Juan Ignacio Martínez: mejor «jubilado» que centenario

Hay cifras y números que, cuando se recuerdan, vienen a la mente por diferentes clichés que la humanidad impone a lo largo del tiempo. Por ejemplo, el 65 es uno de esos números que se recuerdan por ser la edad en la que comienza la jubilación. Por otro lado, el 100 tiene gran significado. A todos nos gustaría llegar a esos años con gran salud, y también es una cifra redonda muy utilizada en el fútbol. «Fulanito mete el gol cien en su carrera», «Menganito se convierte en centenario con su club», o en el caso de JIM, al que nada le gusta este diminutivo, entrena su partido cien en Primera División.

Con esta atípica y estrafalaria entradilla se quiere dar a entender que el actual técnico del Real Valladolid, haciendo un paralelismo con las etapas de la vida, ha ido perdiendo fuerza a medida que va cumpliendo partidos en la máxima categoría del fútbol español. Desde que se jubiló futbolísticamente con el Levante (perdóneme Juan Ignacio, que todavía no llega a los cincuenta tacos), la racha del entrenador alicantino empeora cual pensión actual para una persona del Imserso. Y es que, desde que se sentó por sexagésimo quinta vez en un banquillo, sus pupilos apenas le han dado alegrías.

Juan Ignacio cumplió cien partidos el pasado sábado en el Calderón. El Pucela visitó la cancha de uno de los tres líderes de la categoría, el único con el que, dicho sea de paso, congenia la línea editorial de este medio. El Atlético de Madrid venció al Valladolid por 3 – 0.  «Centenario amargo«, titulaba la crónica del departamento de comunicación de los blanquivioletas. Lo clavaron. No sólo por la mala racha de la escuadra castellanoleonesa, que se encuentra en posición de descenso, sino por la trayectoria de partidos del extécnico granota.

De los últimos 35 partidos (desde el 65, todavía en Valencia, al 100 recientemente mencionado), tan sólo ha salido airoso en seis. Desde que el Levante quedase apeado de Europa League la pasada temporada, el equipo valenciano sólo ganó dos partidos entre la jornada 28 y la 38 (frente al Athletic y Sevilla). El gran inicio de temporada que hicieron fue suficiente para salvar la categoría. Vencieron en 12 enfrentamientos en toda la campaña, diez de ellos entre agosto y enero. Precisamente, la última conseguida, a excepción de las dos mencionadas anteriormente, fue ante el Real Valladolid en la jornada 21.

Posible destitución

Ahora, tras dos temporadas en Valencia y su anterior paso por Salamanca, Albacete y Cartagena en Segunda División, firmó por el club del José Zorrilla por dos años. En estos primeros veinticuatro compromisos ligueros, el míster alicantino sólo pudo conseguir los tres puntos en cuatro batallas. Ante el Getafe, Celta y Villarreal en casa, y Rayo Vallecano a domicilio. El Pucela entró en descenso en la jornada 15. Se tomó un respiro en los siguientes partidos, pero desde entonces, coquetea con los puestos de acceso al infierno.

Sin atisbo de recuperación cercana, los fantasmas ya hablan de que el próximo enfrentamiento liguero podría ser un ultimátum para el entrenador pucelano. Si no logra la victoria, Juan Ignacio tiene serias opciones de ser cesado en su cargo. Caprichos del destino, el verdugo que puede cortar la cabeza del míster no es otro que el Levante, conjunto en el que más a gusto se encontró. En su primera campaña en el Ciudad de Valencia, logró la sexta plaza final y la clasificación para Europa. Ahora, los granotas tienen la oportunidad de dar la estocada al entrenador que más éxitos dio a la entidad en su corta historia en Primera División.

Samuel Rodríguez

Plumilla pucelano, concretamente de la noble villa de Olmedo. Director de losotros18.com

También te podría gustar...