«Nosotros tenemos una ventaja respecto a los demás: somos el Athletic»

Mucho se está hablado en las últimas semanas sobre la polémica en los partidos del Athletic Club. Ayudas, amaños, «Villarato» y demás términos propios de una trama de Hollywood pero que por desgracia se sueltan a diestro y siniestro en la trastienda del mundo del fútbol.

Foto vía wikipedia.org

Desde el partido frente al Levante en 2007, que estuvo a punto de descender al Athletic por primera vez en su historia a Segunda División, la duda no ha dejado de estar en boca de todo aficionado al balompié español. En aquel partido un autogol de Serrano y una conversación entre Velasco Carballo y Etxeberria dieron pie a una polémica que aún perdura.

La frase que titula este artículo la pronunció hace ya varios años un hombre que ahora dirige al vestuario: Ernesto Valverde. Un Valverde que ha tenido que ver al igual que muchos athleticzales cómo gran parte de los logros y victorias del Athletic han sido puestos en duda sin demasiado fundamento.

La última perla se ha producido en el Valencia – Athletic de este domingo, el cual en resumen se saldó con un empate 1 – 1 que debería haber sido a ceros por dos goles ilegales: del Valencia por el pase de gol en fuera de juego y del Athletic por un penalti inexistente a Ander Herrera. Si bien esta jornada que despedimos no hubo «ayuda», el choque frente al Real Betis puede haber sido uno de los más tremebundos en cuanto a arbitraje se refiere, saliendo muy perjudicado en esta ocasión los sevillanos y por ende beneficiados los vascos. Pero no siempre ha sido así.

Mismos beneficios y perjuicios que el resto

El Athletic Club como el resto de equipos compite de igual forma y sufre a la par beneficios y perjuicios de todo tipo, no son más ni menos que nadie en cuanto a trato deportivo se refiere. De la misma forma, que el pasado rojiblanco del presidente de la Federación, Ángel María Villar, pueda suponer alguna ayuda de algún tipo para el equipo se antoja  cuanto menos absurdo en pleno siglo XXI.

El mundo del deporte y en concreto del fútbol son, en nuestra cultura, un tema de debate que alcanza hasta los más profundos eslabones de la sociedad, debates de cantina, en bares, en salones de casas, pero tiene que ser con fundamento. Vemos tramas de lo más elaboradas en series y superproducciones de cine, pero a un servidor al menos le es imposible el mero hecho de imaginar que en el manual de los árbitros de la Liga figure en un pie de página: «Y por favor ayuden al Athletic Club«.

Lo cierto es que para bien o para mal el Athletic Club es diferente, y que haya alguien que se salga del guión no gusta. El Athletic Club es en todas sus letras su filosofía, sus valores y su sentimiento, y como bien dijo el Txingurri eso es una ventaja que muy pocos tienen.

Pedro Almendro

De la mejor tierra y de la mejor filosofía: extremeño y del Athletic. No dejes que una noticia estropee la realidad.

También te podría gustar...