Dnipro 2 – 3 Sevilla FC: El Sevilla prolonga su idilio con la Europa League

El Sevilla conquista la cuarta Europa League de su historia. Los hispalenses tumban a un gran Dnipro, que se adelantó y dio mucha guerra. Un doblete de Bacca decisivo para alzar un nuevo entorchado.

“Sevilla tiene un color especial” dice un verso de una famosa canción andaluza, que bien podría aplicarse al conjunto sevillista. La Europa League tiene para ellos un color especial, y lo tiene por los 4 títulos que han ganado en los últimos 9 años. Para más inri, se repartieron en dos períodos idénticos, 2 años de ensueño, en 2006 y 2007, y la pasada campaña y esta noche. El Sevilla vuelve a reinar en su competición fetiche y lo hace tras superar a un rival que vendió muy cara su piel.

El Dnipro no estaba en la final de casualidad, venían como tapado y poco a poco fueron convirtiéndose en una gran opción. En semifinales superaron al Nápoles, del ahora endiosado Rafa Benítez, guiados por Konoplyanka. El extremo de Kirovogrado es el motor y el futbolista que resuelve en los ucranianos. Hoy no anotó, pero dejó varios destellos de calidad y se echó a los suyos a espaldas.

El choque arrancó al más puro estilo ofensivo. Emery con Aleix Vidal reconvertido al lateral zurdo y Reyes en el extremo. Salían al ataque los hispalenses y el Dnipro salió a aplicar la misma táctica. Matheus sacó a relucir, en la primera oportunidad que tuvo, que ahí erraba Emery, aunque acabaría saliéndole bien la jugada al técnico. El extremo centró al corazón del área y Kalinic remató entre Kolo y Carriço, que junto a Sergio Rico, observaron como el cuero se introducía en el fondo de la red.

El Sevilla se puso entonces el traje de faena y comenzó a tejer combinaciones de pases. Banega pensaba, Reyes obraba y Vitolo secundaba, con un Krychowiak impecable y Bacca al acecho. El polaco apareció cuando más se le necesitaba, aunque en su primera ocasión, se encontró con una parada soberbia de Boyko, que con una mano evitaba el empate. No perdonaría en la siguiente, cuando aprovechó una pantalla de Bacca para anotar.

El partido estaba entonces para los hispalenses, que con el paso de los minutos controlaban los tiempos de juego. En una de esas, Reyes se disfrazó de mago. Una mágica asistencia del utrerano, dejó a Bacca en una magnífica posición, que no desperdició  el regalo para poner a los suyos por delante. Los andaluces mandaban en el luminoso y gozaban de sus mejores minutos.

Despertó no obstante el Dnipro. No venían de comparsa, aunque muchos lo pensaran y antes del descanso volvieron a tratar de inquietar la meta de Rico. Konoplyanka era un peligro constante en una banda y Matheus hacía lo propio en la otra. Rotan se encargaría de devolver a la igualada al luminoso con una falta magistralmente ejecutada. Y con tablas se llegaba al descanso.

El Sevilla había tenido el control, había sido superior, pero se había descuidado al principio y al final. La partida de momento había dejado las cosas igualadas, pero había que mover piezas de cara a la segunda parte. 13 minutos tardó Emery en comprender, que a pesar del control y la superioridad ofensiva, había que cerrar el lateral y Aleix Vidal estaba fresco para atacar. El técnico dio entrada a Coke en detrimento de Reyes y adelantó a Vidal de posición.

El partido seguía perdiendo fuelle. El pase de los minutos castigaba el esfuerzo físico en el final de una dura temporada, cargada de partidos, pero había que culminar la heroicidad. Vitolo se aprovechó de un fallo en la salida de la zaga rival para robarles la cartera. El mediocentro habilitó para Bacca, que definió ante Boyko y coronó al Sevilla en Varsovia. De ahí al final, poco más, el Dnipro lo intentó a la desesperada, pero no vio portería. Matheus dio el susto a poco del final, tras desvanecerse sobre el terreno de juego, pero fue retirado en camilla y tranquilizó a la afición que aplaudía, levantando las manos.

El Sevilla repite el éxito de la pasada campaña y conquista su cuarta Europa League. Premio a una fantástica de Unai Emery y para un jugador que estuvo denostado y que se ha encumbrado de nuevo. Banega estuvo excelso y a él le deben mucho los miles de hispalenses que festejan a estas horas el título. El año que viene aguarda la Champions League.

Ficha Técnica

Dnipro: Boyko; Fedetskiy, Douglas, Cheberyachko, Leo Matos; Kankava (Shakhov, m.85), Fedorchuk (Bezus, m.68); Matheus, Rotan, Konoplyanka; Kalinic (Seleznyov, m.78).

Sevilla FC: Sergio Rico; Aleix Vidal, Carriço, Kolodziejczak, Tremoulinas; Krychowiak, Mbia; Reyes (Coke, m.59), Banega (Iborra, m.87), Vitolo; Bacca (Gameiro, m.82).

Goles: 1-0, M.7: Kalinic. 1-1, M.28: Krychowiak. 1-2, M.31: Bacca. 2-2, M.44: Rotan, de falta directa. 2-3, M.73: Bacca.

Árbitro: Martin Atkinson (Inglaterra). Amonestó por parte del Dnipro a Kankava, Kalinic (47+), Bezus (m.70), Rotan (m.75) y Leo Matos (m.83), y por el Sevilla a Krychowiak (46+), Carriço (m.62) y Bacca (m.74).

Incidencias: Final de la Europa League 2015 disputada en el Estadio Nacional de Varsovia ante unos 56.000 espectadores.

También te podría gustar...