Tebas y los enfoques de cámara, más falsas apariencias

A Javier Tebas le encanta aparentar. El presidente de la Liga se ha propuesto vivir de las apariencias, mientras destroza el fútbol en España. No es de extrañar que en un país como el nuestro, en el que una parte de la población vive precisamente de aparentar, tengamos este tipo de dirigentes. El problema llega con una nueva medida, destinada a que los países asiáticos aprecien los estadios llenos. Para ello, el “presi” la ha vuelto liar y multará a los clubes que tengan enfoques de cámara en los que se aprecie un nivel de ocupación inferior al 75%.

Esta medida no solo es impopular, es un chiste de mal gusto. Los clubes de momento callan. Mucho miedo hay al caudillo de la Liga o eso se aprecia hasta el momento. Él, por supuesto, prosigue en su línea de imponer medidas que no hacen más que castigar a aficionados, equipos, directivas y al fútbol español. Todo sea por vender nuestro producto en el mercado extranjero. Quizás un día no muy lejano, la gente decida darle la espalda y a ver si entonces mantiene el chiringuito nuestro bien querido presidente.

Es un chiste de mal gusto, también por el precio de las entradas en nuestro país. Abonos caros, precios desorbitados y pocas opciones de que bajen o se vuelvan populares. Tebas recomienda que se ubique al público enfrente a las gradas de la tribuna principal, entre saque de esquina y saque de esquina, para que de esta forma, desde Qatar, China, Japón, Tailandia, Sudamérica y la Cochinchina, se aprecie nuestras gradas llenas. Si la ocupación es inferior al 75% multa y si lo es al 50, doble multa.

Pero lejos de potenciar el acceso a los estadios, Tebas fomenta horarios inconexos, partidos a horas y días intempestivos, que dificultan a los clubes la presencia de aficionados. Somos un país de costumbres arraigadas, de disfrutar los fines de semana con los nuestros, de sesiones vermú, de escaparnos a los pueblos, de comidas familiares. ¿A quién se le ocurre poner un encuentro los sábados a las 13:00 horas? Resulta, que el deporte base y escolar, acostumbra a jugarse los sábados y domingos por la mañana, incluso alguno hasta por la tarde. Con este horario privamos del fútbol a nuestros pequeños.

¿Y qué me decís de jugar los lunes? Suena a risa y no es para menos, después de un magnífico fin de semana para disfrutar del fútbol y ya con la jornada laboral empezada, partido. Resultado, campos vacíos por aficionados que trabajan y niños que al día siguiente tienen escuela. Podríamos analizar también los horarios nocturnos de las primeras jornadas, como el Real Valladolid – Real Oviedo, que se disputará un domingo a las 22:00 horas de la noche, privando a muchos aficionados carbayones de un desplazamiento masivo y a los pucelanos de una buena caja. Una fiesta del fútbol emborronada por Tebas y sus horarios.

Los enfoques de cámara y las multas por gradas vacías no son más que falsas apariencias. Está muy bien vender nuestro fútbol en el extranjero, pero primero hay que pensar en los de casa, cosa que Javier Tebas no ha hecho nunca. A él le gustan más las fotos por países africanos, apuntarse los méritos de cualquier amistoso que juegue un club español en el extranjero, sancionar a aficionados, multar a clubes y repartir los derechos según su propio rigor. Millonadas al duopolio y unas migajas más para el resto, que se conforman porque ven como aumenta su presupuesto notoriamente, pero es pan para hoy y hambre para mañana.

Es hora de alzar la voz, es hora de protestar enérgicamente, es hora de pararle los pies a Tebas, es hora de echarlo, es hora de que los clubes hagan algo. Ya basta de tragar con todo, basta también de decir a todo que sí, basta de aceptar minucias, basta de tener miedo. A este tipo de gente solo se la frena con energía, con las ideas claras y con un grito claro.

¡TEBAS VETE YA!

También te podría gustar...