A morir, los míos mueren

Los hombres de Simeone han vuelto hoy a los entrenamientos en Majadahonda, donde lejos de levantar sospechas, la afición atlética ha querido dejar clara cuál es su postura tras la dolorosa derrota sufrida el pasado martes.

Siempre se ha dicho que el hincha atlético es sufridor por naturaleza, lo cual ha hecho que su corazón se fortalezca temporada tras temporada. Aun así, hay golpes de los que no es fácil sobreponerse, y esta hinchada ha sufrido 2 de sus peores amarguras, por no decir las peores, en los últimos tres años. Esto no ha evitado que los devotos rojiblancos, porque el atletismo es casi como una religión, sigan apoyando al equipo en sus peores momentos.

Este es uno de esos momentos. Cuando a falta del partido de vuelta, tu eterno rival casi te ha eliminado de unas semifinales de Champions (y digo casi porque en esto del fútbol no hay nada seguro). Pues bien, es a partir de ese casi desde donde Simeone debe hacer que su plantilla siga creyendo, y es la afición la que debe transmitir a los jugadores que lejos de posibles e imposibles, hay que ganar.

Hay que ganar porque los 4.000 atléticos que acudieron al Santiago Bernabéu, demostraron qué es lo que se siente al conmoverse con tu equipo gane o pierda. Porque, aunque no se llegue a la final, hay que despedir el Calderón de Europa como se merece. Y, sobre todo, porque si caemos derrotados lo haremos con la cabeza alta, que no se diga que dejamos de creer.

Como dijo Simeone, «A morir, los míos mueren».

Miki Camino

Estudiante de periodismo enamorado del fútbol en todas sus formas @MikiCamino98

También te podría gustar...