Sevilla FC 1 – 2 FC Barcelona: Una final sin quilates

La falta de acierto y la diferencia de nivel condenó al Sevilla en la Supercopa de España | Fuente: sevillafc.es

Lejos de la expectación y los nervios que desatan los partidos grandes en que se disputa un título, la Supercopa de España celebrada anoche en Tánger, paradójicamente, no hizo más que confirmar lo descafeinada que prometía ser. El resuello y el sopor producidos en los despachos a razón de las desavenencias entorno a la sede del choque o las plazas de extracomunitarios permitidas para el encuentro parecieron trasladarse al verde, donde más que una final se fraguó un partido de exhibición. El rendimiento de los jugadores hizo inevitable en ocasiones cuestionarse si no se trataba de un partido amistoso más de pretemporada. El Sevilla tenía la cabeza puesta en seguir pasando rondas de Europa League; el Barça en resolver cuanto antes la papeleta. Al final, el acierto tiñó de azulgrana la Supercopa más gris en años: Dembélé convirtió un latigazo desde la frontal que Ter Stegen consagraría como decisivo parando un penalti.

A falta de un juego fluido y vistoso que sólo el rodaje y la acumulación de partidos elaboran, lo más interesante del choque disputado ayer en el Estadio Ibn Battuta fue ver el desempeño de las caras nuevas. En el banquillo andaluz, Pablo Machín se estrenaba en una prueba de gran calado, dispuesto a jugársela con esa defensa de cinco hombres que tan de moda le puso en Girona. La apuesta del soriano fue valiente. No sólo se atrevió a ubicar a Navas en un carril diestro donde debía fajarse con Dembélé y Jordi Alba a cambio de obtener más profundidad en ataque, sino que también dispuso un doble pivote de poca vocación defensiva integrado por Banega y Roque Mesa. Un esquema diseñado para sacar el balón limpio de atrás y arañar la espalda del rival a la contra. Por su parte, Valverde volvió al 4-3-3, buscando llevar la manija del encuentro y arriesgando lo justo en su alineación. Debutaron Arthur y Lenglet, que rellenaron una columna vertebral culé casi completa pero recién llegada de vacaciones.

Con el pitido inicial, ambos equipos empezaron a especular y a sondear los puntos débiles del rival, esperando el momento propicio para asestar un golpe. Nueve minutos tardó el Sevilla en encontrar grietas en una defensa inédita en el cuadro catalán. Muriel condujo fabulosamente una contra, atrajo a los centrales y antes de que pudieran robarle la cartera filtró un goloso pase en corto a Sarabia, que ajustició con un disparo cruzado a Ter Stegen. Se le hacía cuesta arriba el partido a los catalanes, que tendrían que remontar ante un equipo con más partidos en lo que va de verano. La acción trajo consigo el estreno del VAR en el futbol español, que no hizo más que confirmar la legalidad de éste.

Sarabia perforó las redes de Ter Stegen para convertir su quinto gol en pretemporada. | Fuente: sevillafc.es

Sarabia perforó las redes de Ter Stegen para convertir su quinto gol en pretemporada. | Fuente: sevillafc.es

Con lo más difícil ya hecho, perforar la meta blaugrana, el Sevilla se encerró para preservar la ventaja y hacer daño a la contra. Con el balón más cerca del área andaluza creció Dembélé, y con él, el Barça. Aupado por las dudas sobre su futuro y su calidad, el internacional francés emergió como un verdadero quebradero de cabeza para Navas, que se veía superado una y otra vez por un torbellino ambidiestro. Jordi Alba y Semedo supieron leer también que el partido demandaba desmarques de ruptura y empezaron a ofrecérselos a la zurda privilegiada de Messi, un francotirador del pase. Kjaer tenía que multiplicarse en cada acción para achicar los envíos de los laterales al área. Pudo estrenarse Lenglet de cabeza, pero la suerte decidió que fuera otro central quién pusiera las tablas. Piqué remató a placer en el 41’ un balón que había pegado en el palo previo lanzamiento de falta de Messi y el Barcelona se marchó más vivo que nunca al descanso.

Al arranque de la segunda mitad ambos equipos se mostraron más prudentes y comedidos que en los primeros 45 minutos, calibrando riesgos y creando ocasiones claras con cuentagotas. El Barça buscaba tercamente un espacio libre donde clavar el estoque, consciente de que no le interesaba que el partido se alargara a la prórroga; el Sevilla, que los culés arriesgaran demasiado para salir en tromba. Sin embargo, la mejor ocasión rojiblanca llegaría a balón parado, después de un remate de Franco Vázquez que se estrelló en la cruceta. Al Barça le empezaban a entrar las prisas y Valverde dio entrada a Coutinho.

Aleix Vida redebutó con el Sevilla contra su ex equipo. | Fuente: sevillafc.es

Aleix Vida redebutó con el Sevilla contra su ex equipo. | Fuente: sevillafc.es

Con toda la artillería en el césped, los de la ciudad condal empezaron a avasallar a la defensa sevillista, que ya empieza a beber del orden táctico de Machín y a mostrar una solidez inusitada la pasada campaña. Por si acaso, ahí estaba Vaclík para negar el premio del gol a quien quisiera ponerle a prueba. El checo sacó dos remates a bocajarro de Messi y Suárez, pero nada pudo hacer ante un trallazo de Dembélé desde la frontal en el 77’. El balón reventó la escuadra derecha del guardameta, desatando la euforia en el banquillo catalán. Sin desplegar un gran juego, el Barça empezaba a oler un trofeo por el que casi no había sudado. Con todo, el Sevilla intentó forzar la prórroga y se encontró, con más fortuna que esfuerzo, con una pena máxima a favor en el 90’ después de que Ter Stegen se interpusiera en el camino de Aleix Vidal dentro del área. Ben Yedder, que acababa de entrar al campo, tomó la responsabilidad de intentar alargar el encuentro. Ter Stegen no estaba por la labor. El alemán blocó con su estirada un disparo raso y dócil. Ni el propio Sevilla parecía estar interesado en aquél título.

Con el pitido final, los blaugranas festejaron con más compromiso que ganas un trofeo para el que ninguno de los dos contendientes puso toda la carne en el asador. Queda mucha temporada por delante, y en Nervión lo saben bien. A priori, este año volverán a disputar tres competiciones, por lo que no conviene comenzar la temporada con la lengua fuera. Aun con un título en juego, ayer dio la sensación de que el equipo prefirió especular e intentar ganar con lo mínimo antes que hipotecar un buen rendimiento en Liga, Copa o Europa League. Una actitud cuestionable que sólo el tiempo legitimará.

Ficha Técnica:

Sevilla F.C: Vaclik; Jesús Navas, Mercado (Ben Yedder, min. 84), Kjaer, Sergi Gómez, Escudero; Banega, Roque Mesa; Sarabia (Aleix Vidal, min. 70), Franco Vázquez; y Muriel (Andre Silva, min. 60).

Barcelona: Ter Stegen; Semedo, Piqué, Lenglet, Jordi Alba; Arthur (Coutinho, min. 52), Busquets, Rafinha (Rakitic, min. 46); Dembélé (Arturo Vidal, min. 86), Luis Suárez y Messi.

Goles: 1-0, min. 9: Sarabia, tiro cruzado a pase de Muriel. 1-1, min. 41: Piqué remata a placer con el portero vencido después de una falta de Messi que toca en el palo. 1-2, min. 78: Dembélé, con un derechazo a la escuadra desde la frontal del área.

Árbitro: Carlos del Cerro Grande (Colegio Madrileño). Amonestó a Franco Vázquez (min. 24) y Roque Mesa (min. 68), por el Sevilla, y a Ter Stegen (min. 89), por el Barcelona.

También te podría gustar...