RCDrEbajas

Cuando llega la época de rebajas, las tiendas esconden sus mejores productos para no abaratar sus precios, y solamente rebajan los artículos que tengan menos demanda para así aumentar su venta. De esta manera tratan de quitarse de encima el stock que no es tan productivo y de sacarle algún provecho, aunque sea más reducido, y guardan los productos que, a pesar de mantener el precio, saben que podrán ser vendidos sin problemas. Esto es muy sencillo de entender, pues todos lo vemos en las tiendas alguna que otra vez. En el Espanyol sería necesario entender este concepto para, cuando llegue el momento de vender a algún jugador de la plantilla, saber cuáles son los precios a bajar y cuáles no. Por lo que a la hora de vender parte del patrimonio, que son los jugadores, se deberá poner en «oferta» aquello de lo que uno se quiere desprender para intentar sacar beneficios, pero es absurdo rebajar el precio de tu producto más cotizado.

Como sabrán, hay una ley que es la de la oferta y la demanda. Cuando un producto está muy demandado y hay pocas unidades, su precio aumenta. Ahora se están escuchando muchas voces que dicen que al final de temporada llegarán ofertas por los mejores jugadores: Kiko Casilla y Sergio García están en el punto de mira de varios equipos. Pues se debería aplicar esa ley: si varios equipos pretenden comprar lo mismo el precio debería aumentar. Además, un portero de las características de Kiko y un delantero con la calidad y experiencia de Sergio son muy diferentes de encontrar por lo que, dado el poco stock y la elevada demanda, lo lógico es que el precio aumente.

El problema es que en el club blanquiazul la lógica no es lo que suele imperar. Nuestros mejores y más cotizados jugadores en lugar de ser retenidos hasta recibir una oferta buena, o como mínimo justa, son vendidos rápidamente y sin poner demasiados inconvenientes. Se entiende que la situación económica del club no es la ideal, más bien todo lo contrario, pero el club ha de saber valorar que los jugadores también son activos que generan dinero. Si te desprendes de los estandartes del club pierdes deportivamente, que al fin y al cabo es lo que cuenta, y no solo por la clasificación, sino para obtener más dinero a través de publicidad y otos ingresos extraordinarios como venta de camisetas y demás.

Hay ejemplos claros, como el del Sevilla, que tras conseguir una espectacular plantilla obtuvo buenos resultados e incluso títulos y luego realizó ventas millonarias, pero sin rebajar un euro de lo que pretendía conseguir por sus jugadores. Hay que empezar a evitar que los equipos que quieren buenos jugadores a precio de saldo vengan al Espanyol, el club que parece que siempre está de rebajas.

Santiago Domínguez

Doctorando en Tecnología Educativa en Educación. Graduado en Educación Primaria con alma de periodista deportivo. Apasionado del fútbol y del RCDE a partes iguales.

También te podría gustar...