Las dos caras del fútbol

Hijo de padre hondureño y madre española. Jonathan Mejía Ruiz decidió que Honduras le podía brindar una oportunidad como internacional. Y así fue: el 2 de junio, en un amistoso frente a Israel, Jona debutó con la selección del país que vio nacer a su padre. Ahora Jona espera que sus goles con la camiseta del Real Jaén le sirvan para cumplir su sueño: jugar el Mundial.

Sin embargo, hay personas que tienen sueños más terrenales, que solo quieren seguir sonriendo y jugar con el resto de sus amigos. El delantero, consciente de que los niños con cáncer necesitan todo el apoyo del mundo, no dudó en dedicar su gol del domingo frente a Las Palmas a «los pequeñines» que padecen esta enfermedad.

El ariete blanco jamás habría pensado que un gesto tan loable podría suponer un castigo. Pero hay otras personas que sí. El Comité de Competición ha decidido imponer «sanción de multa y amonestación» al delantero «en aplicación del artículo 91 del Código Disciplinario». El reglamento sanciona con una multa de 2.000 a 3.000 euros a los jugadores que muestren cualquier mensaje en sus camisetas.

Una medida más que polémica. La empatía parece que se ha borrado del fútbol y de la sociedad en general. El abusivo precio de las entradas, los horarios marcados por el interés de las televisiones, el reparto desigual de los derechos televisivos, el apoyo a corruptos… Decisiones que, sin más remedio, han de ser comprendidas por los aficionados.

Un aficionado del Real Jaén ha organizado una recogida de firmas en la web Change.org para que la sanción al jugador sea retirada.

También te podría gustar...