Holanda 2 – 1 México: Robben fulmina a la «tricolor»

El fútbol muchas veces es una locura, una cuestión de momentos y de situaciones. Eso fue el Holanda – México del Mundial 2014: un partico absolutamente impredecible. La tricolor fue muy superior hasta que se adelantó en el marcador con un gran gol de Giovani dos Santos, la «oranje» necesitó ver las orejas al lobo para reaccionar y sacar todo su fútbol. El final del encuentro fue cruel con México y emocionante para Holanda, no apto para cardiacos con un Robben magistral. Los neerlandeses volviero a remontar, y ya van tres veces en este Mundial.

El combinado dirigido por Louis Van Gaal tardó mucho en cogerle el pulso al partido. Los primeros 45 minutos solo tuvieron un color: el verde de los aztecas. México fue mucho mejor durante el primer acto; los de Miguel Herrera atacaron, combinaron, llegaron y tiraron. Cillesen tuvo trabajo ante los Giovani dos Santos, Peralta, Guardado Héctor Herrera o Salcido. Hubo un tiempo que era inimaginable una Holanda que no tuviese el balón ni el ansia de dominar el partido, uno de los países cuna del fútbol combinativo ve ahora a una selección que cede terreno a su oponente, que espera atrás y busca la velocidad de sus hombres de ataque para salir al contragolpe. El planteamiento de Van Gaal parecía querer ser el mismo que tan bien le salió ante España, pero el resultado estaba siendo un encuentro en el que lo raro era que México no marcase. Todo el fútbol holandés se limitaba a robar y salir.

Precisamente, en una de esas arrancadas llegó la primera jugada del encuentro. Internada de Robben en el área y derribo de Rafa Márquez que el portugués Pedro Proença no castigó con penalti. Las repeticiones quitaron la razón al luso. La primera mitad se terminó con una mala noticia para el Espanyol: la lesión de Héctor Moreno. El central perico se fracturó la tibia y no pudo continuar el duelo.

 

Segunda mitad de infarto, tiempo muerto determinante

El segundo tiempo empezó como termino el primero, con dominio mexicano. Esta vez, el conjunto dirigido por el pasional Miguel Herrera si vio recompensado su fútbol con un gol; lo marcó el delantero del Villarreal Giovani dos Santos, que envío un fusil ajustado al palo desde fuera del área que hizo inútil la estirada de Cillesen. Los mexicanos hacían justicia y se adelantaban, viendo más cerca su pase a cuartos del final. Hubiera sido la primera vez en la historia que la tricolor accediese a esta ronda lejos de su país (solo accedió a cuartos en los dos Mundiales organizados en México en 1970 y 1986, en el resto de Copas de Mundo su techo estaba y seguirá en octavos de final).

Pero el gol pareció el impulso que necesitaba Holanda para reaccionar y hacer lo que se espera de una selección de su nivel. Robben y Sneijder aparecieron y las ocasines tulipanes llegaron. En ese momento, hubo una figura que destacó por encima de cualquier otra: la de Ochoa. El guardameta mexicano estuvo impresionante, parando lo imposible y librando a su selección de encajar varios goles. De Vrij tuvo una de las oportunidades más claras en boca de gol, el meta del Ajaccio (que termina contrato este mes de junio) salvó a México con la cara cuando el tanto parecía inevitable.

Los mexicanos cometieron el terrible error de dar espacios a Robben. El jugador del Bayern comenzó a entrar por banda y los defensores verdes no podían con él. Con Ochoa dando una auténtica exhibición de reflejos bajo palos, llegó uno de los momentos clave: primer tiempo muerto del Mundial. El asfixiante calor obligó a Pedro Proença a parar para tonificarse, Van Gaal cambió el esquema, dio entrada a Huntelaar por Van Persie y el encuentro cambió radicalmente. Le sentó bien el parón a Holanda, que empató a tres minutos del final con un gran disparo de Sneijder aprovechando un rechace en un córner. El 1 – 1 campaba en el marcador y parecía que la prórroga decidiría el pase, pero entonces volvió a aparecer Robben. Internada por banda derecha y caída en el área, mucho más dudosa que en la primera parte, aunque en esta ocasión el colegiado no pareció dudar: penalti.

En el tiempo de descuento, Pedro Proença dio a Holanda una pena máxima que Huntelaar, que disputaba sus primeros minutos del Mundial, no desaprovechó. Engañó a Ochoa, que se hizo mortal en los minutos finales, y clasificó a Holanda para cuartos de final. Alegría en la tulipán y lágrimas de rabia en México, que perdió su pase en un final de auténtico infarto. Porque el fútbol a veces es así: una locura impredecible.

 

Ficha técnica:

Holanda: Cillesen; Verhaegh (Depay min 59), De Vrij, Vlaar, Blind; Wijnaldum, Sneijder, De Jong (Martins Indi min 8); Kuyt, Robben y Van Persie (Huntelaar min 79).

México: Ochoa; Aguilar, «Maza» Rodríguez, Márquez, Héctor Moreno (Diego Reyes min 49), Layún; Salcido, Héctor Herrera, Guardado; Giovani dos Santos (Aquino min 64) y Peralta («Chicharito» Hernández min 78).

Goles: 0 -1 min 48 Giovani dos Santos. 1 -1 min 87 Sneijder. 2-1 min 93 Huntelaar (p).

Árbitro: Pedro Proença (Portugal). Amonestaciones a Aguilar, Márquez y Guardado.

Miguel Piñeiro

Adicto al fútbol en sus tres estados: verlo, jugarlo y contarlo. Deporte y periodismo, mezclados pero no agitados.

También te podría gustar...