2016 no será un año recordado en la capital del Turia

El Valencia CF cierra un año muy complicado y con muchas más sombras que luces. El equipo está actualmente rozando los puestos de descenso y el proyecto de Peter Lim cada vez siembra más y más dudas. Con todo esto, el conjunto valencianista intentará reforzarse en el mercado invernal con la finalidad de recuperar el rumbo perdido.

El Valencia comenzó la temporada pasada jugando la Champions League con un Nuno que parecía ser el hombre indicado para el banquillo che, tras la buena actuación en la temporada 14/15. Cuando todo parecía que iba a ser una buena temporada para el Valencia, las expectativas nunca se cumplieron. Después de una dolorosa eliminación de la fase de grupos y unos resultados discretos en liga, el conjunto de Mestalla comenzó a sembrar dudas, y la figura de Nuno era cada vez más cuestionada. Tras los malos resultados, un inexperto Gary Neville se hacía cargo del Valencia, y lo cierto es que la situación no cambió demasiado.

Con el técnico inglés, el equipo no desarrollaba un juego vistoso y este tampoco consiguió conectar con la grada. El equipo navegaba sin rumbo con varios jugadores que no rendían al nivel esperado como Feghouli o Piatti. Además, fichajes como Santos, Abdennour o Danilo apenas aportaron y el equipo iba cayendo en picado. André Gomes, Paco Alcácer o Joao Cancelo fueron de lo más destacado. Con un equipo que comenzaba a coquetear con los puestos de descenso, la afición del Valencia era un clamor contra el técnico inglés y en cada partido en casa se pedía su destitución.

El cambio de entrenadores ha sido una constante en el 2016 para el Valencia, y con la misión de cambiar el rumbo llegó Pako Ayestarán. El técnico vasco empezó ganando partidos y gracias a ello, el Valencia escaló posiciones en la tabla, y al acabar la temporada se soñaba con tener posibilidades de clasificación europea. Una gran victoria en el Camp Nou por 1-2 hacía soñar a los Valencianistas pero la temporada 15/16 acabó y el valencia quedaba prácticamente en la mitad de la tabla.

Con un proyecto que empezaba a estancarse, el mercado de fichajes fue un auténtico desastre para el conjunto blanquinegro. Pako seguía a los mandos del equipo y además, las ventas de jugadores clave como Mustafi, Gomes o Alcácer enfurecieron a la parroquia che. Las nuevas caras como Munir, Mangala, Garay o Nani apenas ilusionaban a la afición

Con todo esto comenzó la temporada con una derrota en casa contra la UD Las Palmas por 1-3 y el equipo llegó al primer parón en puestos de descenso. Con un Ayestarán cada vez más criticado y un equipo que no sabía a lo que jugaba, la situación comenzó a ser cada vez más insostenible. En cada partido, Mestalla era un clamor y el equipo estaba muy nervioso y le costaba un mundo ganar partidos. Rodrigo y Mina estaban por debajo de su nivel, como casi toda la plantilla, aunque cabe destacar a un gran Diego Alves, el cual salvó muchos puntos en el inicio liguero con su gran habilidad para detener lanzamientos desde los 11 metros.

Una vez más Lim optó por cesar al entrenador y la afición valencianista pedía un entrenador con experiencia para intentar revertir la mala temporada. Cesare Prandelli fue el elegido después de que Voro consiguiera victorias frente al Alavés y Leganés.

El técnico transalpino no ha conseguido los resultados esperados y en el actual mercado invernal se prepara una revolución en la plantilla con la salida de jugadores como Dani Parejo o Siqueira. Labor dificil la de intentar arreglar la mala planificación deportiva llevada a cabo en verano, por eso, Suso intentará dar con la tecla para devolver al Valencia CF a los puestos que por historia, merece.

También te podría gustar...