La conjura de los necios

Todavía no me he recuperado de la resaca del fin de semana. Lo confieso, la borrachera de sandeces y desinformación fue tan grande, que aun hoy se sienten los efectos negativos. Y se sienten principalmente, porque desde Madrid, porque por parte de esa prensa que lleva años al servicio de un club, no han parado de escribir, decir y publicar chorradas varias y lo peor de todo, han intentado orquestar una revuelta contra un club humilde, una ciudad trabajadora e incluso contra una Comunidad Autónoma azotada por un temporal.

Hace años que perdimos la esperanza por el periodismo, por eso nació LosOtros 18, un proyecto para recuperar la esencia de una profesión que 5 eruditos se han encargado de destruir en apenas una década. Vivimos en la era de la información, pero esa “prensa” juega y utiliza la desinformación. Cualquiera puede sentarse en una tertulia, soltar bilis por la boca sin haberse informado y ser incapaz de reconocer su error. Ahí radica el problema, esos Pseudoperiodistas que acuden a tertulias o se sientan delante de un ordenador, tranquilamente en una oficina o en un plató, sin frío, sin lluvia, con luz y calefacción, y sin haberse informado de lo que ocurre, solo por una llamada de su amo, deciden empezar a calumniar, a mentir y a desinformar a la población. La ausencia de ética es cuanto menos preocupante.

En los últimos días, un temporal ha azotado Galicia. Ha arrancado postes de alta tensión y árboles, derribado muros y tejados, ha arrancado cubiertas de instalaciones deportivas, ha dejado a decenas de miles de hogares sin luz e incluso se cobró la vida de una persona. Motivos suficientes para que el fútbol pase a un segundo plano, pero no, había que jugar el Celta – Madrid, y había que hacerlo porque se trataba del club de Florentino. Esos que se creen por encima del bien y del mal, esos que creen que pueden mandar más que nadie y tomar decisiones a 600 km de sus dominios. Y como estaban molestos hicieron lo que mejor se les da, movilizar a su “prensa”.

Los Gallardo, Pedrerol, José Luis Sánchez, José Féliz Díaz, Siro López, Jorge Calabrés y cía. arrancaron su vendaval ofensivo. Expertos todos ellos en trabajos verticales, expertos en temporales, expertos en materia de seguridad de las personas. “¿No se puede arreglar un tejadillo de Urelita en día y medio? Preguntaba uno de ellos. “El Madrid muy enfadado con la suspensión del encuentro y se mueve hacia la Superliga Europea”, apuntaba otro. “Balaídos lleva 3 años así y el alcalde no ha hecho nada”, afirmaba uno de ellos (ha habido obras en los últimos 3 años y se subsanaron problemas). Y así sucesivamente, sandez tras sandez.

Creo que ustedes no son conscientes de lo que es un temporal, ni de que se desprendan las cubiertas de un estadio, que caen al césped. No son conscientes de que es imposible arreglar un desperfecto con vientos de más de 40 km/hora. ¿Qué hacemos? ¿Le proponemos a bomberos y operarios que se jueguen la vida para que los blancos puedan jugar un partido de fútbol? Es de locos, pretender arriesgar la vida de las personas para la disputa de un partido cuando decenas de miles de incidencias están ocurriendo, de esas que dificultan la vida de la gente y que no se dan subsanado por el clima. Apuntaban a jugar con el campo cerrado, decisión antiafición. ¿Qué hacemos con los que han pagado su entrada? Las planchadas caen sobre el césped ¿y si se desprende una e impacta nuevamente en el terreno de juego? Ocurrió sin ir más lejos ayer mismo.

Un día antes, Riazor sufría también los estragos de la climatología y el encuentro entre Deportivo y Betis se suspendió. Nadie puso el grito en el cielo, nadie se molestó, todos sabían que era por seguridad. Al día siguiente no pasaría lo mismo. Lo importante era el Madrid, la seguridad ya para otro día. Y durante estos interminables 3 o 4 días, nos ha tocado escuchar necedades y sandeces, insultos y ataques a nuestra tierra. Joder, si hasta habéis conseguido unir a deportivistas y celtistas contra la caverna mediática. ¡Vaya, la verdad es que sí tenéis poder! Por suerte, han sido muchos los que han comprendido que debe imperar la lógica y hemos visto a varios medios nacionales apoyar la sabia decisión del alcalde de Vigo, cuya ciudad y ayuntamiento son propietarios del estadio.

La moraleja es que una vez más, queda demostrado que en este país hay un nutrido grupo de mal llamados periodistas a los que la vida, la seguridad, la veracidad en la información (porque creerme que se ha hablado con total desconocimiento de causa), el periodismo, la ética y la razón, les importan un comino. Dejan una vez más claro quién mueve sus hilos, a quién le bailan el agua y quién es su amo y señor. Queda claro que han perdido toda razón y lógica y que se han conjurado como necios.

También te podría gustar...