Más sombras que luces en la primera vuelta del Real Valladolid

El Pucela termina la primera vuelta con un sabor agridulce. Por un lado, la victoria en Mallorca aúpa al equipo de Miguel Ángel Portugal a la mitad de la tabla, pero por el otro, la falta de continuidad en el juego y de contundencia en la mayor parte de partidos hacen que los aficionados del Real Valladolid duden de las posibilidades del equipo que preside Carlos Suárez y que ha formado, según las posibilidades económicas de la entidad, el gallego Braulio Vázquez.

Sin duda que las sensaciones en la jornada 21 son mejores que en los primeros compases de la temporada. Después de caer eliminados en la semifinal de la promoción de ascenso de la campaña anterior por Las Palmas, equipo que acabó subiendo a Primera, el club decidió prescindir de Rubi y que tomase las riendas Gaizka Garitano, quien no cuajó y acabó destituido tras la disputa de la novena jornada. Tras la salida del técnico vasco llegó el burgalés Portugal, que hizo más de psicólogo que de entrenador en sus primeros días, y que con el paso del tiempo ya ha dejado entrever sus intenciones con la plantilla.

Gaizka Garitano deja su sitio a Miguel Ángel Portugal

Tras una más que titubeante puesta en escena en el comienzo de temporada, donde incluso los blanquivioleta cayeron a puestos de descenso, dieron una paupérrima imagen y para más inri sufrieron algunos arbitrajes esperpénticos, el presidente Suárez y el director deportivo Braulio decidieron que la etapa de Garitano en el Valladolid había terminado. El entrenador no convenció ni a propios ni extraños. No supo transmitir lo que quería a los jugadores. Tampoco conectó con una afición que incluso pidió responsabilidades más arriba.

La puntilla fue el partido en Palamós frente al Llagostera, donde un Pucela desidioso cayó por 3-1 y cavó la tumba del preparador vizcaíno, que había logrado todo el prestigio y la fama tras ascender al Eibar de Segunda B a Primera en dos temporadas.

Portugal, en su presentación [Foto vía realvalladolid.es]

Portugal, en su presentación [Foto vía realvalladolid.es]

Llegó Portugal y con él la tranquilidad. Pero aunque después de la tormenta siempre llega la calma, las réplicas suelen volver a aparecer, y con cambio de técnico incluido, quedó claro que esta plantilla del Valladolid no tiene el nivel que un club ascensor necesita. Sólo la igualdad de la Liga Adelante -motivada por el límite salarial y el control económico al que se está sometiendo a los clubes de Segunda- ha hecho que el Pucela se pueda (o quiera) enganchar a los puestos de play-off. La promoción está a 6 puntos. Más lejos está el descenso, 8 por encima. Cabe recordar que el Valladolid es el 13º club más importante de España según la clasificación histórica.

No todo son sombras

A pesar de todo esto, en el seno de la entidad albivioleta hay síntomas para confiar en una posible remontada en la segunda parte liguera. La primera vuelta no ha sido como se esperaba. Todo lo contrario. Revés tras revés, aunque hay tiempo para arreglarlo, margen de mejora y lo más importante, 63 puntos en juego. La premisa, ganar la mayor parte de partidos en el José Zorrilla y dar la imagen de Zaragoza o Lugo a domicilio. Incluso la de Mallorca si al final los tres puntos vuelan hacia la capital castellanoleonesa.

El mercado invernal sigue abierto, y Braulio se encuentra trabajando a pleno rendimiento. Ya llegó Rennella procedente del Betis. El delantero franco-italiano arriba cedido por el Real Betis con opción de compra obligada este próximo mes de junio hasta 2019. Por el bien del Pucela, deberían llega más refuerzos. Tras 21 jornadas, ha quedado claro que los blanquivioleta necesitan apuntalar mínimo la defensa. Los centrales (Samuel, Juanpe y Marcelo Silva) han sido un quebradero de cabeza desde el inicio, al igual que la falta de gol en la posición de ‘9’. Rodri no convence, y Diego Rubio no ha tenido muchas posibilidades, aunque tampoco ha demostrado hechuras de ariete competente.

Por tanto, Rennella dará un soplo de aire fresco (y de gol) a la delantera. Ya podría debutar este domingo frente al Córdoba, que llegará a Valladolid líder, empatado con el Alavés a 39 puntos. También ha sonado el ourensano Borja Fernández para el centro del campo. Ya jugó en Pucela, y ahora está libre porque la competición en la India ha terminado. A sus 35 años, podría llegar para echar una mano al capitán y alma máter del equipo, Álvaro Rubio, que con 36 primaveras es un pilar fundamental en el medio campo violeta. Rubio es fijo, mientras que Leao y Timor se disputan un puesto junto con el riojano, que normalmente es para el portugués.

Juan Villar y otros nombres propios

Sin duda, el onubense Juan Villar es el mejor jugador del Real Valladolid hasta la fecha. El atacante andaluz, que suele jugar de extremo derecho, es también el máximo goleador del conjunto castellano. Nueve goles. La mayor parte de ellos coincidiendo con victorias de su equipo. Y uno muy especial frente al Mirandés tras una gran jugada colectiva, que bien puede ser el mejor gol de la categoría en esta primera vuelta.

Cabe destacar que Villar llegó libre desde el Cádiz, un equipo de Segunda B, y se ha convertido en el máximo valedor de un equipo de Segunda con solera en Primera. Chapeau por Braulio, aunque esto nos lleva hasta la reflexión de la calidad de algunos jugadores de la categoría de bronce conjugada con la pasividad que pueden mostrar futbolistas que llegan cedidos a la entidad, como el ya desvinculado Erick Moreno o Pedro Tiba, con un cartel de prestigio que no se ha dejado ver por ningún sitio, dos de las altas que llegaron el último día de mercado veraniego.

Otro de los jugadores que ha sobresalido ha sido Kepa Arrizabalaga. El portero, cedido por el Athletic Club, ha salvado en más de una ocasión a su equipo, demostrando por qué es titular en la selección sub-21 española. Además del ya mencionado Álvaro Rubio, el compromiso y trabajo de Manu del Moral y la recuperación de Alejandro Alfaro son otras de las buenas nuevas en la entidad. Mención especial para el canterano Ángel, que en sus escasas apariciones en el lateral izquierdo ha puntuado con nota.

Óscar González o Johan Mojica son otros dos nombres propios que deberían dar un paso adelante para mejorar las prestaciones del Pucela, ya que el año pasado fueron de los más importantes y este, por diferentes motivos, no están rindiendo a su máximo nivel. El club lo nota, y necesita de la aportación de todos, entre ellos la afición, que ha perdido algo de ilusión, notándose sobre todo en las asistencias de público al estadio.

La situación, con más sombras que luces desde agosto a enero, se puede dar la vuelta. Ese es el mensaje que emiten los jugadores, entrenador y directivos en las entrevistas y ruedas de prensa. Echando cuentas, todo es posible, pero esto se empieza por ganar al Córdoba el domingo (12:00 horas) para apuntarse así la segunda victoria consecutiva, algo que tan solo encadenaron tras vencer en Albacete (0-1) y en casa frente al Tenerife (4-1).

Samuel Rodríguez

Plumilla pucelano, concretamente de la noble villa de Olmedo. Director de losotros18.com

También te podría gustar...