Solo los valientes son capaces de cambiar el fútbol

Foto vía: publinews.gt

“Roma, para mí, es el mundo. Este club, esta ciudad, han sido siempre mi vida”. Así se despidió Francesco Totti del club de su vida. Para él, no había dinero que superase el honor y orgullo de jugar con el equipo de su ciudad. Prefirió su equipo antes que un Balón de Oro. Prefirió Roma antes que cualquier otro grande. Prefirió su gente antes que cualquier otra afición. Prefirió su corazón, antes que la cabeza. Y no hay nada más bonito que guiarse con el corazón, os lo aseguro.

Todo esto viene a la pregunta que me hicieron el otro día. La típica pregunta: “¿De qué equipo eres?” Al igual que Totti, yo también elegí el equipo de mi ciudad. Y le dije: «el Córdoba». La respuesta os la imagináis seguro. La típica respuesta que ya sabes. La típica respuesta que tenemos que aguantar aquellos valientes que no somos del Madrid y Barça. La típica respuesta que hace que te sientas más orgulloso de tu equipo. La típica respuesta que te hace ver que somos diferentes. La maldita respuesta de “jajajaja, ¿entre Madrid o Barça?”.

Y sí, ya os imagináis que le volví a responder: “Ninguno, El Córdoba”. Y ahí se extraña. Se da cuenta de que existen equipos más allá del Madrid y Barca. Se sorprende porque siempre había escuchado esos dos equipos y si me apuras el Atleti. Y eso es lo que más me gustó, su sorpresa. La sorpresa de que un valiente le había dicho de que no era del Madrid ni Barça sino de un equipo humilde.

Él no lo entendió. Pero qué más da. Tampoco pido que lo entienda, es algo inexplicable. Solo los que somos de estos equipos lo entendemos.  Él no entendería cómo podía ser de un equipo tan malo. De un equipo que pierde más que gana. De un equipo que no gana ningún título. De un equipo humilde. Da igual, somos diferentes.

totti foto

 

No peleamos por títulos. Peleamos por ascensos, descensos, permanencia y con poder jugar en Europa. Nunca olvidamos el gol que nos dio el ascenso, la parada que evitó el descenso o lo que sufrimos en una temporada para mantenernos. Aunque la gente no lo entienda, eso es lo bonito. Madrid y Barça se han acostumbrado a ganar siempre algo. No le dan el valor que tienen los títulos. Poneros en el caso contrario. Imaginad que vuestro equipo gana la Copa del Rey y juega el año que viene en Europa. Imaginad un ascenso. O imaginad lo peor que hay en este mundo del fútbol, un descenso.  La sensación de alegría eterna o la tristeza en soledad. La sensación de hacer historia o de seguir otro año más en el pozo. Somos diferentes.

No tenemos tanto dinero como ellos, no tenemos tantas deudas como ellos, no tenemos tantas estrellas como ellos, pero aun así tenemos la mejor afición. Una afición comprometida con su equipo. Una afición que acude cada domingo al estadio. Una afición que se emociona con su himno. Una afición que está en las buenas y en las malas. Una afición que viaja para ver a su equipo. Unos desconocidos que te abraza cuando peor estas, porque cuando se trata de sentimientos todos son conocidos, y luego, estos conocidos se convierten en amigos. Es maravilloso tener una afición así. Una afición de valientes, somos diferentes.

Los grandes no saben cómo se vive esto. No saben lo que es que cada temporada tus mejores jugadores se marchen del club y volver a hacer una plantilla nueva. O que un jugador del filial se convierta en el ídolo de la afición en 2 o 3 años, porque como he dicho, luego se van. Es raro decidle que nuestro ídolo no es ni Cristiano ni Messi. Sino un futbolista que juega en mi equipo. Porque siempre prefiero admirar a un jugador que da todo por mi club, por mis colores, por la camiseta, por el escudo; antes que al mejor jugador del mundo. Somos diferentes.

¿Quién tiene la culpa? Buena pregunta. Cada uno elige su equipo. Pero todo el mudo está influenciado por los medios. Y ahí está la cuestión. Hoy en día, nos bombardean con información del Madrid y Barça: si el peinado de Cristiano, si las botas de Messi… Parece tontería que diga esto, porque yo quiero ser periodista, pero dan vergüenza. Simplemente estamos basando el periodismo en vender y eso no es así. ¿Por qué no se habla de los otros equipos de la Liga? ¿Por qué no se habla de la competición más igualada de Europa, la Liga 123? ¿Por qué no se habla de fútbol femenino? ¿Por qué no se habla de las hazañas de nuestros deportistas por el mundo? Fácil y simple, no vende. Es tan triste como cierto.

_20170328_220914

Y termino con los más importante, con lo que quiero que recordéis.  Que somos diferentes, somos valientes. Valientes por elegir un equipo que no es Madrid y Barça. Porque seguimos luchando contra este duopolio de estos dos clubes. Preferir al equipo de tu ciudad o a un equipo humilde antes que la opción ganadora es de mucho mérito. Nos guiamos con el corazón y como dije al principio eso es lo más bonito. Así que olé, olé por los valientes, olé por aquellos que son diferentes. Son los verdaderos héroes de este deporte. Solo ellos son capaces de cambiar el fútbol.

También te podría gustar...