Villarreal CF 1 – 0 SSC Napoli: Denis Suárez marca la diferencia

A falta de diez minutos para el final, Castillejo, en una fantástica internada, era derribado por el mediocentro visitante Valdiflori. El colegiado holandés no vaciló y señaló la infracción. Una acción defensiva como cualquier otra acabó decantando el encuentro gracias a una genialidad de Denis Suárez, que ante el asombro de la parroquia amarilla, disparó un libre directo que tenía el nombre de Bruno. Tan desconcertado como el respetable quedó Pepe Reina, que no pudo hacer otra cosa que contemplar como el exquisito lanzamiento de su compatriota acababa en el fondo de la red.

El Villarreal y el Nápoles se enfrentaban en el que prometía ser uno de los encuentros de la jornada de dieciseisavos de final de Europa League. El Villarreal salía con todo. Marcelino dispuso de todo su arsenal sobre el terreno de juego –Bruno, que arrastraba molestias, incluido- con la firme intención de doblegar a su oponente, un combinado que hasta hace una semana lideraba la Serie A.

El técnico del Nápoles, Maurizio Sarri, en cambio, se guardó algunas balas en la recámara. Gonzalo Higuaín, Lorenzo Insigne y Raúl Albiol, habituales en el once del conjunto italiano, aguardaban en el banquillo. A pesar de ello, la alineación de los visitantes no era desmerecedora. Hamsik, Callejón, Mertens y compañía venían con ganas de demostrar en Europa que lo que pasa en Italia no se queda únicamente en el país transalpino.

Con los protagonistas sobre el césped y el esférico en el centro del campo, echó a rodar el partido y con él, la fase del KO de la competición europea para ambos combinados, que depositan grandes esperanzas de sus posibilidades en la misma. El Villarreal cuajó un gran arranque y pudo adelantarse en el electrónico durante los primeros minutos en varias ocasiones. La más destacada la tuvo en sus botas Roberto Soldado, que estrelló el balón en las manoplas de Reina, que tapó con solvencia.  El Nápoles no se durmió y buscó disputarle de tú a tú el cuero a los amarillos. El enfrentamiento se convirtió en una batalla campal, cuyo objetivo era hacerse con el esférico a toda costa. Ambos equipos apretaban en la presión a su rival, lo que provocó que se produjeran imprecisiones constantes.

El encuentro se marchó al intermedio con empate y la sensación de que el equilibrio y el respeto mutuo exhibido por parte de ambas escuadras podía romperse en la segunda mitad. Y así fue. A medida que avanzaban los minutos, el Villarreal, en su condición de local, adelantó líneas y buscó decididamente un tanto que les permitiera afrontar el encuentro de vuelta con algo de comodidad. El Nápoles juntó mucho las líneas y buscaba robar rápidamente para salir en tromba, aprovechando la velocidad de sus hombres de arriba.

Transcurrido el ecuador de la segunda mitad, tanto Marcelino García Toral como Maurizio Sarri movieron el banquillo. El español hizo su segundo cambio –Jonathan tuvo que abandonar el campo por problemas físicos en el primer periodo- e introdujo a Cédric Bakambu, en busca de piernas frescas y la punta de velocidad que ofrece el franco-congoleño. El técnico italiano buscaba gol y con una ojeada al banquillo le bastó para saber que tenía lo que buscaba, allí estaba el Pipita Higuaín.

Con ambos artilleros sobre el césped el guion continuó de la misma forma: el Villarreal buscaba generar peligro acumulando muchos hombres en campo contrario y los azurri  se encomendaban a las galopadas de Hamsik, Mertens, Higuaín y el recién incorporado al terreno de juego Insigne. Entre tanto tira y afloja, Denis acomodó el balón y, cuando parecía que Bruno iba apretar el gatillo, el mago gallego se sacó de la chistera un fantástico lanzamiento, que, como en los buenos finales, acabó dentro.

Ficha técnica:

Villarreal CF: Areola; Mario, Musacchio, Víctor Ruiz, Jaume Costa; Jonathan dos Santos (Samu Castillejo, m. 35), Trigueros (Pina, m. 73), Bruno, Denis Suárez; Leo Baptistao (Bakambu, m. 60) y Soldado.

SSC Napoli: Reina; Hysaj, Chiriches, Koulibaly, Strinic; Hamsik, Valdifiori, David López (Allan, m. 82); Callejón (Insigne, m. 72), Gabbiadini (Higuaín, m. 67) y Mertens.

Goles: 1-0. Min. 81: Denis Suárez.

Árbitro: Bas Nijhuis (Holanda). Amarilla a los locales Musacchio (m. 86) y Soldado (m. 90); así como a los visitantes Valdifiori (m. 37), Callejón (m. 67) e Insigne (m. 90).

Estadio: El Madrigal.

Javier Ayuso

Periodismo en UJI. información y Opinión. Aficionado del Villarreal CF. 1995.

También te podría gustar...