Albacete Balompié 1 – 3 Real Zaragoza: Veinte minutos magníficos acercan al Zaragoza a los playoffs

La afición local se reunía en masa tras el disparatado final de Butarque. Las últimas actuaciones, el horario, las ganas de engancharse a la zona alta de la tabla y el nivel del rival -acompañado todo siempre de los buenos precios en las taquillas- provocaron que los manchegos poblasen más de lo normal las gradas del Belmonte para recibir a un Real Zaragoza que, empatado a puntos, dejaba muchas dudas en este inicio de campaña.

Dudas que en tan solo tardaron tres minutos en ser disueltas. Aprovechando la falta de intensidad y concentración local, los maños inauguraron el marcador nada más pitar el colegiado el inicio de la contienda. El africano Diamanka fue el encargado de estrenar el luminoso y dirigir a un equipo con una mordiente y actitud insaciable durante los veinte primeros minutos. Veinte minutos de desastre y caos albaceteño, veinte minutos que bastaron para matar un partido que todo aficionado local querrá olvidar pronto.

Tras el tanto del exjugador pepinero llegaron el de otro nuevo fichaje, Ortuño, tras un saque de córner, y el del lateral Diego Rico, desde fuera del área con un golpeo excepcional, quienes aprovecharon la pasividad defensiva de un Albacete huérfano en la zaga por la baja del capitán Miguel Núñez, que cumplía ciclo por acumulación de tarjetas.

Ni el 0-3 ni la palpable superioridad frenaron el espíritu blanquillo, y es que el Zaragoza no cesó y siguió insistiendo, amenazando constantemente la meta de Dani Mallo y estando cerca de ampliar la renta gracias a la gran actuación del latino Freddy Hinestroza, el ya mencionado e incombustible Diamanka e incluso Jorge Díaz, que se medía a la que hasta esta temporada fue su afición.

A pesar de las constantes intentonas, el cuarto gol visitante se resistió a largo de todo el choque. El toque de atención de Sampedro desde el banco, quien dio entrada a Samu y Rubén Curz para tratar de revertir la situación, y las intervenciones de Mallo -poco apoyado por la grada, que parece ver con mejores ojos la titularidad del joven Pizana-, junto a los fallos en la definición, mantuvieron el marcador inmóvil hasta el tiempo de descanso.

Con la reanudación vimos un cambio radical en el ritmo del duelo. El no querer más maño y el no saber ni siquiera empezar manchego nos regalaron una segunda parte aburrida, lenta y poco vistosa. Si bien el Zaragoza no cesó ni un solo instante en su lucha por conseguir el cuarto tanto durante los primeros cuarenta y cinco minutos, en este segundo acto mostró una cara mucho más conformista, una versión más relajada que dio algo más de protagonismo a un Albacete que en ningún momento compitió.

La falta de creatividad en el centro del campo potenciada por la falta de movimientos, la debilidad defensiva y la falta de profundidad en banda condenaron desde el primer minuto a los de Luis Cesar, y tras casi sesenta y cinco minutos de sufrimiento se tocó fondo con la expulsión del joven e inexperto Jason Remeseiro por doble amarilla -tras empujar a un rival primero y más tarde por derribar de forma incomprensible a un rival- hizo del final del partido toda una pesadilla que, al menos, llegó a su fin con un punto de luz provocado por el gol anecdótico del delantero andaluz Rubén Cruz, quien tras verse relegado al banquillo con la llegada del hondureño Jona, se está mostrando más activo, intenso y sobre todo efectivo que a lo largo del pasado curso.

El pitido final supuso, además del descanso para todo aficionado albaceteño, la suma de tres puntos importantísimos para el plantel de Ranko Pópovic, que vuelve a la capital aragonesa con tres puntos más y, más allá de la sensación de mejora y crecimiento, un ascenso en la clasificación que les sitúa ya, empatados a puntos con el Real Oviedo, a tan solo un gol del playoff. En la otra cara de la moneda, el Albacete cae con esta derrota a la mitad baja de la tabla, demostrando que su verdadero objetivo sigue siendo conseguir la permanencia de forma más tranquila que en la pasada campaña.

Ficha técnica

Albacete Balompié: Dani Mallo, Antoñito, Pulido(Samu, min.33), Agus, Paredes, Santi Jara, Mario, Portu, Carmona (Cidoncha, min.62), Jason y Jona (Rubén Cruz, min.33).

Real Zaragoza: Manu Herrera, Iza, Cabrera, Dorca, Diego Rico, Freddy Hinestroza (Abraham, min.73), Wilk, Morán, Diamanka, Jorge Díaz (Aria, min.80) y Alfredo Ortuño (Ángel, min.82).

Árbitro: Figueroa Vázquez (Colegio Andaluz). Mostró cartulinas amarillas al local Jason, por dos veces, por lo que fue expulsado en el minuto 65.

Goles: 0-1, m.8: Diamanka. 0-2, m.19: Alfredo Ortuño. 0-3, m.24: Diego Rico. 1-3, m.91: Rubén Cruz.

Incidencias: Partido correspondiente a la octava jornada de la Liga Adelante disputado en el Carlos Belmonte ante 8.023 espectadores.

También te podría gustar...