Dépor, levántate y anda

Porque hay derrotas que cuestan el doble, que desmotivan el triple, que da igual que pasen dos o tres días, te siguen incordiando. Es inevitable. Da igual que no visites Twitter, que no leas el periódico, que no enciendas la tele… Siempre va a haber una señal que te lo recuerde (o un amigo vacilón).

Porque hay goles rivales que se graban a fuego en tu mente y te recuerdan incluso en qué minuto han sido, cómo fue su celebración y de quién fue el fallo defensivo.

Porque hay largueros que duelen más que una patada por detrás, que te quitan el sueño si eres el desafortunado lanzador, y te invitan a la desesperación si lo ves desde la grada.

Porque hay balones perdidos que te sacan de quicio y hacen que, por un momento, desearas ser Víctor Fernández. Porque hay amarillas a los cinco minutos que parecen suicidios (deportivos) y una hora más tarde, te acaban dando la razón.

Porque hay sprints en el minuto 90 que reflejan un sentimiento, que te hacen conservar la esperanza y te invitan a corear un nombre.

Porque «es duro perder un derbi en casa, pero hay que salir adelante», porque un simple partido no debe empañar nunca 109 años de historia, con miles de victorias, empates y derrotas.

Porque pasarán los días, los meses, los años y nos acordaremos de este clásico por ser el del debut de Lucas o el de la primera victoria celeste en Riazor después de 9 años.

Porque aunque nuestro corazón nos diga lo contrario, tan sólo son tres puntos, el sábado hay otra batalla, y ahí sí que hay que carburar.

Porque ahora llega el tramo decisivo y es cuando más hay que apretar. Almería, Sevilla y Valencia están esperando sin apenas tiempo material para recuperar el latido.

Porque superamos rachas bastante peores, descensos consecutivos insufribles, «penaltis fallados cuando no había tiempo ni para respirar», túneles sin luz…

Porque ya lo dijo el Zorro de Arteixo: «La derrota humaniza», y nosotros hoy somos más humanos, somos más deportivistas. Porque aunque queme o duela y ahora lo veas todo un poco negro: Dépor, levántate y anda. Son sólo tres puntos.

Rocío Candal

Juntando letras sin que suenen mal. Gallega, coruñesa y amante (sin remedio) del fútbol. ¿Para qué más?

También te podría gustar...