Deportivo Alavés 1 – 1 Sevilla FC: Ben Yedder salva el día… pero no la cabeza

Ben Yedder salvó los muebles en una visita complicada a Vitoria. | Foto vía: sevillafc.es

Alavés y Sevilla cerraron la jornada dominical con un tacaño empate que sólo benefició al Barcelona, nuevo líder de la Liga después de vencer esta misma tarde al Villarreal por 2-0. El ‘sorpasso’ era inevitable visto lo visto en Mendizorroza: un partido empantanado, terco y tedioso por momentos, convertido en una férrea batalla por no perder que aún salvaba al espectador del sueño. Mucho barro y poco futbol en un choque que enfrentaba al segundo y al cuarto clasificados. Jony pondría en ventaja a los suyos en el 40′ con una jugada polémica que el VAR se encargaría de validar. Con tierra de por medio, los albiazules parecieron conformarse y llegó el apagón. Al Sevilla, sin mucho brillo en las últimas fechas, tampoco se le encendía la bombilla. Al final, tuvo que comparecer Sarabia, cada vez más estrella, para que los hispalenses no hincaran la rodilla por segunda vez en una misma semana. Su salida agitó el partido y permitió que Ben Yedder pusiera las tablas, pero no fue suficiente para obrar la proeza de mantener el liderato.

Y es que podría decirse que el madrileño fue la única pieza que Machín se permitió reservar de cara al pitido inicial. Por lo demás, la columna vertebral del equipo se mantuvo inalterada. 5-3-2 de manual, con carrileros abiertos, centrocampistas de ida y vuelta y dos morteros en punta. Roque Mesa, que entró por Sarabia, y Mercado, que palió la baja de Jesús Navas, fueron las grandes sorpresas de un once a todas luces fiable. En la otra mitad del campo, un Alavés que cada día se gusta más desde que llegó Abelardo. Pina, Wakaso y Manu García ponen los pulmones; Ibai y Jony, la creatividad. Atrás, pura solidez gracias a una de las defensas más trabajadas de la liga y a la voz de mando de Pacheco.

Con el pitido inicial, ambos equipos salieron a sopesarse, pendientes de un pesaje que quizás se hizo demasiado largo. Los andaluces se jugaban mantener la primera plaza; los vascos, ponerse segundos. La presión de dejar atrás al Atlético de Madrid después del pinchazo ante el Girona era un caramelo que invitaba a perder la cabeza. Quizás por eso el encuentro estuvo tan falto de ritmo y sobrado de interrupciones. Hasta 21 faltas se contabilizaron en una primera mitad que apenas regaló ocasiones.

Trabas, poca fluidez e interrupciones constantes lastraron una primera parte con poco espectáculo | Foto vía: sevillafc.es

Ben Yedder tuvo la primera ocasión clara del choque a los 34 minutos tras un bonito pase picado de André Silva, pero su remate se marchó ligeramente desviado después de que no consiguiera acomodarse entre la defensa local. Pronto lo penalizaría el Alavés, que en un desafortunado toque atrás de Sergi Gómez vio la oportunidad de oro para hincar el diente. Calleri, adelantado pero sin incurrir en off-side ya que el balón venía de un contrario, no tuvo más que ganar línea de fondo y asistir a Jony, que estrenó el luminoso en el 40′ con un toque a placer. El Sevilla ya había tenido un susto entre semana ante el Standard de Lieja en otro inocente remate de cabeza atrás de Kjaer, pero esta vez Vaclik no estaba para hacer de superhéroe. El VAR tampoco de salvavidas.

Con el tanto, el Alavés pareció desdibujarse y concentrarse en preservar una ventaja caída del cielo. Metafórica y casi literalmente. Machín no estaba para mendigar milagros, por lo que se encomendó a la solución más práctica: Amadou y Promes sustituyeron a Mesa y Mercado respectivamente, buscando mayor verticalidad y mordiente en las salidas. El paulatino giro de guión del encuentro pareció otorgarle la razón al ex técnico del Girona, pues tan solo cuatro minutos después Promes estrelló ante Pacheco la segunda ocasión clara de los visitantes. El Sevilla comenzaba a monopolizar el cuero y a conectar con los de arriba.

Fruto de las triangulaciones y la rápida circulación del balón llegaría otra nueva oportunidad; esta vez de las botas de Franco Vázquez, que volvería a encontrarse con Pacheco cuando buscaba el primer palo en un mano a mano. Ante la estéril participación de sus hombres de ataque, Machín llamó a filas a su última baza; Pablo Sarabia, autor de 13 goles y seis asistencias esta temporada. El ahora interior no tardó en recordar sus tiempos de extremo y firmar su séptima asistencia apenas nueve minutos después de ingresar al verde. Encaró, desbordó y sirvió un apetitoso centro con su pierna mala que Ben Yedder embocó a gol en el área chica. El franco-tunecino es un jugador decisivo, pero su impacto no se entiende sin la constancia de líderes como Sarabia.

Franco Vázquez fue uno de los pocos jugadores que pusieron en aprietos a Pacheco. | Foto vía: sevillafc.es

Con el subidón del empate llegó el desboque ofensivo visitante, conscientes de que era el momento propicio para extraer cotas mayores. El Alavés desplegó también la infantería, preparada para revertir el éxtasis andaluz en su contra. Con todo, los guardametas decidieron echar el cierre a un encuentro que se revitalizaba a medida que moría. Pacheco frustró un remate de cabeza de André Silva; su homólogo eslovaco le emuló ante Brasanac, que se topó con el palo en primera instancia después de un salto majestuoso a las puertas del 90′.

Al final, reparto de puntos entre dos escuadras que en ningún momento jugaron a ganar y a merecer la recompensa que se escondía tras la hipotética victoria. Al Sevilla le falta la fluidez creativa que se le caía de los bolsillos hace un mes; al Alavés, la autoconvicción en sus posibilidades para llevarse este tipo de partidos. Con un compromiso exigente a la vuelta de la esquina (los andaluces se verán las caras en casa ante el Valencia y los vascos a domicilio ante el Atlético) será necesario que recuperen la brillantez para no descolgarse de la zona alta de la tabla.

Ficha técnica:

Deportivo Alavés C.F: Pacheco, Martín, Laguardia, Ximo Navarro, Duarte; Tomás Pina, Manu García, Wakaso (Brasanac, min.74); Jony, Ibai (Sobrino, min.73) y Calleri (Guidetti, min.91).

Sevilla F.C: Vaclik, Mercado (Quincy Promes, min.58), Kjaer (Sarabia, min.69), Carriço, Sergi Gómez, Escudero; Roque Mesa (Amadou, min.45), Banega, Mudo Vázquez; Ben Yedder y André Silva.

Goles: 1-0, Jony (min.37); 1-1, Ben Yedder (min.78)

Árbitro: Sánchez Martínez (Colegio murciano). Amonestó con amarilla a Manu García (min.25), Tomás Pina (min.84) y Guidetti (min.93)/ Roque Mesa (min.26), Sarabia (min.39) y Mudo Vázquez (min.84).

Incidencias: Partido disputado en Mendizorroza (17.848 espectadores)

También te podría gustar...