Real Valladolid 0 – 1 Albacete Balompié: Victoria vital para el Albacete

Dos rachas opuestas se veían las caras en el Zorrilla. Mientras los locales -que ya desaprovecharon una oportunidad de oro para asaltar el ascenso directo la pasada jornada- habían sacado solo la mitad de los puntos de los últimos cuatro partidos, el Albacete llegaba a la capital castellana en la mejor de sus rachas, con toda la artillería preparada para lograr la victoria ante un Valladolid que -aunque mermado por las bajas causadas por los encuentros internacionales- estaba cuajando una temporada casi impecable como local.

La afición pucelana vio cómo el encuentro se le ponía cuesta arriba desde el pitido inicial. Un minuto bastó al conjunto manchego para adelantarse en el marcador; la falta de concentración de los de Rubí, acompañada del acierto de un hiperactivo Samu, terminó con un cómodo pase a la red del murciano Portu, que abría un marcador que no volvería a verse variado.

Como de costumbre, el Albacete se sintió cómodo siendo el poseedor de balón mientras el Valladolid no encontraba la formula para conseguir acercarse a la meta de Dorronsoro. Tanto la medular blanca -dirigida esta vez por Mario Ortiz debido a la lesión de Diego Benito- como sus extremos fueron un incordio constante para una zaga blanquivioleta modificada debido a las bajas. Poco a poco, los locales parecían encontrarse, dando una sensación algo más convincente y con alguna ocasión tímida, que sin embargo terminaría siendo solo un espejismo.

El Valladolid trató de modificar el planteamiento en la segunda mitad plantando una linea de presión mucho más adelantada, tratando de impedir la salida del cuadro de Sampedro pero estos, haciendo gala de su buen trato de balón, consiguieron neutralizarla y salir airosos de los apuros, apagando una vez más a un cuadro local que no opuso mayor resistencia con el paso de los minutos.

Los albaceteños volvieron a gozar de las mejores ocasiones de gol. Tanto Samu como Keko consiguieron desbordar y crear peligro, tanto asistiendo como rematando, pero la falta de acierto de ambos alargó el suspense hasta el final del encuentro. El canterano atlético tuvo en sus botas la más clara de todo el encuentro en el 76′: tras un gran contragolpe protagonizado por Mario Ortiz y Edu Ramos, el madrileño se plantó solo ante un Javi Varas prácticamente vendido, pero el disparo no consiguió ver puerta.

Fue en estos últimos quince minutos, tras perdonar lo imperdonable, cuando se vio a un Albacete algo mermado por un cansancio al que se le sumaron la expulsión más que evitable de Paredes y las molestias en la rodilla de Pulido poco después de que Luis Cesar Sampedro ejecutase de forma casi inexplicable el tercer y último cambio para dar entrada al punta Chumbi. Con diez -prácticamente nueve- jugadores consiguió el Alba finalizar el partido y llevarse tras una resistencia casi numantina los tres puntos.

Tras una semana llena de rumores y posibles marchas, el Alba consigue dar un paso de gigante hacia una salvación que nunca antes había estado tan cercana y es que ya aventajan al primer equipo del descenso en seis puntos. La importancia de esta victoria -que deja muy tocado al Valladolid- es enorme, y es que se ha vuelto a demostrar que este plantel puede estar a la altura de los mejores de la categoría. En la otra cara de la moneda, los pucelanos ven alejarse a un Betis que parece poner sexta hacia el ascenso directo tras la victoria en Huelva. De nuevo, esta Liga Adelante nos ha regalado un partido intenso, disputado y sobre todo más igualado de lo que podíamos esperar por la clasificación.

También te podría gustar...