Holanda (4) 0 – 0 (3) Costa Rica: El mejor portero de la Liga BBVA no puede con todo

La Copa del Mundo de Brasil debía servir para discernir varias cuestiones futbolísticas, entre las que estaba quién era, en la actualidad, el mejor portero de la Liga BBVA. Además del ausente Willy Caballero, tal galardón se lo disputaban cuatro guardametas presentes en la cita sudamericana: Casillas, Courtois, Bravo y Keylor Navas, que llegaba al Mundial con una selección menor y en el famoso “grupo de la muerte”. Pero, a pesar de los inconvenientes que a priori parecía que iba a encontrarse, el arquero del Levante regresa de Brasil coronado como el mejor portero de la Liga BBVA del momento. Sus cinco partidos disputados, los dos últimos con prórroga y penaltis incluidos lo que suman más de 500 minutos sobre el campo, el hecho de solo haber recibido dos goles y haber llevado a un país como Costa Rica a unos históricos cuartos de final son crédito suficiente para alzarse con el título. Eso sí, ayer, tras rechazar las claras pero intermitentes ocasiones holandesas durante los 120 minutos que duró el encuentro, la tanda de penaltis acabó con Navas, que no pudo obrar de nuevo el milagro (ya paró un lanzamiento a los griegos en la anterior ronda) ante los disparos de cuatro especialistas como Van Persie, Robben, Sneijder y Kuijt. De forma global, Costa Rica se lleva de Brasil los elogios por su histórica participación, y de forma individual, Navas es proclamado mejor portero en la actualidad de la Liga BBVA. Enhorabuena.

Y eso que el guardameta del Levante no tuvo que intervenir mucho durante los primeros 45 minutos donde los holandeses solo dispusieron de tres oportunidades, todas ellas bien rechazadas por Navas. La primera llegó en el 21’ cuando, en una contra, Van Persie se presentaba solo ante el levantinista pero éste lograba desviar el disparo del delantero del Arsenal, bastante fallón durante todo el encuentro. La siguiente vez que las cámaras enfocaron a Navas fue tras una pérdida de balón de su compañero Ruíz en el medio campo que finalizó con un tiro de Memphis Depay bien rechazado por el arquero con los pies. Hasta ese momento, los delanteros naranjas no habían dado el suficiente trabajo a Navas para que éste tuviera que echar mano de todo su arsenal de paradas. Lo que sí sucedió a falta de siete minutos para el descanso tras un golpe franco magistralmente lanzado por Sneijder. El vuelo de Navas, junto a su parada, es de cuadro para tener en la entrada de casa. Así se llegaba al medio tiempo de un partido sin ritmo debido, sobre todo, al sistema ultradefensivo utilizado por los centroamericanos, que jugaban con un 5-4-1 acumulando mucha gente cerca de su área, y también a la falta de jugadores holandeses con creatividad en el medio campo que presentaba el 3-4-3 con el que jugaban los de Van Gaal. Solo Sneijder, aprovechando el bajo ritmo del encuentro, demostraba la calidad que atesora en sus botas con grandes pases, así como con la ocasión anteriormente citada.

Y en la reanudación iba a continuar siendo el pequeño mediapunta holandés, ayudado por un inquieto Robben, el que llevara el peligro a las cercanías del arquero levantinista. Aunque ninguno de los dos iba a ser protagonista de la ocasión más claras de los europeos en esta segunda parte. Lo más cerca que estuvo Sneijder del gol fue en el minuto 82 en un disparo que rechazó el palo tras un libre directo. Comenzaba tras este lanzamiento el acoso y derribo holandés sobre el área de Navas. Así, un minuto después era Van Persie el que se encontraba con el portero levantinista que rechazaba un disparo a quemarropa del delantero. Pero la más clara de los de Van Gaal iba a llegar unos minutos más tarde, ya en el tiempo de descuento. Tras el lanzamiento de un córner, un mal despeje bajo palos del costarricense Tejera iba a ser escupido por el larguero para así cumplir con la norma de que siempre haya una prórroga en los cuartos de final de un Mundial, hecho que se repite ininterrumpidamente desde 1986.

Pero ese acoso y derribo europeo no se iba a detener tras el parón. En los primeros minutos del tiempo extra los de Van Gaal iban a encerrar a los costarricenses en su propia área disponiendo de tres saques de esquina, los cuales no sacaron provecho. Parecía que Costa Rica se sentía cómoda en esta situación, jugándose sus posibilidades a la contra o a unos hipotéticos penaltis, mientras que a los holandeses cada minuto de la prórroga que pasaba les hacía aumentar la ansiedad. Era tal la que había en el banquillo de Van Gaal que éste introdujo, en el descanso, a Huntelaar para terminar jugando con un 4-2-3-1 con el delantero del Schalke 04 como mediapunta. Holanda disponía de todo su artillería sobre el campo en busca de un gol que evitara el sufrimiento de la tanda de penaltis. Pero también el banquillo centroamericano había hecho modificaciones técnicas en este parón, adelantando su línea defensiva unos metros para presionar más arriba a los holandeses e impedir que éstos llegaran tan fácilmente al área de Navas.

La consecuencia de este cambio fue que los costarricenses dispusieron, por primera en el partido desde el minuto 33,  de una ocasión clara para perforar la portería rival. Ocurrió a falta de tres minutos para el final y su protagonista fue el ariete Ureña que, tras una buena conducción, se quedó solo delante del guardameta holandés, quien pudo despejar en su disparo. Esta acción reactivó a los europeos que también dispusieron de su ocasión para llevarse el partido un minuto después. Ésta llegó, cómo no, en las botas de Sneijder que se volvió a encontrar con el palo como ya le había sucedido en la segunda parte. Y cuando parecía que nada más nos podía dejar este tiempo extra, sucedió algo que, personalmente, no había visto antes en un terreno de juego. Van Gaal gastaba su último cambio sustituyendo al portero Cillesen por Krull, un relevo pensando en la tanda de penaltis donde se iba a decidir el ganador. Y en esa situación, el recién entrado acertó los lanzamientos de Ruíz y de Umaña, llevando a Holanda a semifinales. Allí se encuentran las dos selecciones europeas que más puntos lograron en sus grupos de clasificación, el campeón de la fase sudamericana y el anfitrión. Casi nada. Mientras estos se disputen una plaza para la final, los jugadores de Costa Rica volverán a su país convertidos en héroes nacionales, entre ellos, el que ahora mismo es el mejor portero de la Liga BBVA. Enhorabuena.

Ficha técnica:

Holanda: Cillessen (Krull, 121′); Martins Indi (Huntelaar, 105′), Vlaar, de Vrij; Kuijt, Wijnaldum, Sneijder, Blind; Robben, Van Persie y Depay (Lens, 75′).

Costa Rica: Navas, Gamboa (Miller, 77′), Acosta, González, Umaña, Díaz; Campbell (Ureña, 65′), Borges, Tejeda (Cúbero, 96′), Bolaños; Ruíz.

Penaltis: Borges, gol (0-1). Van Persie, gol (1-1). Ruíz, parada (1-1). Robben, gol (2-1). González, gol (2-2). Sneijder, gol (3-2). Bolaños, gol (3-3). Kuijt, gol (4-3). Umaña, parada, (4-3).

Santiago Elgoibar

Periodista alegre e inquieto, aficionado al deporte y al chocolate. La noticia: cortita y al pie.

También te podría gustar...