Real Valladolid 1 – 3 RCD Mallorca: La desvergüenza de unos, alegría para otros

El RCD Mallorca jugará la próxima temporada en Segunda División al lograr la victoria por 1-3 en Zorrilla ante un Real Valladolid indigno, que ni quiso ni supo competir en el partido despedida de muchos de sus jugadores. El canterano Brandon fue el artífice del triunfo con dos tantos, que unido a la derrota de la Ponferradina o al empate del Almería, le servía a los baleares para mantenerse en la categoría.

El partido tuvo el guión esperado: un equipo al que le iba la vida en el partido, y otro que bastante tenía con acabar, sea como fuera, la peor temporada de la historia del club. Los de Fernando Vázquez salieron enchufados, espoleados por el más de medio millar de aficionados que dieron colorido a unas gradas vacías, ya que la afición pucelana tuvo que padecer otro dantesco encuentro de los suyos. Ortuño estuvo a punto de hacer el primer tanto en los primeros compases, pero sería el cuadro blanquivioleta el que golpeaba primero. Pase en largo de Nikos a la espalda de la zaga bermellona, y Juan Villar, pichichi blanquivioleta, firmaba el que pudo ser su último tanto en Zorrilla batiendo a Wellenreuther.

Entre tanto Hermoso y Borja chocaban en un balón dividido, recibiendo el gallego la peor parte, siendo objeto de un aparatoso vendaje para ocultar más de una decena de grapas. La sangre que corría por su frente, era la que faltaba a sus compañeros, que inoperantes, andaban por el terreno de juego más pendientes de que se acabase el partido, que de buscar el segundo tanto. Y eso que el Mallorca tras el gol encajado se vino abajo anímicamente, y tardó en reaccionar bastante, concretamente hasta que pasó la media hora de partido. Company asistía a Brandon que desde la frontal batía a un Bruno Varela, que jugó su primer partido de la temporada, y que no tuvo una buena tarde bajo palos.

El canterano del Mallorca conseguiría firmar su doblete particular antes del descanso, tras una pérdida infantil de la zaga local. Brandon era el héroe en Zorrilla, y más viendo como los otros resultados favorecían a los de Fernando Vázquez.

La segunda mitad tuvo el mismo guión que la primera, y para los locales solo sirvió para despedir a su técnico, Alberto López, y  homenajear a sus jugadores que iban dejando el terreno de juego tras ser sustituidos. Primero fue Roger, que volverá al Levante, luego Óscar, que no seguirá tampoco en el club, pese a que aseguró después que a él no le importaría, y por último fue Álvaro Rubio, el gran capitán, que salvo giro radical continuará como buque insignia de un vestuario descompuesto, sin alma, y con jugadores sin vergüenza alguna.

Haciendo el paralelismo con los cuneros que colocan los partidos políticos en sus listas, los cuneros que Braulio Vázquez trajo el pasado verano se marcharán sin pena ni gloria tras no identificarse con un escudo histórico. Una decepcionante temporada que ha colmado la paciencia de una afición que no se merecía este viacrucis al que ha sido sometida.

Volviendo al partido, Pereira lograba después el 1-3 batiendo por bajo al arquero portugués, y llevando la calma al banquillo balear, que ya solo estaba pendiente de los transistores. Con el partido acabado, el RCD Mallorca pudo celebrar sobre el terreno de juego una permanencia sufrida, y que no oculta una temporada que al igual que la de los blanquivioleta, ha sido un continuo devenir de despropósitos.

Ficha técnica:

Real Valladolid (1): Bruno Varela; Chica, Juanpe, Hermoso, Nikos; Borja, Álvaro Rubio (Jose 75′); Juan Villar, Óscar (Alfaro 50′), Del Moral y Roger (Rodri 47′).

RCD Mallorca (3): Wellenreuther; Company, Aveldaño, Yuste, Oriol; Sissoko, Damià Sabater, Lago Junior (Salomao 77′), Pereira (Costas 71′), Brandon y Ortuño (Acuña 81′).

Goles: 1-0 (min.8) Juan Villar. 1-1 (min.31) Brandon. 2-1 (min.45) Brandon. 3-1 (min.62) Pereira.

Árbitro: Piñeiro Crespo (colegio asturiano. Amonestó al local Chica, y a los visitantes Brandon y Company.

Incidencias: Última jornada de Liga disputada en el estadio José Zorrilla ante 5.930 espectadores.

Dani Martin

Periodista. Escribo en blanco y violeta

También te podría gustar...