiu:
Badia; Benito, Atienza, Olmo, Ángel Martínez (Migue García, min 75); López Garai; Haro, Miramón, Vitor, Ricardo Vaz (Guzzo, min 45); Máyor (Édgar Hernández, min 67).

Goles:
1-0, Morcillo, min 15.

Árbitro:
Aitor Gorostegi Fernández-Ortega, del colegio vasco.
Amonestó a:
UD Almería: Sin amonestaciones.
CF Reus Deportiu: Édgar Hernández, min 72.

Incidencias:
Partido de la 42ª y última jornada de la Liga de Segunda División A, disputado en el Estadio de los Juegos Mediterráneos, ante 11.258 espectadores.

Javier Tomás Cortés

Maestro, aficionado del CF Reus Deportiu y apasionado del periodismo deportivo a partes iguales.

También te podría gustar...