El ‘cuadrado mágico’ de Nuno

Hubo un tiempo en que el cuadrado era una figura geométrica denostada en el fútbol. Desde que a Vanderlei Luxemburgo se lo ocurrió hace una década que los centrocampistas dejaran las bandas libres a los laterales, muchas han sido las mofas que se han cebado con este innovador sistema. Pese a que los galácticos nunca comprendieron el poder del ‘cuadrado mágico’, Luxemburgo fue un visionario y Nuno lo sabe.

Con Piatti lesionado, Feghouli disputando la Copa África; y Carles Gil y Robert fuera del equipo, al técnico portugués le cojean las bandas. Si a esto le sumamos la llegada de Enzo Pérez y la buena labor de los tres jugadores más utilizados por Nuno en el centro del campo —André, Parejo y Javi Fuego—, el resultado es un Valencia sin extremos.

No le ha salido del todo mal el invento al técnico portugués. El Sevilla fue el último en sufrir en sus propias carnes el poderoso efecto del ‘cuadrado mágico’. El Valencia ahogó al equipo de Unai Emery en el centro del campo, sobre todo en el segundo tiempo, y tanto Gayà como Cancelo supieron aprovechar los carriles para crear peligro en el área de Beto. Con Javi Fuego en el vértice más retrasado del rombo, el despliegue físico de Enzo y André en los costados y Parejo con total libertad para crear y llegar al área rival; el Valencia se ha acercado por momentos a su mejor versión.

Lo que no ha podido cambiar Nuno con este nuevo sistema táctico es el bajón que da el equipo cuando juega lejos de Mestalla. Los partidos fuera de casa son el talón de Aquiles del Valencia en esta temporada y ni el ‘cuadrado mágico’ parece surtir efecto. Nuno lo utilizó por primera vez en Vigo y ni por esas. Sólo la actuación de Diego Alves aquella noche permitió al Valencia rascarle un punto al Celta en su estadio.

Por si a alguien le quedaba alguna duda de que el fútbol no es una ciencia exacta, ahí está Nuno para despejarla. El dibujo táctico no es un dogma de fe. No se trata de una decisión inamovible y la prueba que demuestra esta tesis está en la capital del Turia. El Valencia ha pasado en apenas seis meses del 4-3-3 al 4-4-2. Ha dibujado una línea de tres defensas y ha jugado con tres mediapuntas y dos mediocentros. Por si todo este batiburrillo de números fuera poco, ahora a Nuno también le ha dado por la geometría. De momento el ‘cuadrado mágico’ es su sistema, pero si no les gusta, tiene otros.

Alejandro Martín García

Periodista valenciano con corazón blanquinegro y afincado en la meseta. Antes intentaba jugar a fútbol, ahora prefiere contarlo.

También te podría gustar...