Valladolid: Los jugones al rescate

Víctor Pérez y Óscar. 12 y 16 partidos jugados esta temporada. 25 y 30 disputaron la pasada campaña. Ambos futbolistas se convirtieron en imprescindibles para Djukic. Parece ser que Juan Ignacio, una vez recuperados de sus lesiones, apuesta por esta pareja para jugarse el tramo liguero más importante para el Pucela. En los dos últimos encuentros, coincidieron en el campo.

Sorprende, sobre todo, la vuelta al once inicial de Víctor Pérez. Pasó por problemas físicos en el inicio de la temporada. Sin la confianza de JIM tras recuperarse, volvió a lesionarse con operación incluida. Problemas deportivos aparte, Víctor no ha renovado. Acaba contrato en junio y quizás por ahí vayan los tiros. Quizás no era decisión exclusiva del técnico ver a Pérez fuera de la convocatoria, como pasara, por ejemplo, en la trascendental visita del Valladolid a Málaga.

De lo que sí tenía culpa el entrenador era de ubicar a Víctor Pérez en el interior derecho. La mayor parte de veces que entró al campo lo hizo escorado a la banda. Parece claro, treinta jornadas después, que este jugador tiene que jugar en el medio. Así lo hizo con Álvaro Rubio el año pasado, siendo pieza clave en el esquema de Djukic. Gran parte de Liga, Fausto Rossi ha ocupado esa posición. O Sastre.

“Ya verás cuando vuelvan Óscar y Víctor”

Esta frase casi se convierte en eslogan de la afición y el periodismo local. Tras el titubeante inicio y los malos resultados posteriores, poco faltó para convertirse en hashtag del seguidor de la actualidad blanquivioleta. En todas las tertulias de radio o del bar se escuchaba este alegato para justificar la desastrosa campaña del Valladolid. Y no faltaba razón. Todos habíamos visto jugar de maravilla a estos dos jugadores. Daba gusto ver cómo el Pucela sacaba la pelota desde atrás gracias a Álvaro Rubio y la posterior conexión entre Víctor y Óscar con las bandas y la delantera.

El caso de Óscar González es diferente. Nada institucional. La perla de la cantera, el futbolista adorado por la afición ha sufrido innumerables lesiones esta temporada. Perderse dos o tres partidos y reaparecer con pinzas para recaer. Esa ha sido la tónica del salmantino hasta mediados de marzo. El mediapunta es el alma del equipo. Máximo goleador pucelano la pasada temporada, la salvación pasa por las mágicas botas de Óscar.

Parece que con el regreso de estos dos jugones se dan dos de las premisas indispensables que el Valladolid necesita para agarrarse a la Liga. Las cartas que la afición pedía ya están sobre el tapete. Ahora, Juan Ignacio Martínez tiene que darlo continuidad. Siete finales para acabar la temporada. Con Óscar y Víctor parece más fácil, con todos los respetos para Fausto Rossi, el perjudicado de todo esto. Parece que Manucho salta a la palestra. Jugar con dos delanteros también es una opción. El caso es que, casualidad o no, el entrenador ha recuperado a varios jugadores en el momento perfecto.

Samuel Rodríguez

Plumilla pucelano, concretamente de la noble villa de Olmedo. Director de losotros18.com

También te podría gustar...