El circo del Mallorca continúa

Si la historia del Mallorca en los dos últimos años la hubiese escrito Truman Capote, sería best-seller en varios paises. Una vez más se reunía el Consejo de Administración. Esta vez tocaba abordar una ampliación de capital propuesta por Serra Ferrer. Además, había que hablar de la situación deportiva: 2 puntos de 21 posibles. Aouate dimitió, después de la derrota en Zaragoza, de su cargo como mánager general.

Se presentaba movido el consejo, pero al final todo quedó en ‘stand by’. Serra Ferrer había propuesto un aumento de capital de 5 millones de euros. El Mallorca se ahoga por los problemas económicos, pero Cerdà (actual presidente) y Utz Classen (consejero y accionista) se opusieron a la demanda de Serra y decidieron que con 2 millones ya iba bien. Serra, al que hay que agradecerle su presencia en el consejo (la última vez, ni apareció), aceptó a regañadientes.

El segundo tema que abordaba el consejo era el tema deportivo. Aouate, exportero del club, fue designado mánager general antes de comenzar la Liga. El israelí echó a ‘Nanu’ Soler como entrenador y puso a su amigo Valeri Karpin. Ayer dimitió ante los medios y atacó a Cerdà por no venderle sus acciones. Sin embargo, en la reunión de la tarde decidió que no abandonaría el consejo, solo el puesto de mánager general.

Y en mitad de este embrollo queda Karpin. De momento, nadie le ha destituido (serían 400.000 € de indemnización). Aun así, el cese no se hará esperar. Con Aouate, su valedor, fuera del proyecto deportivo, el estonio se queda sin apoyos.

En mitad de este circo, sale Serra Ferrer y dice que Nadal (director deportivo) del que no teniamos noticias desde que llegó Aouate, es el que se encargará del tema deportivo. La guerra por hacerse con el control del club sigue: todos lo quieren y nadie paga por él. El equipo se hunde. Continuará.

También te podría gustar...