Feyenoord 2 – 0 Sevilla FC: Derrota y mala imagen el día que la UEFA pierde el crédito que le quedaba

El Sevilla FC cayó derrotado en su visita a Rotterdam ante el conjunto holandés del Feyenoord, en un encuentro marcado por los incidentes vividos en la previa, cuando las autoridades neerlandesas (con la complacencia de la UEFA) tomaron una decisión nunca vista: ante la peligrosidad de los hinchas locales, decidieron apresar a los más de 100 aficionados sevillistas desplazados, impedirles ver el partido pese a haber pagado su entrada, imponer multas de 50 euros a cada uno de ellos para ser deportados so pena de pasar la noche en el calabozo. Todo ello, con documentos en el idioma autóctono sin asistencia de ningún traductor y que debían ser firmados.

Esta situación no se vivió en una república bananera, sino a unos 200 kilómetros de distancia del Parlamento europeo. Una medida preventiva que permitió a los presuntos violentos ver un partido de fútbol en la grada, y que llevó a los aficionados desplazados no sólo desde Sevilla, sino también desde distintas localidades centroeuropeas, a una comisaría. Una circunstancia que no casa en absoluto con lemas como ‘Fair Play’ o ‘Respect’ enarbolados por el máximo organismo del fútbol europeo, que no toma cartas en el asunto. Platini ni está ni se le espera.

Ciñéndonos ya a aspectos puramente futbolísticos, el conjunto sevillista fue justo merecedor de la derrota en el estadio De Kuip, que recibió a los hoy de azul con toda una grada cubierta con un tifo que mostraba el naufragio de un galeón español. Metáfora de lo que ocurriría durante la siguiente hora y media, tiempo en el que los hombres de Unai Emery, que llegaban como líderes de grupo en la UEFA Europa League, perderían su posición hasta complicarse el pase para la siguiente eliminatoria.

El juego estuvo marcado por la intensidad por ambos bandos, si bien los locales, con su histórica equipación blanquirroja y calzón negro, imponían su físico y su juego hasta encerrar en su campo al vigente campeón de la competición, que no obstante lanzaba rápidos contraataques merced a la velocidad de Reyes, Aspas y Gameiro.

La segunda mitad parecía un calco de la primera de no ser porque en ella llegaron los goles. En una jugada en la que los visitantes reclamaron falta sobre Krychowiak, el Feyenoord se internó en el área sevillista por el costado derecho con una buena acción de Boëtius que habilita a Toornstra quien, solo, bate a Sergio Rico.

Quedaba media hora y Emery decidió mover el banquillo con antelación, algo insólito en el técnico vasco, dando entrada a Bacca y Deulofeu por unos poco inspirados Iago Aspas y Denis Suárez. El Sevilla presentaba mayor mordiente en ataque frente al lógico repliegue holandés, y la mayor presencia en ataque se hizo notar, si bien no resultó positiva. Tan es así que en una acción a balón parado Stephane M’Bia logró la que hubiese sido la iguala en el marcador, pero el árbitro decidió anular el tanto en un clamoroso error del colegiado a tenor de las imágenes repetidas.

El Sevilla bajó el ritmo, el Feyenoord se rehízo, y cuando apenas quedaba tiempo El Ahmadi estableció el definitivo 2-0 que complica la clasificación del Sevilla para la siguiente ronda, aunque podría lograr el pase como primero de grupo incluso empatando en la última jornada ante el Rijeka. No obstante, es digna de mención la racha negativa que presenta el Sevilla tras este «noviembre negro», pero que le mantiene aún en puestos de privilegio.

Ficha técnica:

Feyenoord (2): Vermeer, Boetius, Kongolo, Nelom, Van Beek, Boulahrouz, Clasie, El Ahmadi, Immers, Toornstra y Kazim Kazim.

Sevilla FC (0): Sergio Rico, Coke, Dani Carriço, Arribas, Kolodziejczak, Krychowiak, Mbia, José Antonio Reyes (Vitolo, minuto 80), Denis Suárez (Deulofeu, minuto 60) y Iago Aspas (Bacca, minuto 60).

Goles: 1-0, m. 55: Toornstra. 2-0, m. 82: El Ahmadi.

Árbitro: Slavko Vincic (Eslovenia). Amonestó a Boetius, Van Beek.

Luis Vilches

Periodista sevillano, fue al fútbol por primera vez a ver a D10S y la estrella fue Rafa Paz. Vivió en Londres, entrevistó a Gabilondo, jugó en el Tomares, le quiso el Betis y le dijo a un tal Sergio Ramos (de 14 años) que era mejor que él... Ahora en Madrid juntando letras donde le dejan.

También te podría gustar...