Sevilla FC 5 – 0 CA Osasuna: El Sevilla atropella a un indolente Osasuna

Sevilla y Osasuna cerraban la temporada 2016/2017 con un partido intrascendente para la clasificación de la Liga y que seguramente hubieran preferido ahorrarse, sobre todo desde el lado pamplonica. Con los de Nervión exprimidos después de una intensa temporada y con la mirada puesta en las vacaciones, y los rojillos pensando en la categoría de plata, el máximo aliciente del partido lo suponía el aroma a despedida que se desprendía de él.

Mientras unos disputaban sus últimos noventa minutos en Primera División, la grada local se preparaba para despedir a su actual técnico, Jorge Sampaoli, que zarpará de la entidad andaluza para comandar el timón de la Selección Argentina. No sólo el técnico, también jugadores con un buen cartel a nivel continental como N’Zonzi o Vitolo podrían ser los siguientes en cruzar la puerta de salida; algo que harán seguro los cedidos Nasri y Kranevitter. Más allá de lo irrelevante del marcador, el partido prometía espectáculo: el anterior partido entre ambos había sido una fiesta del futbol, y en esta última jornada iban a poder jugar liberados, lejos de la presión de los objetivos que aún están por cumplirse.

Por esta razón, Sampaoli se podía permitir el lujo de introducir modificaciones en la alineación: Mariano volvía al carril derecho, Kranevitter partía como central y David Soria se hacía cargo de un arco que, curiosamente, aún no había defendido en Primera División. Sorprende el hecho de que siendo artífice en la consecución de la Europa League del año pasado, el canterano aún no hubiera debutado en la Liga hasta hoy.  Por su parte, el cuadro de Vasiljevic no incluyó ninguna sorpresa en el once, aunque cabe destacar el debut del joven Kike Barja, que el año que viene pasará a tener ficha del primer equipo. El morbo de la noche lo aportaba Sirigu, el otro suplente de Sergio Rico a lo largo de la temporada, que volvía al Sánchez Pizjuán con más minutos pero con más disgustos.

Con el pitido inicial arrancó una primera parte que fue un monólogo sevillista, con Correa y Vitolo llevando la voz cantante en un discurso abiertamente ofensivo en el que Osasuna era una comparsa, un mero invitado al rondo sevillista. El equipo local se gustaba a costa de los rojillos, que no ponían demasiadas trabas para que los de Nervión superasen líneas, ganaran metros en la banda y avisaran con remates al área. Parecía que la idea era robar e ir a la contra, pero tampoco en eso pusieron mucho ímpetu los locales. Aunque la desmotivación es lógica, el nivel ofrecido por el equipo esta temporada, más allá de lesiones, es impropio del que debería tener una institución de su categoría. Sin dificultades ni miramientos, los locales aprovecharon el tedio pamplonica y el desajuste defensivo para poner el primero de la noche. Después de una buena combinación con Correa, que no acertó a batir a Sirigu, Vitolo empujó el balón a la red en el minuto 10.

Con el primer tanto, el equipo dirigido por Sampaoli no aminoró la intensidad y consiguió sacar tajada del buen momento que vivía. En el minuto 20, un centro raso de Escudero después de una buena internada por la banda izquierda encontró a Franco Vázquez en el corazón del área, que no perdonó. Quince minutos después, Jovetic amplió diferencias con un auténtico golazo: el jugador se sacó un latigazo desde la frontal que superó a Sirigu por el centro de la portería. En sólo 35 minutos el Sevilla ya ganaba 3-0. Con esta atmósfera de júbilo y la sensación de rendir homenaje a una gran temporada con el broche de oro, los jugadores locales se fueron al túnel de vestuarios para escuchar la última charla del curso, algo que también hicieron los visitantes, con cada vez menos ganas de disputar el encuentro.

En la segunda parte, el Sevilla retomó la historia por donde la había dejado, y siguió asediando el área osasunista, siendo claro dominador del control del esférico e instalándose en campo contrario. Los rojillos parecían conformarse con no encajar, y los pocos balones de los que disponían servían para intentar una escaramuza a la portería de Soria que enseguida era desbaratada. Al cuarto de hora del inicio de la segunda mitad, Mariano sirvió con elegancia un balón en profundidad desde la derecha para que el ‘Mudo’ certificara su doblete. No le dio tiempo a saborear el gol al ítalo-argentino, ya que Sampaoli le sustituyó apenas unos segundos después por el brasileño Ganso.

Con el partido más que decantado, Vitolo hizo que la grada se pusiera en pie y el éxtasis se desatara. El jugador canario hizo una auténtica obra de arte: recortó al defensa y al portero rival en una baldosa y marcó a portería vacía el último gol del curso. Con el pitido final, la temporada llegó a su fin, dejando tras de sí un reguero de sensaciones ambiguas. La cuarta plaza sabe a gloria; aunque duele que no se haya podido mantener mucho más tiempo la lucha por estar entre los tres primeros, y el trauma de la eliminación ante el Leicester aún escuece.

Con todo, en el horizonte se abre una nueva oportunidad de jugar la Champions, de quitarse la espinita clavada, pero pasará por superar la ronda previa. Se abre un nuevo ciclo en el Sevilla, y el mayor escollo a superar para que sea tan exitoso como el que justo acaba no es el de encontrar un nuevo entrenador o el de reconfigurar la plantilla, sino el de superar la marcha de Monchi. Sobreponerse a la ausencia del capitán de la nave determinará las opciones de la embarcación la temporada que viene: si lo consigue, todo irá viento en popa, si no, el casco del barco puede resquebrajarse sensiblemente. Está por ver como reinventará el equipo y el organigrama la junta dirigida por Pepe Castro.

Ficha técnica:

Sevilla FC: David Soria; Mariano, Kranevitter, Lenglet, Escudero; N’Zonzi, Krohn-Delhi (Sarabia, ’82); Franco Vázquez (Ganso, ’60), Correa, Vitolo y Jovetic (Ben Yedder, ’60).

CA Osasuna: Sirigu; Alex Berenguer, Oier, Vujadinovic, Steven, Clerc (Kike Barja, ’74); Roberto Torres (Olavide, ’67), Raoul Loé, Causic; Kenan Kodro (Fuentes, ’61) y Oriol Riera.

Árbitro: Carlos del Cerro Grande (Colegiado madrileño). Amonestó a los jugadores locales Jovetic (’29), N’Zonzi (’62) y Kranevitter (’67), y al visitante Oier (’55).

Goles: 1-0, min. 10, Vitolo; 2-0, min.20, Franco Vázquez; 3-0, min. 35, Jovetic; 4-0, min. 60, Franco Vázquez; 5-0, min.80, Vitolo.

Estadio: Ramón Sánchez Pizjuán ante 26.396 espectadores.

También te podría gustar...