FC Barcelona 2 – 1 Sevilla FC: El Sevilla sucumbe ante el acierto de Alcácer

El Sevilla puso poca intensidad a un partido atractivo para el espectador. | Foto vía: sevillafc.es

El Sevilla puso poca intensidad a un partido atractivo para el espectador. | Foto vía: sevillafc.es

La lluvia torrencial de Barcelona ha sido la protagonista de otro partido nublado del Sevilla. Nadie dudaba de antemano que la salida al Camp Nou era la más difícil de la temporada por el buen estado de forma de los locales; pero una vez más, el Sevilla, ha cedido los tres puntos sin mostrar la garra ni la casta que durante temporadas desquiciaron a los rivales que querían pasarle por encima. Lejos de envalentonarse y hacerse valer, los de Nervión estuvieron todo el partido viéndolas pasar y confiándose a la suerte. La cuestión no es jugarle al Barça de tú a tú, sino confiar en el potencial ofensivo de que se dispone e inquietar con repetidas llegadas. Para ello, se necesita un sistema fiable donde los jugadores de ataque puedan desinhibirse y preocuparse por crear, pero a tres meses del inicio de competición ni está ni se le espera.

Para el encuentro, Berizzo alineó como gran sorpresa a David Soria en lugar de a Sergio Rico en la meta, ubicó a Corchia en el lateral diestro, y dio entrada en ataque a Navas y Muriel. El técnico buscaba ganar frescura en ataque con jugadores menos rodados que Ben Yedder o Correa, y aprovechar así los descuidos defensivos propios de la zaga adelantada que suele tener el Barcelona. En el medio del campo no hubo sorpresas; aunque se especulaba con la entrada de Krohn-Delhi o Mudo Vázquez para ganar en llegada y dominio del balón, el argentino apostó por el equilibrio de N’Zonzi, la inteligencia de Banega y la omnipresencia de Pizarro, los tres centrocampistas, a priori, titulares.

En el lado local, Valverde sorprendió a la parroquia culé dando la alternativa a Paco Alcácer en la banda derecha, donde debía sacrificarse defensivamente. Sorprendió la posición del de Torrent, pero no más que su participación, ya que apenas ha contado para el ex técnico del Athletic en la presente campaña. Al final, el tiempo (tan sólo 65 minutos) dio la razón al entrenador y devolvió la felicidad al delantero. También cabe destacar la vuelta de Andrés Iniesta, que arrancó en el once después de dejar atrás una lesión.

La primera parte fue un continuo asedio local a la portería de Soria. El Barcelona cocinaba lenta pero peligrosamente las jugadas; con un Messi ‘todocampista’ buscando las constantes incursiones de Alba, Suárez y Rakitic. Busquets tuvo la primera gran ocasión del encuentro después de una jugada de estrategia, pero la zaga visitante la rechazó en la línea de gol. El Sevilla se resistía a encajar, conscientes de lo difícil que es levantar un marcador adverso en este estadio. Pero más complicado es retrasar lo inevitable. En el minuto 23 un pase largo que no acertó a despejar Escudero, que paradójicamente terminaría el partido como mejor jugador rojiblanco, lo aprovecharía Alcácer para batir con mucha clase a Soria. A partir de ahí, pocas ocasiones. Alcácer pudo marcar el segundo de tacón, pero quien de verdad levantó al público del asiento fue Muriel, que a punto estuvo de empatar después de robarle la cartera a Umtiti.

El Sevilla no llegó a incomodar a Ter Stegen, que sólo tuvo que estirarse circunstancial aunque inútilmente en el gol de Pizarro. | Foto vía: sevillafc.es

El Sevilla no llegó a incomodar a Ter Stegen, que sólo tuvo que estirarse circunstancial, aunque inútilmente, en el gol de Pizarro. | Foto vía: sevillafc.es

En la segunda parte las revoluciones del encuentro disminuyeron considerablemente, con el Sevilla ahorrando fuerzas y midiendo esfuerzos. El equipo del Sánchez-Pizjuán vive de ser eficiente en sus ocasiones, y así lo demostró a la hora de partido. Después de una contra frustrada por un providencial cruce de Semedo, el posterior córner acabó con un inapelable remate de cabeza de Pizarro a la escuadra de Ter Stegen. El Sevilla empataba sin haberse acercado con claridad al marco local en todo el encuentro, componiendo así una perfecta oda a la temporada: el resultadismo a veces hace olvidar el mal juego. Pero el hechizo de la pasión desbordada de un gol sin esmero desaparece con la facilidad con la que llega, y de ello se encargó nuevamente Paco Alcácer. 5 minutos después de un disparo de Piqué al larguero, el valenciano se adelantó al defensor en un centro de Rakitic al primer palo e introdujo el cuero en las mallas. Gol y cambio. Y de paso una ovación para recuperar la confianza.

Después del segundo gol local, el Sevilla bajó los brazos y concentró sus esfuerzos en mantener a ralla las llegadas rivales. Las contras se convirtieron en escaramuzas sin peligro ni intención prácticamente. El Barça también se quedó seco, en parte al acierto de Kjaer y Lenglet, y en parte al sambenito fallagoles de Luis Suárez, que vive su peor momento como barcelonista. Las ayudas de N’Zonzi y Pizarro contribuyeron otro tanto en la tarea de hacerse respetar en campo propio. Comentario aparte merece Escudero, que no perdió la fe en rascar algún punto en ningún momento y que se desdobló en ataque y defensa para cumplir una función impagable.

Al final, los tres puntos se quedaron en casa en un partido que deja la sensación de que, de haber creído, se podría haber saqueado algún punto o, como mínimo, haber ofrecido una mejor imagen. Esta vez no puede decirse que el Barcelona se impusiera por calidad individual porque sus mejores jugadores no cuajaron una gran actuación, sino que se debió a la poca agresividad del rival que tenía delante, que resistió como pudo pero no creyó. Aún hay mucho trabajo por hacer, pero ya se sabe: «Dicen que nunca se rinde».

Ficha Técnica: 

F. C Barcelona: Ter Stegen; Semedo, Umtiti, Piqué, Jordi Alba; Busquets, Iniesta (Paulinho, min. 62), Rakitic (Mascherano, min. 88); Alcácer (Deulofeu, min. 66), Messi y Suárez.

Sevilla F.C: David Soria; Corchia, Kjaer (Geis, min. 74), Lenglet, Escudero; N’Zonzi, Pizarro, Banega; Sarabia (Nolito, min. 62), Muriel (Ben Yedder, min. 76) y Navas.

Goles: Alcácer (min. 23), Pizarro (min. 60) y Alcácer (min. 65).

Incidencias: González González. Mostró la tarjeta amarilla a Messi (min. 90).

Estadio: 99.354 espectadores.

También te podría gustar...