Valencia C.F.: Sevilla y su color especial

«Sevilla tiene un color especial» decía la conocida canción compuesta por el grupo andaluz «Los del Río», y a buen seguro que el aficionado valencianista sabe de qué color se trata. No es otro que el color rojo, después de las cinco expulsiones recibidas en sus últimos cinco desplazamientos, y mucho tiene que ver este color con el conjunto de Nervión. Solo hay que ver las rayas del escudo del Sevilla, las equipaciones y hasta el decorado de sus gradas en las grandes citas, todas ellas empapadas del rojo tizón. El sentimiento de un color y las malas decisiones arbitrales se han convertido en el contagio y la obsesión del Valencia C.F. 

El equipo «ché» en sus últimas cinco visitas no ha salido ni mucho menos victorioso del feudo de Nervión y, curiosidades del fútbol, siempre perjudicado por polémicas decisiones arbitrales y con cinco expulsiones injustas. Hasta el mismísimo Sherlock Holmes hubiera puesto su lupa para ver más allá de lo sucedido y meter a más de un árbitro entre rejas o en una nevera.

Silva, Topal, Aduriz, Jonas y Ricardo Costa fueron los perjudicados y expulsados en los últimos Sevilla-Valencia, y todos ellos tuvieron un desenlace negativo para los intereses del valencianismo. Todas las expulsiones clamorosamente injustas. Hay que destacar una, la que más recordamos en Valencia, la de Jonas en la última jornada de Liga del año pasado. Ésta, propició que el Valencia se quedara con uno menos, perdiera aquel agónico partido que había encarrilado perfectamente, y se le escapara el billete para jugar la Liga de Campeones al año siguiente, además de perder también una considerable cantidad de dinero.

Para bien o para mal, siempre fue difícil jugar en un estadio como el Pizjuán, pero si a esto le añades que siempre te vayas a quedar con un jugador menos, la cosa se tuerce bastante, y más sabiendo cómo se las gastan en Nervión. Ver a tu equipo quedarse con un jugador menos injustamente. Que le marquen al poco tiempo. Que de golpe y porrazo desaparezcan todos los recogepelotas del estadio para perder tiempo. Que le discutan y exageren cualquier lance del partido… Todas ellas en un mismo partido, y en repetidas ocasiones, pueden presenciarlas en el Sánchez Pizjuán, y más todavía si el equipo que tiene enfrente el Sevilla es el Valencia C.F. Pura magia roja. 

Mas allá de la magia y de la mala fortuna que tiene el Valencia en este estadio, el equipo «ché» viaja a Sevilla este mismo jueves para medirse, en la ida de las semifinales de la Europa League, al conjunto dirigido por su ex entrenador Unai Emery, con la esperanza de sacar un buen resultado y, de algún modo, acabar el partido con once jugadores, y no estar pendientes ni de recogepelotas, ni de árbitros, ni de polémicas. A buen seguro que, pase lo que pase, y aunque por alguna de esas casualidades, acabe algún jugador valencianista expulsado, el conjunto «ché» estará respaldado por su grada que le acompañará en uno de los partidos más importantes de la temporada.

Esperemos salir de Sevilla cantando el «Sevilla tiene un color especial» con una sonrisa de oreja a oreja y olvidemos el color rojo que tanto daño nos ha hecho los últimos años en tierras andaluzas.

 

 

Raúl Molina

Periodista catalán de nacimiento pero valenciano de sangre y corazón. Su pasión, el fútbol y su gran amor, el Valencia.

También te podría gustar...