Sevilla 2- 0 Valencia: El Sevilla allana su camino hacia Turín

El Valencia llegaba al Ramón Sánchez Pizjuán con la ilusión de terminar con diez años de desencuentros con Nervión y, de paso, conseguir un buen resultado que le permitiera llegar a Mestalla con opciones en la eliminatoria. Pues ni una cosa ni la otra. El Sevilla, en ascensión meteórica desde que José María del Nido ingresó en prisión, dejó muy bien encarrilado su pase a la gran final de Turín gracias los goles anotados por M’Bia y Carlos Bacca en la primera mitad. Los de Unai Emery aprovecharon a la perfección la fragilidad defensiva de los valencianos en las jugadas a balón parado para asestarles una estocada casi definitiva.

Los primeros veinte minutos de juego no hacían presagiar la debacle valencianista en Sevilla. Sin llegar a generar verdadero peligro en el área de Beto, los visitantes controlaron el centro del campo en el primer tramo del encuentro y apenas permitieron al conjunto hispalense salir con el balón jugado desde atrás. Todo lo contrario que su rival, que pese a no que no tuvo el dominio de la posesión, encontró un filón en las jugadas de estrategia.

Fazio avisó primero con un remate de cabeza que se marchó rozando el poste izquierdo de la portería de Guaita. A la segunda no habría clemencia, eso sí,  con la inestimable colaboración del árbitro y sus dos asistentes (el de línea y el de área). Una falta colgada por Rakitic, sin duda el mejor futbolista del Sevilla sobre el campo, era peinada por Carriço en el primer palo para que M’Bia rematara en boca de gol. Fuera de juego de libro que vio toda Europa y que el esloveno Skomina no tuvo el valor de señalar.

El primer tanto del Sevilla hizo mucho daño a un Valencia que hasta ese momento no había dado síntomas de debilidad. Tanto es así que tres minutos después del primer mazazo vio cómo Bacca volvía a mandar el balón a la red tras aprovechar una indecisión de la zaga valencianista. El gol del sensacional delantero colombiano desató la locura en el Pizjuán, que cada vez se veía más cerca de una nueva final europea.

Tras el descanso, Pizzi se vio obligado a dar entrada al joven Gayà en el lateral izquierdo para sustituir al lesionado Bernat. Sin embargo, no fue capaz de encontrar una solución a la inoperancia ofensiva de su equipo, empeñado una y otra vez en mandar balones directos a sus delanteros. Los sevillistas, con la tranquilidad que otorga jugar con dos goles de ventaja, esperaban agazapados cómodamente en su campo para lanzar contragolpes magistralmente dirigidos por Rakitic. De las botas del centrocampista croata nació la ocasión más clara para el Sevilla en la segunda parte, pero Bacca no supo aprovechar la genial asistencia de su compañero y falló en el mano a mano con Guatia. El meta valenciano, a diferencia de encuentros anteriores, sí estuvo al nivel que se le presupone y evitó que el desastre fuera todavía mayor.

Por suerte para el Valencia, Emery empezó a pensar en el trascendental choque de este fin de semana contra el Athletic y decidió quitar a Bacca del terreno de juego. El colombiano trajo de cabeza a los centrales blanquinegros durante toda la noche, pero su sustituto, Kevin Gameiro, también dejó muestras de su calidad. La segunda jugada polémica del partido llegó precisamente en un disparo del francés que Javi Fuego desvió con la mano dentro del área de manera involuntaria.

Los cambios también dieron un aire fresco a los de Mestalla. Fede y Feghouli dejaron su sitio a Piatti y Jonas, que estuvo a punto de recortar distancias, pero su remate centrado desde dentro del área se encontró con los guantes de Beto. Vargas también tuvo la suyas. Primero con un chut cruzado que se marchó lamiendo el palo, y después con un testarazo que se estrelló contra el larguero. La suerte volvió a darle la espalda una vez más.

En los últimos minutos llegó la tercera mala noticia de la noche para los de Pizzi tras los dos goles encajados y la lesión de Bernat. El árbitro culminó su actuación estelar mostrándole una cartulina amarilla a Alcácer por recibir (sí, han leído bien) una pequeña patada de Beto. Una tarjeta que, si no prospera el recurso, no permitirá al delantero de Torrent disputar el partido de vuelta. Por fortuna para el Valencia, Iborra no acertó en la última gran ocasión para el Sevilla, en lo que podría haber significado el 3-0 y la sentencia de muerte para los de la capital del Turia, que una vez más deberán aferrarse a una remontada épica si quieren estar en la final de Turín del próximo 14 de mayo.

Ficha técnica

Sevilla: Beto, Diogo Figueiras, Pareja, Fazio, Fernando Navarro, M’Bia, Carriço, Reyes (Marko Marin, m.59), Rakitic, Vitolo (Iborra, m.90) y Bacca (Gameiro, m.73).

Valencia: Guaita, Joao Pereira, Javi Fuego, Mathieu, Bernat (Gayà, m.46), Feghouli (Jonas, m.74), Parejo, Keita, Fede Cartabia (Piatti, m.57), Vargas y Alcácer.

Goles: 1-0, min. 33: M’Bia. 2-0, min. 36: Bacca.

Árbitro: Damir Skomina amonestó al local Marko Marin; y a los visitantes Paco Alcácer y Mathieu.

Alejandro Martín García

Periodista valenciano con corazón blanquinegro y afincado en la meseta. Antes intentaba jugar a fútbol, ahora prefiere contarlo.

También te podría gustar...