Vicente Iborra, tras los pasos de Suker y Baptista

Vicente Iborra fue el gran protagonista del duelo de la decimoquinta jornada de LaLiga entre el RC Celta de Vigo y el Sevilla FC. El valenciano comenzó el duelo en el banquillo, si bien acabó resultando determinante para que el equipo de Jorge Sampaoli consiguiera los tres puntos en Balaídos. No en vano, de sus botas salieron los tres goles que permitieron a los nervionenses doblegar al conjunto vigués. Una victoria de gran trascendencia para el equipo andaluz, que se asienta en la tercera plaza y, además, obtiene una renta de nueve puntos sobre los gallegos.

En los últimos 25 años, tan solo dos futbolistas del Sevilla FC habían sido capaces de anotar un hat-trick lejos del estadio Ramón Sánchez Pizjuán en la máxima categoría del fútbol español. Un logro que habían conseguido el croata Davor Suker y el brasileño Julio Baptista. Dos jugadores a los que ahora se une Vicente Iborra, que a esta proeza debe añadir el hecho de haber comenzado el partido en el banquillo. Y es que tanto Suker como Baptista lograron su hat-trick a domicilio con la zamarra nervionense saliendo de inicio.

Davor Suker fue el primer jugador del Sevilla FC capaz de anotar un hat-trick en Primera División en este intervalo de tiempo a domicilio. El croata lo consiguió en su segunda temporada en el club nervionense, la 1992-1993. Una campaña que el equipo andaluz inició en el estadio Carlos Belmonte, donde derrotó al Albacete Balompié por un ajustado 3-4. Tres de los cuatro goles del equipo sevillano fueron del croata, que consiguió batir a Balaguer en los minutos 26, 47 y 53 de juego.

Una proeza que repitió, en la temporada 2003-2004, el brasileño Julio Baptista. Fue en su primera campaña en el club, en la que consiguió anotar la friolera de 20 goles en el torneo liguero. Tres de ellos llegaron en La Nueva Condomina, en partido correspondiente a la vigésimo cuarta jornada de la competición. Un encuentro en el que el Sevilla FC derrotó al Real Murcia por un contundente 1-4, logrando el brasileño un hat-trick. Roberto Bonano padeció el acierto goleador de La Bestia, que consiguió superarle en los minutos 3, 71 y 90 de juego.

Ahora, Vicente Iborra ha tomado su relevo, consiguiendo el más difícil todavía: lograr un hat-trick a domicilio tras salir desde el banco de suplentes. El valenciano ingresó en el terreno de juego en el minuto 45, relevando a Nico Pareja. En la segunda mitad, fue capaz de superar a Rubén Blanco en tres ocasiones, para asegurar la victoria sevillista en Balaídos: anotó en los minutos 50, 83 y 90. Una brillante actuación, que resultó clave para su equipo.

Diego Belmonte

Periodista. Redactor del CD Leganés en Los Otros 18. También me puedes leer en Cadistasfinos y Proyecto Premier.

También te podría gustar...