Raúl Jiménez acaba con las dudas

El fútbol es la única profesión en la que se puede pasar de héroe a villano o viceversa en tan solo unos minutos. Raúl Jiménez tuvo que esperar a la sexta jornada de Liga ante el Sevilla FC para estrenarse como goleador rojiblanco.

Cuando se ahogaba en un mar de críticas por parte de la afición y la prensa, el joven mexicano tuvo su momento de gloria en el minuto 89 cuando el balón, sacado de una falta lateral, acabó siendo rematado por el delantero. Beto no tuvo opciones. Gol, era su hora. Después de varias jornadas recibiendo pitos y reproches, el mexicano sacó toda su ira en la celebración. Algo lógico. Las redes sociales le jugaron una mala pasada y es que todo queda guardado, porque al parecer sentía una gran atracción por el eterno rival del Atlético de Madrid: justo antes de llegar al club, mensajes como «Hala Madrid» o «Gane o pierda siempre seré del Real Madrid» provocaron un gran descontento por parte de los aficionados colchoneros cuando ya se había oficializado su fichaje.

Todos tenemos gustos y preferencias, mostramos predilección por algún club pero cuando el que te da la oportunidad de destacar en Europa es su máximo rival estoy seguro de que todos y cada uno de nosotros nos dejaríamos la piel. Y así lo afirmó la promesa rojiblanca: «Voy paso a paso, haciéndome notar. Me voy a seguir matando para seguir colaborando con el equipo».

Solo hay que ver su rostro desprendiendo rabia y a la vez felicidad mientras agarra el escudo que le ampara, el escudo del club que apostó por él, y lo mejor de todo es que está respondiendo a la confianza que ha recibido. Una imagen vale más que mil palabras, y estoy seguro de que Raúl Jiménez siente los colores rojiblancos. Ahora le toca seguir demostrándolo.

También te podría gustar...