Alemania 1 – 0 Argentina: generación coronada

Alemania es el mejor equipo del Mundo. La Mannschaft se ha coronado esta noche en Maracaná venciendo por la mínima a Argentina durante la prórroga. La generación del fútbol total germano ha logrado bordar la cuarta estrella sobre su pecho sin olvidar, pese al aseado juego asociativo, la mística de hierro que ya hizo grandes a los teutones décadas atrás.

Sudor y sangre necesitó el equipo de Löw para tumbar a una Argentina con corazón y un trabajo táctico impoluto. Los primeros pasos del primer tiempo ya aclararon que la Final del Mundial no iba a ser un paseo para nadie. Alemania tomó el control del juego pero se vio aturdida por la lesión de Khedira antes de empezar el choque, sustituido por Kramer. Posición maldita, ya que el mediocentro del Mönchengladbach abandonó el partido en el 32 tras recibir un fuerte golpe.

Argentina no necesitó la bola para aterrar a la zaga blanca. Higuaín recibió una errónea cesión atrás de Kroos en el minuto 20, pero falló el cantado mano a mano. Hasta el Cristo Redentor se llevó las manos a la cabeza desde su privilegiada localidad en el Cerro del Corcovado. Los germanos asumieron una posesión laxa que solo encontró fulgor a través del juego de Müller al costado o las llegadas al borde de Kroos, menos trepidante que en choques anteriores.

Antes del descanso, Higuaín entró en estado de euforia con un gol que le resarcía de su error anterior, pero el linier había levantado la bandera. Era fuera de juego y el Pipa se dio cuenta tarde. Pese al cierto letargo alemán, Höwedes envió un cabezazo al palo segundos antes del final del primer tiempo, aprovechando un quirúrgico centro de Kroos desde el saque de esquina.

Apareció Messi en los primeros instantes del segundo periodo, durante los cuales Argentina demostró ser esa «jauría de lobos» de la que hablaba Schweinsteiger en la previa. El empuje se agotó y Leo, también. Boateng, soberbio, y Hummels aguantaron el juego al espacio de una albiceleste que introdujo a Agüero por Lavezzi para intentar explotar las debilidades de Alemania entre líneas.

El fútbol ganó crudeza con el paso de los minutos y se convirtió en una lucha en el medio, con figuras indestructibles: Mascherano en el combinado de Sabella y Lahm o Schweinsteiger en el de Löw. Algunos fogonazos de Özil y la verticalidad de Schürrle estuvieron cerca de romper el 0-0. Al lado contrario, Higuaín volvió a toparse con Neuer en una jugada en la que el portero sacó a relucir sus cualidades de líbero y despejó la bola con un contundente puñetazo. Rizzoli vio una imposible falta del punta argentino.

A dos minutos del 90 se retiró del verde Klose, cerrando su último Mundial como máximo goleador de las Copas del Mundo. Dio el testigo a Götze con especial brío, casi como premonición de lo que iba a ocurrir.

El 0-0 forzó la octava prórroga del Mundial. El desgaste desembocó en varios lances en los que Rizzoli perdonó tarjetas, como la segunda amarilla a Agüero tras un golpe que dejó a Schweinsteiger sangrando sobre el césped, símbolo perfecto del nivel de sacrificio que alcanzó el 7 germano en el encuentro.

Fue Götze, ese verso suelto a veces apático, el que colocó su nombre en la historia aprovechando un centro de Schürrle desde la izquierda en el 113. Mario controló con el pecho y batió a Romero dentro del área con toda la clase que sus botas atesoran. 1-0 y éxtasis teutón.

Argentina murió arriba. Alemania aguantó con todo durante los últimos segundos, gracias en parte a un Neuer gigante por alto. El pitido final desató la locura en una Mannschaft que corona con justicia a una generación de fútbol de clase: Lahm, Kroos, Özil, Götze, Schweinsteiger, Müller, etc. Jugones clave de una edad de oro alemana que saborea la gloria tras caer en la Final y la Semifinal de las dos últimas eurocopas y perder en las semis de Sudáfrica 2010. El rodillo alemán ganó con su nuevo estilo, pero sin olvidar el espíritu de siempre.

Ficha técnica:

Alemania: Manuel Neuer, Phillip Lahm, Jerome Boateng, Matts Hummels, Benedikt Howedes, Mesut Ozil (Per Mertesacker, 120), Christoph Kramer (Andre Schurrle, 31), Bastian Schweinsteiger, Thomas Muller, Toni Kroos y Miroslav Klose (Mario Gotze, 88).

Argentina: Sergio Romero, Marcos Rojo, Ezequiel Garay, Martín Demichelis, Pablo Zavaleta, Enzo Pérez (Fernando Gago, 86), Ezequiel Lavezzi (Sergio Agüero, 46), Javier Mascherano, Lucas Biglia, Lionel Messi y Gonzalo Higuaín (Rodrigo Palacio, 77).

Goles: 1-0: Mario Götze (113´)

Andrés Porcel

Profesional de la comunicación. Es de los optimistas que piensan que otro periodismo deportivo es posible. Su primera camiseta de fútbol fue la del Bayern. Ha visto ascender al Granada desde Tercera a Primera. La Bundesliga es su modelo.

También te podría gustar...