FC Barcelona – Real Valladolid: Esperando el despertar a domicilio

Nacho centra ante la mirada de Calero y Messi en el partido de primera vuelta contra el Barcelona. (Foto: Real Valladolid)

El Real Valladolid visita a un líder con escaso margen respecto a su inmediato perseguidor. El equipo pucelano se presenta en el Camp Nou frente a un rival que se escapó vivo en la primera vuelta y contra el que supondría una inyección de moral sacar puntos a domicilio. Con la posibilidad de las rotaciones en el local y alguna baja importante en el visitante, el duelo en Barcelona se plantea importante para dos aficiones que, cada una a su manera, buscará alejar los fantasmas que le rondan por los tropiezos de las últimas jornadas.

Sergio González sabe que esta es una plaza complicada. Como ex jugador del Espanyol, el partido en el Camp Nou siempre tuvo una trascendencia especial. Hoy, como técnico en Valladolid, plantea las bases para poder competir con un Barcelona a 26 puntos de distancia. Un choque entre el primer clasificado y el decimoquinto, en el que las desigualdades no oscurecen el que puede ser un gran duelo entre dos viejos conocidos y que puede ser el que «despierte» la actividad de un equipo que esperaba más tras las nuevas incorporaciones y las salidas del mercado de invierno.

Con Plaza, sin Alcaraz

El técnico pucelano se lleva una convocatoria con un poco habitual arsenal de delanteros a Barcelona. Sorprende la inclusión de los cuatro delanteros disponibles (Guardiola, Ünal, Plaza y Čop), que parece dar pistas sobre la configuración de un equipo que parece iniciará el encuentro con la dupla Ünal – Guardiola, tras la baja de Óscar Plano. Dos nombres importantes por las dificultades que está encontrando el equipo blanquivioleta para convertir las ocasiones que crea dutante los partidos y que, de nuevo, espera el debut goleador de Sergi Guardiola, que tuvo una “brevísima” relación con el filial azulgrana y que, seguro, querrá comenzar la cuenta en territorio blaugrana. En la zona media es donde el conjunto pucelano sufre la baja más importante, al tener que ausentarse forzosamente por lesión Rubén Alcaraz. Pieza básica en los planes de Sergio, la baja del recuperador del Valladolid lastra de alguna manera la capacidad del Pucela para la construcción de juego azulgrana, una parte básica para que el equipo castellano pueda puntuar en el Camp Nou. La defensa, en compensación, recupera a Calero, que vuelve tras cumplir sanción y al que se espera en su mejor nivel para facilitar el trabajo frente al equipo culé.

Esas urgencias, parecen plantear rotaciones en un partido que, a pesar de la necesidad de tomarlo en serio, a priori, plantea menos dificultades que los duelos venideros por los que irá pasando el conjunto culé, en Champions League, contra el Olympique de Lyon, y en Copa del Rey, frente al Real Madrid.

La duda se llama Joaquín

No ha dado mal rendimiento el defensa central en sus partidos jugados a pesar de que la tendencia siempre ha sido reservar su plaza como suplente para Borja Fernández, que puede actuar como central y como mediocentro, para poder ganar un puesto más. El nivel de Joaquín incluso genera la duda de si optará en algún momento del partido por la defensa de tres, con dos carrileros largos, ya utilizada en algunos tramos sueltos. Una opción que facilitaría la salida de balón, pero que haría perder un efectivo en la delantera (más que probable) o en el mediocampo.

Un Barcelona a debate

El rendimiento del equipo culé no está siendo unánime a pesar de coronar la tabla de La Liga. El conjunto de Ernesto Valverde, que acaba de renovar, no consigue alcanzar el nivel óptimo para cerrar los partidos de manera cómoda y suele sufrir con goles en contra en su feudo que no eran comunes en otras épocas. Algunos de sus resultados, añadidos al “run-run” de la afición, que reclama contar más con la gente de la cantera, hacen que las sensaciones del equipo azulgrana sean más negativas de lo que podrían parecer viéndolo vivo en todas las competiciones y liderando la competición regular. Esas urgencias, parecen plantear rotaciones en un partido que, a pesar de la necesidad de tomarlo en serio, a priori, plantea menos dificultades que los duelos venideros por los que irá pasando el conjunto culé, en Champions League, contra el Olympique de Lyon, y en Copa del Rey, frente al Real Madrid.

El plan de ruta: estudiar el partido en Zorrilla

No es difícil encontrar un buen plan para entorpecer el talento del Barcelona a la hora de llevarse el partido. En la primera vuelta el Real Valladolid consiguió mantener a raya a un Barcelona que apenas pudo conectar con sus delanteros y generar ocasiones y solo Dembélé pudo evitar que el empate se firmara en Zorrilla. Un partido muy serio, con mucho orden defensivo y con un incesante trabajo en presión alta que ahogó a los culés. Hoy, con el mismo objetivo en entornos bien distintos, se verán las caras de nuevo para intentarse demostrar el uno al otro que las cosas han cambiado.

También te podría gustar...