Pepe Mel, un ápice de esperanza

Tras un 2017 en el que el Dépor no ha conseguido una victoria en el torneo de la regularidad, se ha puesto punto y final a la etapa de Garitano en esta entidad. La contundente derrota sufrida por el conjunto herculino en Butarque, donde se pudo observar a un equipo sin vida y sin soluciones, precipitó los acontecimientos. La confirmación oficial sobre el cese del guipuzcoano no se hizo esperar y fue publicada en la web del club en la tarde del domingo.

Tras esto, la directiva blanquiazul se puso en marcha con el objetivo de encontrar un nuevo técnico, entre tanto un entrenador interino se encargó de dirigir la sesión preparatoria del lunes con el objetivo de llegar en condiciones óptimas para el vital  choque del jueves ante el Atlético de Madrid. Los posibles sustitutos del vasco fueron en un principio Martín Lasarte, exfutbolista de la entidad que se sintió halagado por tal consideración pero prefirió continuar en Nacional de Montevideo hasta final de temporada. Otra seria opción fue Míchel, pero al final también acabó dando calabazas a los gallegos. Cansado de dar palos de ciego, la cúpula herculina puso como objetivo a Pepe Mel y tras unas duras negociaciones se llegó a un acuerdo en la mañana del martes, ese misma tarde dirigió su primer entrenamiento y pudo conocer a la plantilla. La duración de su contrato fue estipulada hasta el final de la presente campaña y en caso de que consiguiera el objetivo de la permanencia, sería prorrogable otro año.

Tras unos años en los cuales la presidencia de Tino Fernández ha tenido 5 técnicos distintos, la parroquia coruñesa espera que el exbético pueda darle cierta estabilidad institucional al equipo y que pueda lograr la permanencia de forma tranquila. Detrás de estos cambios de entrenador se puede apreciar unas enormes carencias en la dirección deportiva del club, que solo consiguió un fichaje exitoso esta pretemporada, Ryan Babel. Cabe destacar que el holandés llegó de rebote por la necesidad de suplir la lesión de Joselu y solamente con contrato hasta el 31 de diciembre. Una vez vencido su contrato, el tulipán se marchó al Besiktas y ni la incorporación de Ola John ni la de Kakuta han podido suplir su marcha.

La mejoría futbolística se podrá comenzar a comprobar con el paso de las semanas, cuyo punto de partida será el encuentro del miércoles frente al conjunto madrileño. Por la salud cardiovascular de los aficionados y por la de la propia entidad, esperemos tanto que Pepe Mel consiga estabilidad en su actual puesto como que Richard Barral ponga su cargo a disposición del club a final de temporada para intentar que la próxima campaña el equipo logre una mayor regularidad.

Enrique Barcala Soto

Estudiante de ADE+Derecho en la UVigo, RC Deportivo, apasionado de este deporte que colabora en "los otros 18". Amante del fútbol internacional.

También te podría gustar...