Valencia 2 – 1 KAA Gante: Mestalla se abona al sufrimiento

Dice el tópico que en la Champions nadie regala nada. Que cualquier equipo, por flojo que parezca sobre el papel, puede amargarte la noche. El Valencia estuvo a punto de sufrirlo en sus propias carnes contra el Gante. El gol en propia meta de Mitrovic a veinte minutos del final hizo justicia al gran partido de los de Mestalla, sobre todo en la primera mitad. Solo la falta de puntería evitó que el cuadro de Nuno se impusiera con claridad en un choque que se acabó complicando más de lo previsto. Feghouli marcó el primero y Forket igualó la contienda para los belgas. Triunfo vital para el Valencia, que endereza el rumbo en el Grupo H tras el traspiés inicial frente al Zenit.

Era la noche para recuperar sensaciones, reencontrarse con uno mismo y, por encima de todo, ganar. El Valencia no tardó mucho en demostrar la teórica diferencia de nivel entre ambos conjuntos, y muy pronto puso cerco a la portería defendida por Sels, el mejor jugador del Gante sobre el campo. André Gomes disfrutó de la primera ocasión clara del partido tras un fallo de la defensa belga, pero su remate se marchó por poco.

El hombre más activo en este fulgurante arranque de los locales fue un inspirado Santi Mina. El gallego, gran novedad en el once de Nuno ocupando el extremo izquierdo, se apuntó a la fiesta ofensiva de su equipo. Sin embargo, al joven delantero le faltó precisión en la definición. Gayà y Mina se apoderaron de la banda izquierda y, junto a André Gomes, formaron un triángulo letal que trajo de cabeza a la defensa del Gante en la primera parte.

La insistencia del Valencia acabó teniendo recompensa a los quince minutos de juego. Curiosamente, el centro que dio lugar al primer tanto de la noche no llegó desde el costado izquierdo. Esta vez fueron los amos y señores de la banda diestra del Valencia, Cancelo y Feghouli, fabricaron juntos la jugada que abrió el marcador. Un balón colgado desde la derecha por el portugués, peinado por Alcácer en el primer palo y rematado de espuela por Feghouli se convirtió en el 1-0.

El gol animó todavía más a los de Nuno, que siguieron buscando la meta rival con más insistencia todavía. Mustafi, Santos, Parejo, André, Alcácer…todos lo intentaron pero ninguno lo consiguió. El Valencia falló, falló y volvió a fallar. No hace falta que les recuerde qué pasa cuando un equipo de fútbol perdona. Sí, han acertado. Cuando mejor estaban jugando los locales, cayó el gol del empate. Un fallo de Mina al intentar despejar una pelota elevada dentro del área con una chilena, permitió a Forket recibir sólo dentro del área y batir por alto a Jaume. Cuarenta y cinco minutos para enmarcar que se iban al traste en un abrir y cerrar de ojos.

Tras el paso por los vestuarios, los de Nuno regresaron al césped con una marcha menos que en la primera mitad. Los acercamientos al área rival dejaron de ser constantes; las bandas ya no eran autopistas para Feghouli, Mina y compañía; y los belgas creaban más peligro a Jaume en sus llegadas. Alcácer pudo adelantar a los suyos a los cinco minutos de la reanudación después de una combinación con Parejo dentro del área, pero su disparo a bocajarro se marchó alto. Definitivamente, alguien ha dejado la pólvora del Valencia a la intemperie en un día de tormenta.

Nuno no tardó en darse cuenta de los problemas de su equipo. El portugués decidió mover el banquillo y dio entrada a Piatti y Rodrigo para sustituir a Santi Mina y Parejo. Con dos delanteros sobre el verde, los locales buscaron un juego más directo que acabó dando sus frutos. Otra vez con un centro lateral. Y otra vez Cancelo poniéndola desde su banda. En esta ocasión, el centro del portugués fue rechazado por el larguero, el balón le cayó rebotado a Gayà, con con la inestimable colaboración de Mitrovic para poner el 2-1 definitivo. Esta vez, el fútbol sí fue justo con el Valencia.

El que pensara que con el segundo se iba a terminar el sufrimiento estaba muy equivocado. El miedo a perder y el desgaste físico llevaron al Valencia a dar un paso atrás. El Gante, sin hacer demasiados méritos, pudo llevarse un botín mayor de Mestalla de no ser por la enésima aparición milagorsa de Jaume Doménech. A estas alturas de temporada, a casi nadie en Valencia sorprende que el meta de Almenara salve el cuello a su equipo tirando de reflejos en un mano a mano con el ariete belga.

El Valencia suma seis puntos y se situa segundo de grupo por detrás del Zenit, que cuenta sus partidos por victorias. Nuno y sus chicos encarrilan la clasificacióin y una victoria en suelo belga en la próxima jornada, unida a una derrota del Olympique de Lyon, daría a los valencianistas un billete directo para los octavos de final de la Liga de Campeones.

Ficha Técnica:

Valencia: Doménech, Cancelo, Mustafi, Santos, Gayà; Fuego, Parejo (Rodrigo, m.67), Andre Gomes; Feghouli, Santi Mina (Piatti, m.60) y Alcácer (Danilo, m.82).

KAA Gante: Sels, Foket, Nielsen, Mitrovic, Asare, Salef; Renato Neto, Kums, Matton (Simon, m.84), Milicevic y Depoitre.

Goles: 1-0, m.15: Feghouli. 1-1, m.40: Foket. 2-1, m.72: Mitrovic, en propia puerta.

Árbitro: Felix Zwayer (GER). Amonestó por el Valencia a Parejo, Cancelo, Gayá y Santi Mina; y por el Gante a Asare, Simon, Foket y Salef.

 

 

Alejandro Martín García

Periodista valenciano con corazón blanquinegro y afincado en la meseta. Antes intentaba jugar a fútbol, ahora prefiere contarlo.

También te podría gustar...