CF Reus Deportiu: ¿Sabemos de dónde venimos?

El revuelo se ha instalado en las últimas semanas en la ciudad de Reus, y gran parte de la culpa recae donde acostumbra, sobre todo cuando las cosas van bien: En la directiva.
Después de todo el Caso Rubén, cuyo capítulo final ha levantado recelos entre la afición por la forma en la que el club ha pedido disculpas, ha llegado el momento más tenso, seguramente, entre simpatizantes, socios y abonados del CF Reus Deportiu con su máximo accionista.

Y la razón ha sido la especulación con el posible cambio de nombre de la entidad, de CF Reus Deportiu, a CF Reus.

Si bien es cierto que la junta nunca ha dado señales directas de eliminar el emblemático “Deportiu” del nombre, lo que sí que es verdad es que ha desaparecido por completo tanto de la página de Facebook, como de la de Twitter, así como en el nuevo escudo del club, del que hablaremos más adelante.
El apellido “Deportiu”, es originario del nacimiento del club, el 23 de noviembre de 1909. Aquella entidad, poco a poco fue haciéndose grande y polideportiva, teniendo representación en una cantidad de deportes poco habitual: Fútbol, hockey sobre patines, patinaje artístico, baloncesto, balonmano, tenis, natación o incluso ajedrez. En 1951, debido a serios problemas económicos, la sección de balompié y el resto de la institución decidieron tomar caminos separados, y el Reus Deportiu de fútbol, pasó a denominarse CF Reus Deportiu, para diferenciarse del resto, manteniendo, eso sí, la solera del apellido (actualmente, el término Deportiu es un arcaísmo en lengua catalana).

Así, podemos decir que el nombre del actual equipo de fútbol tiene más de un siglo de vida.

Muchas han sido las voces contrarias a esta especulación, y más de un grupo ha levantado la voz para protestar por este hecho, que felizmente parece que no se va a consumar. Peticiones por redes sociales, cánticos de los grupos de animación y hasta un comunicado, emitido por el grupo Troopers Reus, han sido muestras vehementes de que este cambio, hecho a dedo, no iba a ser aceptado fácilmente por la afición rojinegra:

carta_troopers

Comunicado de los Troopers Reus en contra de los cambios implantados por el máximo accionista de la entidad, Joan Oliver. Foto vía www.facebook.com/troopersreus

 

Y fue ayer mismo cuando el propio máximo accionista del club, Joan Oliver, tuvo que salir al paso negando la mayor… Pero amparando cambios en otro de los emblemas del club. Su escudo.
El escudo del Reus siempre ha sido una llama (“la flama” de la que habla el himno del centenario), con una rosa de Reus en la parte superior izquierda, una senyera en la parte superior derecha, los colores rojinegros en la parte inferior y la inscripción C.F.R.D. en el centro, siglas del club. El hecho de cambiar las siglas por CF Reus, ha encendido a más de uno, y ha hecho sospechar también que, pese a la maniobra tranquilizadora de Joan Oliver, calificando la sustitución de las siglas de la institución por el nombre de la capital del Baix Camp como “marketing de ciudad”, haya escondido un interés de hacer un profundo cambio en la entidad. Para más inri, el nuevo escudo incorpora un balón. Sí, de cuero como los antiguos. El balón que recuerda a otro escudo, el cual todos recordamos y que nos hace pensar en el pasado duopolista del señor máximo accionista.
¿Marketing de ciudad? ¿O lobo con piel de cordero para evitar el desencanto de una afición que ha dado muestras clarísimas de desaprobación?
¿Realmente, sabemos de dónde venimos? ¿O el CF Reus Deportiu se está convirtiendo en la nueva franquicia del fútbol moderno catalán?

Sinceramente, el sueño que vivimos en la ciudad de Gaudí es hermoso. Y muchos, no querríamos despertar. Pero sí que sería de agradecer que en los grandes cambios, al menos, se tuviera en cuenta la voz del socio. Porque los socios, fueron los que decidieron que este club se convirtiera en SAD para poder dar el salto que se ha dado. Porque estos son, al final, los que de verdad, saben de dónde venimos.

Javier Tomás Cortés

Maestro, aficionado del CF Reus Deportiu y apasionado del periodismo deportivo a partes iguales.

También te podría gustar...