Girona FC 2 – 1 Real Valladolid: Uno quiere, otro no puede

El Girona dio un pase de gigante en su lucha por conseguir una de las dos plazas de ascenso directo, catapultando sus opciones, y hundiendo las de un Valladolid apagado, que sigue inmerso en un bache profundo que le ha llevado a perder cuatro de los últimos cinco partidos. Adai y Eloi fueron los goleadores locales, mientras que Tulio de Melo, desde el punto de penalti, se estrenó como goleador blanquivioleta.

Los datos estaban encima de la mesa, el Real Valladolid llevaba tres derrotas en cuatro partidos, y aunque no sabía lo que era ganar en Girona, esta temporada ya le había doblegado en Zorrilla en Liga y Copa. Por su parte, el Girona había sumado en esos partidos cinco puntos, tan solo dos más, pero las dinámicas eran bastante inversas.

La revolución de Rubi se notaba de inicio volviendo al equipo Mojica, Hernán Pérez, Peña, y dando la alternativa a Tulio de Melo y Samuel, en detrimento de Rueda y Óscar. Apuesta sin lugar a dudas atrevida del técnico de Vilasar de Mar en su vuelta a Montilivi.

Ya desde el inicio se vio claro como el Girona quería confirmar ante su público su candidatura a los puestos de ascenso directo, por lo que los de Pablo Machín salieron sin respeto alguno hacia un rival que comenzaba dubitativo, sin la intensidad que dicho partido requería. De ahí que pronto el Girona golpease en la mesa. Era Aday, que recibía en la banda izquierda, y con un doble recorte, se colocaba en posición de disparo, para cruzar con calidad lo justo para evitar la intervención de Javi Varas. Un gol de bandera que hacía justos méritos a lo que se estaba viendo en el campo.

El conjunto catalán fue amo y señor del partido, y solo el travesaño evitó que la renta siguiera aumentando. Su superioridad se plasmaba en llegadas al área del equipo visitante, que se veía desbordado por momentos. Y tanto, porque Chica tuvo que despejar sobre la misma línea de gol el que pudo haber sido el segundo tanto.

Parecía una batalla entre un pez grande y uno chico, ya que los de Rubi eran una perfecta marioneta en manos rivales. Hasta que el orgullo de vestir la blanquivioleta sirvió para que, con Leao y Timor distribuyendo bien el balón, empezasen a generar alguna jugada de peligro. En una de ellas, la internada de Hernán Pérez por la banda, era detenida con una falta boyante de Ramalho dentro del área. No tiene suerte el joven ex del Athletic que ya en Zorrilla se marchaba lesionado, y en esta ocasión cometía un clamoroso penalti.

Iba a ser Tulio de Melo, con un fuerte disparo, el que empataba el choque, y a la postre estrenaba su casilla goleadora con el Real Valladolid. Con el empate el partido se abría y Becerra y Javi Varas tuvieron que protagonizar alguna parada de mérito para evitar que la balanza se decantase de uno u otro lado antes del descanso.

En la segunda mitad el partido repitió el guión de la primera parte con un Girona dominador, pero sin pólvora. Con una presión alta, los de Pablo Machín asfixiaban a un Valladolid nervioso, que no sabía cómo sacar el balón jugado desde atrás. De nuevo la intensidad local y la actitud servían para controlar con solvencia el partido, aunque si bien es cierto, la fortuna les sonreía en su primer tiro en la segunda mitad. En un córner, los blanquivioleta erraban en el marcaje, y Eloi, en solitario, empalmaba un derechazo inapelable.

Justo antes se producía la única noticia positiva para el Real Valladolid, que era la vuelta de Roger a los terrenos de juego seis meses después de su grave lesión. Al nueve se le notó con muchas ganas, pero con la falta de ritmo que le irá dando la competición. Ya en la recta final el Girona trataba de dormir el partido, y el Valladolid, casi a la desesperada buscaba el empate. Rubi dio entrada a Jeffren por Valiente, y previamente tras el 2-1 había dado la alternativa a Óscar, el pichichi blanquivioleta, que tuvo una ocasión para hacer tablas. El tener tantos delanteros no te garantiza gol, y eso es lo que les sucedió a los blanquivioleta, que inoperantes en ambas áreas volvieron a pegarse un tiro en el pie, ratificando la candidatura de un Girona que continúa muy en serio.

Ficha técnica:

Girona (2): Becerra; Cifu, Ramalho, Richy, Lejeune, Aday (G. Bordas min.83); Pere Pons, Granell (Marc min.90), Eloi; Felipe (Sebas Coris min.69); y Mata.

Real Valladolid (1): Javi Varas; Peña, Samuel, Valiente (Jeffren min. 80), Chica: Leao, Timor, Mojica, Hernán Pérez; De Melo (Roger min.66); y Pereira (Óscar min.76).

Goles: 1-0, min.10: Aday. 1-1, min.40: Tulio de Melo, de penalti. 2-1, min.74: Eloi Amagat.

Árbitro: Areces Franco (comité asturiano). Amonestó a los locales Lejeune, Ramalho y Cifuentes, y al visitante Marc Valiente.

Incidencias: Partido correspondiente a la 32ª jornada de la Liga Adelante disputado en Montilivi, ante 7.056 espectadores.

Dani Martin

Periodista. Escribo en blanco y violeta

También te podría gustar...