Se va el buque insignia, ¿y ahora qué?

Si algo nos caracteriza a los aficionados del fútbol es que vivimos el verano de una forma diferente a los demás. Esperamos que vengan jugadores o entrenadores ilusionantes, y que lo que ha funcionado el año anterior se mantenga; pero esto no siempre se cumple.

El mercado veraniego ha finalizado, y los movimientos han sido frenéticos. La marcha de jugadores como Lucas Pérez, Sergio León, Florín Andone, Gameiro, Krychowiak y un largo etcétera, dejan un gran vacío en los equipos y su estructura. Dicen que un clavo saca otro clavo, pero no siempre el jugador que viene a sustituir a la estrella cumple de manera satisfactoria.

Para superar la marcha de estos deportistas es necesario que la cohesión del grupo sea muy buena para que todos remen en una misma dirección y conseguir al final de la temporada los objetivos planteados.

Algunas claves para mejorar la cohesión de un equipo pueden ser las siguientes:

  • La incertidumbre es un mal compañero de trabajo: Si algo nos gusta a las personas es tener el control de lo que ocurre en nuestra vida, y los deportistas no son diferentes en este aspecto. Llegan los últimos días de mercado y aún hay jugadores que no tienen claro su futuro ni su papel en el equipo, lo que puede provocar frustración y disconformidad, repercutiendo negativamente en la dinámica de grupo.
  • Hay que definir los nuevos roles: Hay que definir desde el principio de la temporada el rol y la responsabilidad de cada jugador tras el flujo de idas y venidas de los jugadores. Ser transparente desde un principio dará fortaleza.
  • Comunicación: Mantener siempre a todos los jugadores, independientemente de su papel en el equipo, en la dinámica de grupo. Cuando les hables dirígete a todos con la mirada. Escucha sus necesidades e inquietudes. Si se apoya a los jugadores, se da el mensaje de que hay confianza en ellos, transmitiendo sensaciones y expectativas positivas. Es lo que se domina efecto Pigmalión.
  • Presión de los aficionados: Las personas que van a ver el partido al estadio no son actores secundarios del juego, tienen un papel principal en este. Si se apoya a los jugadores se les da el mensaje de que hay confianza en ellos, transmitiendo sensaciones y expectativas positivas, proporcionandoles empoderamiento para afrontar las dificultades que se presenten en el partido. Por otro lado, si tras el movimiento de fichajes y los primeros tropiezos en liga la afición responde de manera negativa (abucheos, silbidos…) se puede crear un efecto de bola de nieve. Los jugadores y el cuerpo técnico aprenderán a comportarse pasivamente en dicho contexto, con la sensación de no poder hacer nada, por lo que su rendimiento no será el máximo. Este principio se denomina indefensión aprendida.

También te podría gustar...