Un Real Valladolid de cantera

Calero, Toni y Anuar celebran el ascenso a Primera

De cantera. No de cartera. Al menos por ahora. Dentro de este aluvión de noticias producido por la llegada de Ronaldo Nazario a la presidencia del Real Valladolid, hay otro foco de atención que quizás brille menos en las primeras páginas, pero que ha tenido la importancia necesaria dentro del aspecto más deportivo para que el conjunto blanquivioleta goce de una salud extraordinaria en casi todas sus parcelas.

Y es que el Pucela está de moda. No cabe duda. Antes de que alguien se atreva a acuñar la expresión “un Valladolid de cartera”, hay un término que ponderaría por encima de cualquier otro. Cantera. La impronta de Toni Villa, Fernando Calero y Anuar Mohamed Tuhami en el primer equipo produce unas sensaciones de orgullo, optimismo e ilusión a la afición. Sentimientos aparte, tras la disputa de tres jornadas en la máxima categoría, este trío ha dado un paso adelante en prestaciones. Asentados en Primera, salvo Toni, que fue sustituido en la postrimería de los tres primeros partidos, han disputado todos los minutos hasta la fecha, convirtiéndose así en pilares fundamentales del equipo de Sergio González.

Estadísticas extraídas de realvalladolid.es

Estadísticas extraídas de realvalladolid.es

 

La generación del ’95

Este trío de canteranos, además de cientos de aventuras en categorías inferiores, en la Residencia de Jugadores y en su tiempo libre, comparte año de nacimiento. 1995. Una quinta que ya se ha grabado a fuego en la memoria del aficionado de la capital castellana. Hace no tanto tiempo era impensable que tres jugadores formados en los Anexos al José Zorrilla dieran un puñetazo encima de la mesa que se escuchase en Murcia (Toni) o en Ceuta (Anuar), por citar los lugares de nacimiento de nuestros protagonistas. La hipérbole con Boecillo (Calero) no tendría tanto sentido porque -por contextualizar al lector- es un municipio vallisoletano situado a 15 kilómetros de Pucela.

Anuar, Toni y Calero, en la Residencia de Jugadores | Foto vía realvalladolid.es

Anuar, Toni y Calero, en la Residencia de Jugadores | Foto vía realvalladolid.es

Coincidió que Toni, Calero y Anuar se juntaron de nuevo al comienzo de la temporada pasada. Con Luis César Sampedro en los banquillos, Toni regresó de su periplo triunfal en la Cultural, Calero ya lo había hecho de tierras malagueñas y Anuar se había ganado ficha con el primer equipo. Olvidando inicios y mitad de campaña 2017/18, Sergio dio con la tecla, y eso también incluye el confiar en tres jóvenes futbolistas sin experiencia en la categoría de plata. El Real Valladolid ascendió a Primera y en este periplo por la máxima categoría, la consigna del técnico es la misma: apuesta por la cantera.

Un central, un medio versátil y un creativo en banda

Entre tanta coincidencia, sí hay algo que ‘separa’ a nuestro Nirvana particular. Su posición en el campo. Bendita diferencia. “Y ahora tenemos un canterano titular en cada línea“, me apuntaba un añejo abonado del Pucela en nuestras particulares conversaciones en el Fondo Sur del Nuevo José Zorrilla. Efectivamente. Un defensa, un medio y un atacante.

Fernando Calero (Boecillo, 14-09-1995) se ha convertido en el jefe de la defensa del Real Valladolid. Con permiso de Kiko Olivas, la irrupción del central vallisoletano en Primera es de lo más destacado entre medios de comunicación y analistas. A los más cercanos no les sorprenderá porque ya saben de las aptitudes y prestaciones deportivas del zaguero, pero sí llama la atención la facilidad con la que se ha adaptado a LaLiga y el carácter que transmite a sus 23 años recién cumplidos.

 

Foto vía realvalladolid.es

Calero recibe el premio al jugador del mes de agosto | Foto vía realvalladolid.es

183 centímetros de altura muy bien utilizados. Calero es un central rápido, con salida de balón, corta cuando es necesario y en escasas ocasiones pierde su sitio. También se ha destapado como posible rematador en jugadas de ataque a balón parado. Defensa muy completo que explota bien sus virtudes y esconde sus pocos defectos. Producto de los Anexos, renovó con el club de su vida hasta junio de 2022. Su gran inicio liguero le ha valido para recibir el premio al jugador del mes de agosto para los aficionados del Real Valladolid.

El firmante del artículo comprueba –en un reportaje de Arturo Posada para El Norte de Castilla- que de pequeño, Anuar Tuhami (Ceuta, 15-01-1995) quería ser delantero. Su referente era Ronaldo Nazario. Ahora lo tiene como presidente de la entidad que le ha visto crecer y formarse como centrocampista. Cambió los goles por la creación y la destrucción de juego, ya que nuestro humilde protagonista, el quinto de siete hermanos que emigró con 13 años de Ceuta a la Residencia de Jugadores del Real Valladolid, es un ‘todocampista’ que destaca por su recorrido y por su incansable trabajo en el césped, tanto en transiciones defensivas como conduciendo el balón o encontrando al compañero más liberado.

Anuar, a diferencia de Calero y Toni, no ha pasado por otros clubes para completar su formación. Es producto 100% albivioleta desde los 13 a los actuales 23 años. Como anécdota, fue uno de los ‘recogepelotas’ en el ascenso del 2012 y uno de los actores principales del último salto de categoría en junio de 2018. Acumula, hasta que dio el salto al primer equipo, casi una centena de partidos con el Real Valladolid Promesas, 96 en concreto. Acaba compromiso en 2020. Esta temporada, 270 minutos jugados de 270 posibles, un referente en el centro del campo de Sergio junto a su nuevo compañero Rubén Alcaraz. 

Ronaldo, junto a Sergio y Carlos Suárez, se presenta en el vestuario ante la mirada de Moi, Toni, Anuar, Calero y Borja | Foto vía goal.com

Ronaldo, Sergio y Carlos Suárez, en el vestuario ante la mirada de Moi, Toni, Anuar, Calero y Borja | Foto vía goal.com

 Antonio Laureano Villa ‘Toni’ (Murcia, 07-01-1995) es la perla de la cantera a nivel ofensivo. Llegó para quedarse el verano pasado y después de un inicio algo dubitativo, la llegada de Sergio le otorgó la confianza suficiente para convertirse en uno de los héroes de la progresión blanquivioleta desde abril hasta junio y del ascenso. Pequeño y hábil extremo, le gusta partir desde la izquierda a pesar de dominar la pierna derecha. Con desborde y amplia visión de juego, también puede actuar en otras posiciones de ataque. Durante el inicio de temporada se ha descubierto la faceta del Toni más trabajador cuando el equipo no tiene el balón, tanto en Montilivi como en casa contra el Barça o en el Coliseum, aunque en ningún caso ha renunciado a aportar su creatividad ofensiva.

Junto a sus dos compañeros de aventuras, Toni es otro de los jugadores más revalorizados en el arranque de curso. La calidad no entiende de categorías. De hecho, parece que las prestaciones del murciano se explotan mejor en Primera. Ideal para una afición que ha mostrado su especial cariñor por este futbolista. En este caso, su contrato finaliza en junio de 2021.

Nunca olvidarán Montilivi

El 17 de agosto de 2018 será una fecha que ninguno olvidará. Debut en Primera División para Calero, Anuar y Toni, y también para otros cinco jugadores. Montilivi fue testigo del inicio de una carrera en la máxima categoría para estos tres canteranos del Pucela, pioneros de una generación y de un nuevo proyecto que tiene su continuación en otras promesas como el delantero Miguel, el portero Samu Pérez, el central Salisu, el medio Javi Pérez u otros que se foguean en la Segunda B con el filial del Real Valladolid.

El XI del Pucela en su regreso a Primera con los tres canteranos | Foto vía lfp.es

El XI del Pucela en su regreso a Primera con los tres canteranos | Foto vía lfp.es

 

Otra pieza clave en este puzzle de la Fuente de la Juventud es Miguel Ángel Gómez. El director deportivo abandera un área que nunca ha visto como hándicap la edad de las incorporaciones. Cotán el año pasado (otro de la generación del ’95, 22 años), Joaquín (1996, 22 años), Verde (1996, 22 años), Leo Suárez (1996, 22 años) Enes Ünal (1997, 21 años) completan una plantilla -de 24 jugadores- con una edad media de 26,9 años, la 9ª más joven de LaLiga.

Las llegadas de Fede San Emeterio (cedido al Granada) o de José Antonio Caro (prestado al Albacete) son más ejemplos del cambio de rumbo en la política de cantera y fichajes del Real Valladolid, que también cuenta en su plantilla con Moi, lateral izquierdo de 24 años que el 30 de enero reforzó al Promesas y a día de hoy es jugador del primer equipo a todos los efectos. Competirá con Nacho por un puesto en el flanco izquierdo de la defensa.

 

Samuel Rodríguez

Plumilla pucelano, concretamente de la noble villa de Olmedo. Director de losotros18.com

También te podría gustar...