Liverpool FC 1 – 3 Sevilla FC: El rey remonta para convertirse en emperador de Europa

El Sevilla remonta un partido en el que hubo una parte para cada conjunto. Coke, con dos tantos, el héroe de Basilea. Sturridge adelantó al Liverpool y Gameiro igualó en la reanudación. La polémica, servida, con dos penaltis no señalados por mano en el área hispalense.

El rey ya es emperador y el Sevilla prolonga su idilio con la Europa League por tercera temporada consecutiva. Los hispalenses se han consagrado en la última década como el equipo referencia en la competición con 5 títulos, alejándose de los 3 que posee un club como el Liverpool, rival esta noche y que buscaba recortarles la diferencia.

Los andaluces supieron sufrir, aguantar cuando peor estaban y recuperarse de manera grandiosa tras el paso por vestuarios y la charla de Emery. 15 minutos que cambiaron el sino del encuentro y la cara del cuadro de Nervión, que salió revolucionado en la segunda mitad.

El choque arrancó con alternancias para ambos conjuntos, pero con las espadas guardadas, no en vano, el encuentro era una final. Los hispalenses dominaban el cuero en los primeros compases, pero sin encontrar la meta rival. El Liverpool presionaba la salida del balón rival y trataba de ahogar la zona de creación, aislando a un Banega que fue de lo mejor de los sevillistas en la primera mitad.

La primera ocasión del encuentro estuvo en la botas de Emre Can. Disparo lejano del mediocentro que obligaba al joven David Soria a intervenir y desbaratar la oportunidad. Los ingleses lo intentaban frenando la construcción de los andaluces, ya fuese presionando o con faltas, mientras buscaban balones largos para sus hombres de ataque. Coutinho no aparecía y Lallana y Milner se encargaban de organizar.

Al Sevilla le costaba un mundo generar peligro y el Liverpool volvía a disponer de una nueva ocasión por mediación de Sturridge, que cabeceaba un centro de Clyne, sorprendiendo a Soria, que hacía la estatua, pero Carriço salvaba bajo palos despejando el cuero. Poco después llegaría la primera polémica del choque, Carriço cortaba con la mano una internada de Firmino, pero ni el árbitro, ni el linier, ni el juez de fondo vieron nada.

Los de Emery se encomendaron a un Banega que hacía magia por momentos, pero que carecía de apoyos para construir y con muchos rivales tapándole. No llegaban las ocasiones hispalenses y el Liverpool gozó de otra. Nueva subida de Clyne por banda, toca para Lallana, que se inventa un pase a la espalda de la zaga sevillista y Soria salva el remate de Sturridge, que ya aparecía con la caña.

Los hispalenses se quitaron la presión de encima por un momento y comenzaron a llegar, la más clara la tuvo Gameiro con una chilena que se fue desviado, tras un centro prolongado por N´Zonzi. Fue la antesala del mazazo en forma de gol de los ingleses. Sturridge se sacaba un disparo exterior que se colaba en la meta defendida por Soria. Un golpe que dejó tocado al Sevilla, que se empequeñeció a la espera del descanso.

El tanto noqueo a los de Emery, que pudieron llevarse algún tanto más en su haber. El linier anuló un gol por fuera de juego de Sturridge, tras un remate de Lovren. También pudo decretar otro penalti el colegiado por mano de Krychowiak, pero el colegiado decidió no señalarlo. La última de los ingleses antes del pitido del colegiado llegó en un centro del todoterreno Clyne, pero su centro no encontró rematador.

Revolución tras el descanso

Tras el paso por el túnel de vestuarios el guión cambió por completo. Mariano recibía en banda, se internaba entre dos defensores y asistía para que Gameiro estableciese la igualada. Mano de santo para los hispalenses el paso por el túnel de vestuarios porque la reanudación no podía ser mejor. El francés dispuso instantes después del segundo, tras un pase a la carrera, pero Touré desbarataba la ocasión cuando se disponía a disparar. El mazazo cambiaba de equipo.

El paso por túnel de vestuarios espoleó a los andaluces, no hace falta ser un genio para saber que parte de culpa la tuvo la charla de Emery, que cambió la cara de un equipo que parecía muerto al descanso, pero que supo aprovechar sus ocasiones en la segunda mitad e hizo pagar al Liverpool el desgaste de la primera parte.

Los “Reds” trataron en vano de volver a imprimir su presión asfixiante, pero el Sevilla ya se sabía la trampa y logró evitarla a través de balones en largo, pero el paso de los minutos frenó el ímpetu de los de Klopp y los hispalenses se hicieron dueños y señores del cuero. Gameiro, desaparecido en combate en los primeros 45 minutos, volvía a disponer de otra oportunidad para poner a los suyos por delante, pero su remate, completamente solo, lo sacaba Mignolet.

Coke se viste de héroe

Las finales suelen estar predestinadas a los hombres de gol, pero un lateral convertido a interior se convertiría en el héroe en Basilea. Coke se puso el traje de faena y se convirtió en la pieza clave en la culminada. Primero, después de una jugada mágica entrelíneas, con caño incluido de Vitolo, que culminaba Coke con un disparo de primeras desde la frontal que se colaba en la red de Mignolet.

Volvería a anotar el madrileño minutos después, tras aprovecharse de un pase erróneo de Coutinho. Coke se encontraba en fuera de juego, pero el pase del defensa habilitó al futbolistas que definía ante la salida de Mignolet y sentenciaba la final. Levantaba el linier la bandera, pero en este caso acertaba el colegiado corrigiendo a su auxiliar.

El Sevilla había aguantado hasta el descanso, con un tanto en contra, dos penaltis perdonados y varias ocasiones “Reds”, pero el rey de la Europa League quería consagrarse como emperador y el paso por vestuarios había sido decisivo. El Liverpool trató de reaccionar tímidamente, pero no lograría cambiar ya el sino de un encuentro con una parte para cada equipo. Coutinho, su jugador más creativo, estuvo desaparecido y tan solo apareció con un remate desde la frontal que se fue arriba.

Con el pitido final se desató la locura sobre el césped y en las gradas de Basilea. Una parte de Sevilla se echará esta noche a las calles y la verdad es que se lo merecen. Los hispalenses son la historia viva de una competición para la que cada temporada se preparan con esmero, centrando sus esfuerzos. El premio, un nuevo título europeo y la clasificación para la Champions la próxima campaña.

Ficha Técnica

Liverpool FC: Mignolet; Clyne, Touré, Lovren, Alberto Moreno; Milner, Emre Can, Lallana; Coutinho, Firmino y Sturridge.

Sevilla FC: David Soria; Mariano, Rami, Carriço, Escudero; N´Zonzi, Krychowiak, Banega; Coke, Vitolo y Gameiro.

Goles: 1-0 Sturridge, min. 34; 1-1 Gameiro, min. 46; 2-1 Coke, min. 63; 3-1 Coke, min. 69.

Árbitro: Atkinson. Amonestó a los jugadores del Liverpool Clyne y Lovren, y a Banega, Vitolo, Mariano y Rami por parte del Sevilla.

También te podría gustar...