Sevilla FC 1 – 0 Girona FC: Rico y el gol de la discordia obran la victoria

Navas volvió a cuajar un gran encuentro como lateral derecho. | Foto vía: sevillafc.es

Navas volvió a cuajar un gran encuentro como lateral derecho. | Foto vía: sevillafc.es

Correa o Sarabia, Sarabia o Correa… aún no queda claro quién ha anotado el único tanto del partido que se ha disputado este mediodía en el Ramón Sánchez-Pizjuán, lo que sí puede afirmarse con toda seguridad es que Sergio Rico está de vuelta. El canterano ha firmado una gran actuación ante el Girona con un recital de paradas que viene a garantizar que los errores cometidos en partidos pasados como el de Butarque no fueron más que empanadas pasajeras. El arquero recupera el buen nivel que le ha llevado en diversas ocasiones a la convocatoria de la selección en el momento más importante de la temporada; justo antes del trascendental partido que enfrentará a los hispalenses con el Manchester United. Antes, tenían que conseguir una victoria ante el Girona, conjunto solvente e intenso, para mantener un puesto privilegiado por la lucha europea.

El Sevilla salió al verde con algunas modificaciones respecto a los anteriores encuentros, introduciendo variantes a un esquema que parecía inamovible: entró Pizarro para dotar de músculo y potencia a un medio del campo donde se echó en falta la finura y precisión de Banega, y Joaquín Correa ocupó la banda en detrimento de Nolito. Cada vez es más usual ver al argentino en un once inicial en el que empieza a ganarse un sitio, emulando el reciente ejemplo de Muriel. Navas repitió como lateral derecho, donde parece más una solución definitiva que un parche, y Mercado se ajustó en el centro de la zaga con Lenglet.

En la otra mitad del campo, el Girona alineó a sus jugadores a priori titulares, sin tantos minutos en las piernas como los locales al no jugar competición entre semana. Entró Olunga por Stuani, máximo goleador del equipo, cuya ausencia acabó pesando al equipo catalán, que volvió a encomendarse a Portu para volver a matar a un gigante. Esta vez no pudo ser, y no precisamente por escasez de ocasiones.

La primera parte mostró un choque competido, con alternancia en el dominio del partido y llegadas al área rival. El Girona se mostró sólido en defensa, con una línea de tres centrales bien organizada que monopolizó en todo momento el juego aéreo, con las constantes ayudas de sus dos ya clásicos carrileros, y orquestando el ataque con buen criterio bajo la batuta de Pere Pons.

En el minuto 37 empezó el arreón catalán, y con él, el ‘show’ de Rico. 180 segundos de pura reivindicación. La primera, un centro de Mojica al otro lateral, Aday, que Sergio Rico envió a saque de esquina tapando el primer palo con una gran estirada. Segundo intento y segunda reacción del guardameta; esta vez a la salida del córner,  ampliando el repertorio con un buen pie abajo al remate de Juanpe. Lo mejor aún estaba por venir: en el minuto 40, el árbitro señaló un penalti por mano de Muriel. Y ahí volvió a aparecer él para acertar a detener el disparo de Aday. De paso, le disipó a la grada cualquier duda sobre su calidad o compromiso.

Correa batió a Bono en una jugada que acabó con Sarabia empujando el balón a las mallas pero sin poder adjudicar con certeza el gol a uno de los dos. | Foto vía: sevillafc.es

Correa batió a Bono en una jugada que acabó con Sarabia empujando el balón a las mallas pero sin poder adjudicar con certeza el gol a uno de los dos. | Foto vía: sevillafc.es

La segunda parte escupió de forma precoz y casi sin tiempo a reaccionar lo que en la primera se le había negado al espectador: el gol. Un envío en largo a la carrera de Correa acabó con el argentino cruzando levemente el balón ante la salida de Bono, y generando la discordia. Parecía que el balón había superado la línea cuando los defensas acertaron a sacarlo de la portería, pero no a despejarlo. Por ahí apareció Sarabia, que sólo tuvo que empujarlo para convertir el único tanto de la noche. Hubo dudas sobre la autoría del gol, pero ante la zozobra, Sarabia fue quién perforó la red de forma inapelable. Con todo, los abrazos fueron para el joven jugador argentino.

Con el tanto inicial bajo el brazo, el Sevilla siguió buscando la portería de Bono para ampliar ventaja. Se le encomendaría esta misión a Ben Yedder, que entró al terreno de juego a la hora de partido después de que Muriel se retirara por problemas musculares.

A punto de firmar doblete estuvo Sarabia, que en el minuto 68 acertó a superar al guardameta marroquí con un disparo desviado que repelió la zaga catalana. El resto del partido se tiñó del azul de la camiseta visitante del Girona, que buscó el empate con ahínco pero que volvió a encontrarse con la alargada sombra de Rico. Vuelo en el 83′ para desviar un cabezazo, exhibición de reflejos en el 88′ para repeler otro testarazo con el guante.

El pitido final sentenció un encuentro decidido por un gol anónimo pero salvado por unas paradas de autor. Tres puntos más al casillero que sirven para seguir en la lucha por las plazas europeas y para reforzar la confianza del equipo antes de la ida de octavos de Champions. Se presume un bonito duelo entre porteros españoles que quizás también decida la meta del combinado nacional.

Ficha técnica

Sevilla F.C:  Sergio Rico; Jesús Navas, Mercado, Lenglet, Escudero; N’Zonzi, Pizarro; Sarabia (Layún, min.78), Vázquez (Geis, min.85), Correa; Muriel (Ben Yedder, min.64).

Girona F.C: Bono; Ramalho, Bernardo, Juanpe; Aday, Pere Pons (Aleix García, min.45), Granell, Mojica (Planas, min.78); Portu, Borja García, Olunga (Lozano, min.70).

Gol: 1-0, Sarabia (min.46)

Árbitro: Jaime Latre del Colegio aragonés. Mostró tarjeta amarilla a Muriel, Pizarro, Borja García y Aday.

Campo: Ramón Sánchez-Pizjuán. 33.129 espectadores.

También te podría gustar...