De humilde luchador a héroe en Basilea

Caprichos del destino, la final de la Europa League encumbró a las alturas del sevillismo a un héroe inesperado, a un luchador incansable, a un chico humilde criado en la cantera de Vallecas y a un jugador que estuvo discutido en sus comienzos y tuvo que ganarse la titularidad a base de trabajo, esfuerzo, sacrificio, lucha, entrega y corazón.

Coke Andújar (Madrid, 1986) es uno de esos futbolistas que quedará grabado a fuego en los anales de la historia del Sevilla FC, como el héroe de la quinta en Basilea. El premio a un trabajo de muchos años, de saber reinventarse y de solventar las situaciones difíciles para convertirse en titular del equipo. Un vallecano que capitaneó al Sevilla brazalete en brazo en la final de la Europa League y que culminó la remontada con dos goles. El primero de ello una obra de arte de fútbol combinativo, que culminó con un disparo de primeras desde la frontal al fondo de la red.

Coke es uno de esos futbolistas humildes, de barrio, amigo de sus amigos de toda la vida y de trato cercano. Criado y formado en las categorías inferiores del Rayo, pronto se formó en los valores que este club transmite a los suyos. Michel le da la alternativa en la campaña 2005-2006. Con tan solo 18 años se convierte en el lateral titular en Segunda “B” del cuadro vallecano, disputando 26 partidos, 21 de titular y anotando 2 goles.

Coke formará parte del equipo que logra el ascenso de la mano de Pepe Mel en 2008, pero no es habitual en los XI de un técnico que la siguiente campaña en Segunda, decide apostar por el lateral derecho. Se asienta en Segunda en la temporada 2008-2009, logrando los vallecanos una gran 5ª plaza. Andújar ya no dejará de ser un habitual en las alineaciones titulares de los de Vallecas. Mel, Felipe Miñambres y finalmente Sandoval, con el que logra el ascenso a Primera en 2011, confían plenamente en él.

Tras el ascenso a Primera, Monchi, posiblemente el mejor director deportivo y ojeador que hay hoy en día en el fútbol español, decide llevárselo a Sevilla. Una apuesta personal del encargado de los fichajes en Nervión y su apuesta como lateral derecho de futuro. Con los hispalenses ha vivido buenos momentos, conquistando 3 Europa League y siendo cuestionado en alguna ocasión por no convencer a algunos aficionados, pero supo revertir la situación.

A sus 28 años, Coke recibe su reconocimiento a una carrera de amor por el fútbol, de humildad y de no alzar nunca la voz. Sus esfuerzos se centraron en trabajar, en evolucionar, mejorar y crecer año a año para terminar por dar la razón a aquellos que apostaron por su fichaje y encandilar a sus detractores.

Anoche Coke fue ese protagonista inesperado de la noche, reconvertido a interior por Emery y la llama que surgió en la segunda mitad para asestar dos golpes letales a un Liverpool que había empezado mandando y dominado la primera mitad, en la que pudo dejar sentenciado el encuentro. El Sevilla aguantó y lo que vino tras el descanso ya lo han leído en la crónica de ayer.

El actor de teatro en sus ratos libres, vallecano de pura cepa y sevillano de adopción, es historia viva de un torneo que en Sevilla se ha convertido en fetiche. No en vano, Coke ha participado en los 3 últimos títulos hispalenses y sus 2 tantos en Basilea, le sirvieron para que la UEFA lo designase MVP de la final. Otro reconocimiento más que merecido para este luchador incansable, que desde anoche, ya es admirado como un héroe.

También te podría gustar...