Sevilla 0 – 0 Benfica (4 – 2): ¡¡Qué grande eres, Sevilla!!

La «bota» de Europa, la bella Italia, la ciudad transalpina de Turín, fue testigo de un hito más para la gloriosa historia del Sevilla FC. De nuevo, para no cambiar el guión de cine del bueno en esta temporada, el equipo nervionense consiguió una victoria por penaltis, en el último suspiro de una final en la que los héroes se elevaron a los altares.

Foto vía @SpainUltras

Unai Emery se quitó de encima la piedra que tanto pesaba sobre él, la de «con Emery se iban los partidos claves» que dijo su expupilo en Valencia Jeremy Mathieu. El técnico vasco pasa por derecho a los anales de la historia al ser el segundo entrenador en sus 109 años de historia en conseguir un título europeo (Juande Ramos fue el que consiguió las dos anteriores, además de la Supercopa en Mónaco). Para los amantes de la estadística, también se convierte en el primer entrenador guipuzcoano en ganar una final en Europa.

Pero no solo Unai Emery era el novato. El técnico de Hondarribia se rodeó desde principio de temporada de una serie de hombres con poca experiencia en grandes citas, pero con mucha hambre, mucha sed de victoria y de títulos. Y todo ello aderezado con una unión tremenda en el vestuario, compuesto por un grupo de amigos que tienen claro cuál es su función, y con una sintonía perfecta con la afición (los 32.000 en Sevilla, los 3.000 en Estoril, los 6.000 en Valencia, los 12.000 en Turín…) que ha sido clave durante toda la temporada. Quién presenció un 1 de agosto el estadio con 40.000 personas para ver el estreno europeo ante un desconocido equipo montenegrino llamado Podgorica sabía que esto iba a terminar en algo muy grande.

Foto vía uefa.com

Foto vía uefa.com

Volviendo a la gran final de ayer, el partido comenzó con dos equipos muy parejos que buscaban lo mismo, presión y salir rápidamente a la contra para coger de sorpresa al contrario. Y el Sevilla, con el paso de los minutos, demostró sera el que mejor tocaba los instrumentos, con un Rakitic a la batuta que saca lo mejor de esta novel orquesta. Pero el Benfica se venía arriba cuando flaqueaban las fuerzas del que ayer actuaba de local, sobre todo con un Nico Gaitán (qué bueno es este futbolista) y los centrales de moda en Europa, Garay-Luisao, que hacían temblar los cimientos cuando subían a disputar una jugada a balón parado y de los que Bacca pocas veces logró fajarse. El partido era duro por parte de los dos. Feas entradas que el alemán Brych supo llevar bien en un arbitraje notable.

Pero la segunda parte, en vez de levantar el ánimo sevillista, hizo que el cuadro benfiquista que entrena Jorge Jesús se lanzara en tromba y en un par de ocasiones puso en verdaderos aprietos a Beto. La más clara, ese despeje sobre la línea de gol que hizo Nico Pareja tras remate de Gaitán y Lima. Así acababan los primeros 90 minutos y se acudía a la prórroga. Los dos lo deseaban. Antes de ese momento, parada colosal de Beto en un disparo de Lima que se colaba en las redes.

El Sevilla no era mejor que el Benfica, pero el Benfica tampoco parecía superior. Cada uno supo jugar sus bazas. Y el conjunto hispalense las tiene en dos centrales colosales como son Pareja y Fazio (¡ay, Sabella!) y en jugadores de una gran calidad como Reyes, Vitolo, Bacca y Rakitic.

Foto vía elconfidencial.com

Foto vía elconfidencial.com

En esa prórroga, Bacca con un magistral pase de Rakitic, estuvo a punto de evitar la agonía de los penaltis, pero con Luisao echándole el aliento en el cogote se precipitó en el disparo. Después salió Gameiro (tremendo lo de este jugador, que hace tres días le diagnosticaron esguince de rodilla y ha corrido y luchado como el que más) y tuvo una para enchufarla. Vitolo se retiraba también lesionado, otro enorme jugador que estando lesionado lo ha dado todo. Quizás el único «pero» fue Marko Marin, que salió en el minuto 70 y en apenas 20 minutos fue sustituido, no sabemos si por lesión, tras arrastrarse ese rato sobre el césped.

Y llegó la quiniela del punto fatídico, de los once metros. Le tocaba la gloria a Oblak o a Beto. Y, afortunadamente, se la llevó el portero portugués que tanto ha calado ya en el corazón sevillista. Dos paradas a Cardozo y Rodrigo, junto con el pleno acierto sevillista, hicieron que la tercera venga para la capital de Andalucía.

Foto vía elconfidencial.com

Foto vía elconfidencial.com

El Sevilla ya ha entrado por pleno derecho en el olimpo de los grandes. Junto con Juventus, Liverpool e Inter, ha sido el cuarto en conseguir un triplete de entorchados UEFA. Después de la celebración, llega otra cita marcada en rojo en el calendario, el 12 de agosto en el Cardiff Stadium donde disputará contra Atlético de Madrid o Real Madrid la final de la Supercopa europea.

«Once barras,
blancas unas,
rojas otras.
No lo dudo,
me queda el pecho viudo
si me quito tu razón,
que más que mi corazón
a mí me late tu escudo.
«

(Antonio García Barbeito, pregón del Centenario del Sevilla FC, 2005)

¡Sí, sí, sí, la Copa ya está aquí!

Foto vía nacion.com

Foto vía nacion.com

Ficha técnica:

Sevilla FC (0): Beto, Coke, Pareja, Fazio, Alberto Moreno, Mbia, Carriço, Reyes (Marin, m.78 -Gameiro, minuto 104-), Rakitic, Vitolo (Diogo, m.110) y Bacca.

Benfica (0): Oblak, Maxi Pereira, Luisao, Garay, Siqueira (Cardozo, m.98), Rubén Amorim, André Gomes, Nico Gaitán (Ivan Cavaleiro, m.118), Sulejmani (André Almeida, m.25), Lima y Rodrigo.

Árbitro: Félix Brych, alemán. Amarillas para Fede Fazio, Alberto Moreno, Siqueira, Coke y André Almeida.

Goles: Penaltis: Lima (gol); Bacca (gol); Cardoso (falla); M’Bia (gol), Rodrigo (falla); Coke (gol); Luisao (gol); Gameiro (gol).

Incidencias: 12.000 sevillistas en el Juventus Stadium. Desplegaron un tifo en el que se veía el anciano que ya vistió las gradas de Eindhoven y Glasgow, subido a una moto bajo el lema «hemos vuelto».

Juan Ignacio Borrallo

Técnico superior en imagen audiovisual. Licenciado en periodismo. Amante del fútbol justo y de un Periodismo de calidad.

También te podría gustar...