Piatti…¡Qué bueno que te quedaste!

Triunfar en Mestalla nunca ha sido fácil para nadie, ni mucho menos. A lo largo de la historia, grandes futbolistas ficharon por el Valencia después de haber rendido a un nivel excelso en otros clubes. Jugadores que nunca llegaron a cumplir las expectativas que generaron con sus traspasos y que pasaron sin pena ni gloria por la capital del Turia. Romario, Karpin, Del Horno, Salva Ballesta o Edu Gaspar jamás rindieron al nivel al que lo hicieron en otros equipos. A otros les costó encontrar su sitio, pero acabaron siendo parte activa de los triunfos más recientes de la entidad. Claudio López, Mendieta, Juan Sánchez o Dani Parejo, uno de los últimos en unirse a este selecto club, tuvieron que pasar algunas penurias futbolísticas antes de convertirse en referentes del valencianismo.

Algunos nunca lograron triunfar y otros tardaron en conseguirlo. Es en este segundo grupo en el que mejor encaja la historia de Pablo Piatti. Llegó en el verano de 2011 procedente del Almería, donde había formado una delantera letal con el hoy valencianista, Álvaro Negredo. Inmerso en una época en la que la venta de grandes jugadores era necesaria para salvaguardar la maltrecha economía, el Valencia decidió apostar por este descarado atacante que había sido una de las sensaciones de la Liga en las temporadas anteriores. Con la actual situación económica y social, los 9 millones de euros que se pagaron por él pueden parecer poco dinero. Sin embargo, por aquellos días se trataba de una inversión más que costosa.

De inicio siempre contó con la confianza de todos los técnicos que se sentaron en el banquillo de Mestalla desde aquel verano de 2011. Sin embargo, el protagonismo del ‘Duende’ en el equipo se iba diluyendo conforme pasaban las jornadas. Emery, Pellegrino y Valverde apostaron por él, pero nunca le dieron la continuidad necesaria para alcanzar su máximo nivel.

El peor momento para Piatti en Valencia llegó el verano pasado. Desde su primer día en el club, Djukic decidió no contar con él y la secretaría técnica intentó buscarle una salida. Tuvo ofertas importantes económicamente como la del Rennes o el Metalist ucraniano, pero Piatti prefirió seguir luchando por un puesto en el equipo que le había dado la oportunidad de debutar en la mejor competición de clubes del mundo. Y eso que el club le había quitado el ‘11’ para dárselo a Dorlan Pabón.

La vida tiende a dar giros inesperados, y la de Piatti cambió con la llegada de Juan Antonio Pizzi a Mestalla. El argentino le dio toda la confianza que no le había proporcionado Djukic, y Pablo respondió a las mil maravillas. Se convirtió en una habitual en las alineaciones y, lo más importante, recuperó la verticalidad y el olfato goleador que le habían llevado hasta Mestalla. Hizo goles importantes, especialmente el que dio el triunfo al Valencia en el Camp Nou después de 11 años sin conseguirlo. Pero lo realmente relevante de esta transformación de Piatti es que convenció al valencianismo de que tenía suficiente fútbol en sus botas como para tener un rol importante dentro del nuevo Valencia.

El renacer de Pablo Piatti es un hecho constatable. Titular con Nuno en los tres partidos oficiales que ha disputado el Valencia este año y parte activa del mejor ataque de la Liga (7 goles en 3 encuentros). Suyas fueron las mejores ocasiones de su equipo en el Pizjuán. Una semana más tarde, Piatti cerraba la goleada al Málaga en Mestalla (3-0) y, la siguiente jornada, fue él quien hizo el primero de la tarde frente al Espanyol.

Todo apunta a que será el gran perjudicado cuando Negredo esté recuperado de sus problemas físicos y empiece a entrar en la dinámica de grupo. Jugar en esta renovada delantera no va a ser tarea fácil, pero el pequeño argentino ya le ha demostrado a Nuno que está sobradamente preparado para ser titular en la que, según el luso, es la mejor delantera de España. Con Alcácer, Rodrigo y Negredo la competencia es máxima. Si a este tridente letal le añadimos la velocidad, la verticalidad, el desborde y el instinto goleador de Piatti, el espectáculo en Mestalla está garantizado. Pablito ¡Qué bueno que te quedaste!

Alejandro Martín García

Periodista valenciano con corazón blanquinegro y afincado en la meseta. Antes intentaba jugar a fútbol, ahora prefiere contarlo.

También te podría gustar...