Sporting de Gijón 2 – 0 Nàstic de Tarragona: Michael Santos sentencia a Rodri

Imagen vía lfp.es

Imagen vía lfp.es

El Molinón disfrutó esta tarde de la victoria más plácida de la temporada ante un Nàstic que hizo el ridículo en el estadio gijonés. La imagen de los de Rodri va a precipitar la destitución del técnico grana, una decisión que no estaba condicionada a la derrota hoy, pero el pésimo partido de los tarraconenses hace que Rodri tenga las horas contadas en el conjunto de Tarragona.

Así lo dejó caer el presidente del Nàstic en zona mixta, que no pudo asegurar que Rodri se siente en el banquillo la semana que viene contra el Cádiz y que anunció para mañana una reunión extraordinaria del Consejo de Administración. Nano, Sandoval o David Vidal son los primeros nombres que suenan para sustituir al técnico barcelonés.

Los locales dominaron el partido de principio a fin. El conjunto entrenado por el “Pipo” Baraja tenían muy claro cómo desarbolar a su rival: presionar muy arriba la salida del balón y buscarle las espaldas a Suzuki y Molina, una vez más a un nivel impropio del fútbol profesional. Michael Santos y Jony fueron una auténtica pesadilla para los granas y los principales artífices de la victoria sportinguista.

Se cumplía el minuto 11’ y el Sporting ya había tirado cinco veces, más que su rival en todo el partido. Mediante un imponente Michael Santos y unos activos Carlos Castro y Jony, el Sporting llegaba como quería al área rival y el primer gol estaba al caer. Gaztañaga no existía en el centro el campo y los asturianos lanzaban una y otra vez a puerta desde la frontal del área.

Carmona dominó el centro del campo a placer y actuó como perfecto lanzador de sus compañeros atacantes. Jony desbordaba una y otra vez a Kakabadze -sin ningún tipo de ayuda defensiva- y Michael Santos superaba con facilidad a los centrales granas. Sergio Álvarez aprovechaba los huecos que creaba el delantero uruguayo para crear superioridad en tres cuartos de cambio.

36 minutos tardó el Nàstic en tirar a gol. Fue Juan Muñiz en un gran lanzamiento de falta que se marchó fuera por poco. A partir de esa jugada llegarían los mejores minutos del Nàstic en todo el partido. En el 40’ Maikel Mesa estrenó a Mariño y en el 43’ Muñiz forzó un córner con un disparo desde fuera del área, un córner que culminó con un remate de cabeza de Matilla que se marchó fuera.

Y cuando el partido llegaba milagrosamente al descanso con 0-0, Michael Santos hizo justicia a los méritos locales y anotó un golazo en el descuento. Sergio Álvarez puso un pase en profundidad y el uruguayo no perdonó y colocó el balón en la escuadra. El Sporting llegaba así al descanso con ventaja en el marcador.

Un Nàstic sin fútbol ni alma

La segunda parte fue un calco de la primera. Si bien el Sporting no asedió de la misma manera a su rival al ir por delante del marcador, los de Baraja causaron mucho peligro al contragolpe de las botas de Jony y Michael Santos. Ni dos minutos necesitó el delantero uruguayo para disponer de la primera gran ocasión de la segunda parte, con un disparo desde dentro del área que se marchó alto.

El Nàstic intentaba reaccionar sin éxito mediante jugadas individuales de Juan Muñiz, el jugador con más calidad de este equipo pero que carece de socios con habilidad (y los pocos que hay o están lesionados –Tejera y Uche- o están en el banquillo –Javi Márquez-).

Es evidente que la forma de jugar del Nàstic de Rodri no pasa por el fútbol combinativo, ni mucho menos; ya sea en casa o a domicilio. El bagaje ofensivo del Nàstic se basa en el pelotazo a Barreiro -que tuvo en el 57’ la mejor oportunidad de su equipo con un complicado remate de cabeza que blocó Mariño- y en confiar en alguna genialidad de uno de sus delanteros.

Pero a pesar de ver a su rival pisar más su campo, el Sporting no se puso nervioso en ningún momento y manejó el tempo del partido a la perfección. Las mejores ocasiones llegaban del lado local al contragolpe. Y así llegó el 2-0. Un contraataque del conjunto gijonés culminó en un remate de Jony, que salvó con un paradón extraordinario de Dimitrievski, pero con la mala suerte de que el rechace le llegó a Rubén García, que empujó a placer a puerta vacía. Minuto 65 y el partido llegaba a su fin.

Tras un carrusel de cambios que paró el partido durante casi diez minutos, el Nàstic intentó sin éxito meterse en el partido con una ridícula incapacidad en el movimiento del balón. El Sporting se conformaba con el resultado y no quería hacer sangre. Aun así, pudo ampliar la ventaja en el marcador mediante un espectacular remate de Michael Santos en el 76’ que se marchó rozando la escuadra derecha de la portería de Dimitrievski.

Los últimos quince minutos fueron una aburrida cuenta atrás: los locales firmaban el resultado y los visitantes se veían incapaces de hacerle cosquillas a su rival. Los tres puntos meten al Sporting en la lucha por el playoff –lo tienen a solo dos puntos- y hunden al Nàstic, que pierde así todas sus opciones de meterse en la promoción y se queda con únicamente un punto por encima del descenso.

Las próximas horas serán decisivas para conocer el futuro de Rodri, que todo indica que no continuará en el banquillo grana. Veremos quién es la tercera apuesta de la temporada de la directiva grana para eludir el descenso.

Ficha técnica

Sporting: Mariño, Adrián, Alex Pérez, Barba, Canella, Carmona, Bergantiños, Sergio Álvarez, Jony (Isma López, 74’), Michael Santos (Viguera, 80’) y Carlos Castro (Rubén García, 61’).

Nàstic: Dimitrievski, Kakabadze, Suzuki, Molina, Abraham, Gaztañaga, Matilla, Muñiz (Omar Perdomo, 56’), Maikel Mesa (Javi Márquez, 70’), Barreiro (Dumitru, 73’) y Álvaro Vázquez.

Goles: 1-0 Michael Santos (45+2’), 2-0 Rubén García (64’).

Árbitro: Ais Reig (Colegio Valenciano). Amonestó  a Suzuki (18’), Barreiro (19’), Muñiz (25’) y Molina (54’) por parte visitante.

Incidencias: 21.206 espectadores en El Molinón.

También te podría gustar...