El adiós de un emblema blanquivioleta

Diez temporadas, 311 partidos oficiales con el Real Valladolid, 8 goles, cuatro de ellos en Primera División, son solo cifras que avalan una década prodigiosa en la que Álvaro Rubio ha vestido la camiseta del club blanquivioleta.

Un adiós, que por esperado, duele al aficionado, que el próximo 21 de agosto en la primera jornada liguera ante el Oviedo, no verá sobre el césped a uno de los jugadores que más poso ha dejado a orillas del Pisuerga.

Álvaro Rubio se despide del Real Valladolid. “Yo quería ayudar al equipo, me veía bien físicamente para hacerlo y si no se puede, pues no se puede”, aseguraba en su rueda de prensa de despedida. Se va un trocito de la historia reciente del club, y que desde el 2014 fue el primer capitán del equipo, relevando a Javier Baraja. “Recíbeme con orgullo, entrégame con honor”, reza el brazalete que desde este año tendrá un nuevo inquilino, y que él ha defendido con sudor y lágrimas.

Álvaro Rubio en 2014 como primera capitán|Real Valladolid

Álvaro Rubio en 2014 como primera capitán|Real Valladolid

Llegó en verano de 2006 tras una etapa de altibajos, en la que la proyección de un campeón del mundo sub-20 en Nigeria en 1999, necesitaba una dosis de confianza algo que logró rápidamente en Valladolid. Debutaría oficialmente el 27 de agosto ante el Sporting de Gijón en una victoria trabajada por 1-3. Sería el primero de los 311 partidos que disputaría, hasta el 4 de julio de este 2016 ante el Mallorca en su adiós.

Diez temporadas, dos ascensos, ocho goles, algunos de bella factura como el que anotó en el año de su debut ante el Polideportivo Ejido. A sus 37 años Álvaro quiere seguir exhibiendo su fútbol, algo que hará lejos de Valladolid, una ciudad a la que deberá volver para recibir la insignia de oro del club en agradecimiento a su trayectoria.

¡Hasta siempre capitán!

Dani Martin

Periodista. Escribo en blanco y violeta

También te podría gustar...