Barcelona 2 – 0 Valencia: «Jodidos», pero no hundidos

Es probable que el resultado final invite a pensar que el Valencia fue superado por el líder con claridad. Que el escenario amedrentó a los de Nuno y que jamás pudieron plantarle cara a sus rivales. Pero nada más lejos de la realidad. Lo cierto es que los de Mestalla se sobrepusieron al mazazo de Luis Suárez en el primer minuto y dominaron todas y cada una de las facetas del juego durante gran parte del choque. Eso sí, ni Parejo desde el punto de penalti, ni Alcácer, ni Rodrigo pudieron plasmar esa superioridad en el marcador. Nuno y los suyos se vuelven “jodidos” a Valencia, pero con la cabeza alta, muy alta.

Podría haber sido una derrota más de un equipo visitante en el Camp Nou. Pero no lo fue. Y no lo fue porque, salvo el error inicial de la zaga valencianista que supuso el primer tanto culé, los de Nuno completaron un primer tiempo para enmarcar, de esos que dan motivos para la esperanza. Por momentos parecía que el primero de la tabla y casi semifinalista de Champions vestía de blanquinegro. Que el hombre de los cuatro balones de oro no era argentino sino que se llamaba André. Pero disculpen, sería injusto destacar un nombre por encima del resto. Porque el Valencia fue un bloque, una locomotora que arrolló todo lo que se le puso por delante. Un baño de fútbol, pero no de goles.

Rodrigo fue el primero en intentarlo, pero su disparo cruzado se marchó rozando el palo. Poco después la tuvo Parejo, pero perdió su eficacia desde el punto de penalti en el momento más inoportuno. A partir de ahí el Valencia se desató y Alcácer gozó de las ocasiones más claras, pero el poste y Mascherano evitaron el empate. Desde esta tarde, en los manuales de tópicos se ilustrará la frase “el que perdona lo acaba pagando” con el resumen de este encuentro.

Ante tal vendaval de juego, Luis Enrique se vio obligado a mover ficha en el descanso. La entrada de Rakitic en el campo dio a los suyos la tranquilidad y la posesión de pelota que no habían tenido en toda la primera mitad. Orban dejó su sitio a Gayà y el Valencia volcó su juego ofensivo por el lado izquierdo.

Sin embargo, el empuje visitante duró lo que duró la gasolina. Con el paso de los minutos, el Valencia acusó el esfuerzo físico que supone someter al Barça a una presión intensísima y muy adelantada, y poco a poco fue cediendo terreno. Rakitic y Xavi se adueñaron del centro del campo y los locales hicieron gala de una de sus mayores virtudes: el control del juego a partir de la posesión. El talento de los atacantes culés hizo que los de Nuno vivieran momentos de apuro cerca de su área, casi siempre solventados por el muro Otamendi-Mustafi.

Con los visitantes volcados, Messi cerró el marcador en el tiempo añadido tras una galopada en solitario desde su propio campo. Fue la puntilla para un Valencia que hizo méritos para llevarse algo positivo de casa del primer clasificado. Tres puntos que se quedan en el camino y que aprietan, todavía más, la lucha por los puestos que dan acceso a la Liga de Campeones.

Ficha técnica:

Barcelona: Bravo; Alves, Piqué, Mathieu, Adriano (Rakitic, min.46); Mascherano, Xavi (Sergio Roberto, min.80), Sergio Busquets; Messi, Luis Suárez (Pedro, min.65) y Neymar.

Valencia: Alves; Barragán, Mustafi, Otamendi, Orbán (Gayá, min.46); Parejo, Javi Fuego, Feghouli (Joa Cencelo, min.67), André Gomes, Rodrigo y Alcácer (Negredo, min.74)

Goles: 1-0, m.1: Luis Suárez, min.1. 2-0, m.93+: Messi.

Árbitro: González González amonestó a los locales Adriano, Rakitic y Mascherano; y a los visitantes Javi Fuego, Orban, Mustafi y Otamendi.

Alejandro Martín García

Periodista valenciano con corazón blanquinegro y afincado en la meseta. Antes intentaba jugar a fútbol, ahora prefiere contarlo.

También te podría gustar...