Luces y sombras en la primera vuelta amarilla

No ha terminado la primera vuelta del campeonato liguero de la mejor manera para el Villarreal, que el sábado además de perder el derbi ante el Valencia, ofreció su peor cara de la temporada. Lo que a finales de 2016 era una temporada ilusionante, éste arranque de 2017, donde el Villarreal aún no conoce la victoria, se ha encargado de rebajar la euforia.

La eliminación copera ante la Real y los dos puntos en tres jornadas en el nuevo año han sumido al equipo en una pequeña crisis. Y es que ésta ha sido la tónica amarilla durante toda la temporada, la irregularidad. La temporada comenzó torcida con la salida de Marcelino, la grave lesión de Soldado y la eliminación en previa de Champions. Pese a ello el equipo levantó la cabeza y se mantuvo nueve jornadas invicto, lo que le aupó a las posiciones Champions con un Sansone estelar. Bien es cierto que en Europa League, en un grupo asequible, le estaba costando ganar partidos.

Tras esa primera derrota, llegó la primer mini crisis con dos derrotas y un empate de forma consecutiva ante Athletic, Alavés y Leganés, que el equipo cerró de forma drástica con la goleada ante el Atlético de Madrid en el mejor partido de la temporada. Y es que esa ha sido una de las constantes del Villarreal en la primera vuelta, dar la mejor imagen ante los grandes y relajarse ante equipos de zona media-baja. El equipo de Escribá no ha perdido contra ninguno de los cinco equipos que le preceden en la tabla con tres empates ante los tres primeros clasificados y victorias ante Atleti y Real Sociedad, pero sí se ha dejado puntos ante dos de los recién ascendidos. Parece evidente que los jugadores se motivan en los grandes días, excepción hecha del derbi.

El Villarreal también se ha visto azotado por las bajas. A la mencionada de Soldado, se le han unido Cheryshev y Bakambu que aún no han podido rendir como se esperaba de ellos y, en menor medida, Musacchio, imperial siempre que está sano. Los fichajes tampoco han acabado de cuajar, no se puede hablar de fracaso, salvo el caso de N’Diaye, pero se esperaba más de Álvaro, Soriano, Sansone, Pato, Jose Ángel, Barbosa y el mencionado Cheryshev. Su rendimiento está lejos del que dieron Denís Suárez, Bailly o Areola, grandes bajas del Submarino el pasado verano.

La gran noticia está en el extraordinario rendimiento de Manu Trigueros, asentado ya en la élite como uno de los mejores mediocampistas de la Liga, la solvencia de Víctor Ruiz y en las renovaciones de Mario, Asenjo y Jaume Costa, pilares del equipo.

Mirando los número fríamente la temporada no es mala, pues el equipo está en zona europea, a tan sólo cuatro puntos de la Champions y clasificado para las eliminatorias de Europa League donde espera un bonito duelo ante la Roma, sin embargo las sensaciones no son nada positivas. Para la segunda vuelta, se esperan los regresos de los lesionados y que los fichajes suban el nivel, para que el renombrado Estadio de la Cerámica puede volver a vibrar con los suyos.

Juanvi Safont

Apasionado del fútbol. Pensando en amarillo. Yo ví el gol de Arruabarrena al Inter. Profesional football Scout at Pyramids FC y antes en Karpaty Lviv.

También te podría gustar...